Local

España podrá destinar parte del rescate a comprar deuda

Necesitará la autorización del Eurogrupo, que podría imponer nuevas condiciones  a cambio de la ayuda de Publio Cordón.

el 19 jul 2012 / 09:12 h.

TAGS:

España podrá destinar parte de los 100.000 millones de euros del  rescate bancario que el Eurogrupo aprobará este viernes a comprar  deuda con el fin de rebajar la prima de riesgo o a una línea de  crédito preventiva para financiar al Estado. No obstante, necesitará  la autorización del Eurogrupo, que podría imponer nuevas condiciones  a cambio de la ayuda.

La posibilidad de utilizar el préstamo de la UE para comprar  deuda, que no había sido desvelada ni por el Gobierno ni por el  Eurogrupo, figura en el contrato suscrito entre el Fondo Europeo de  Estabilidad Financiera (FEEF), por una parte, y el Estado español, el  Banco de España y el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria  (FROB), por otra. El borrador, fechado el 16 de julio, ha sido  publicado en la página web del parlamento alemán.

El contrato detalla los diferentes instrumentos (o facilidades, en  jerga comunitaria) con los que cuenta el fondo de rescate para  asistir a los países en problemas: comprar deuda en el mercado  primario o secundario, avalar parte de las emisiones de los países  con problemas, proporcionar líneas de crédito preventivas o  recapitalizar bancos.

El préstamo a España está dirigido al sector bancario, pero el  Gobierno puede pedir que se cambie el destino del dinero, resalta el  borrador. "Supeditado a un acuerdo previo entre las partes y a la  aprobación del grupo de trabajo del Eurogrupo, la cantidad de dinero  de una facilidad que no se haya gastado puede utilizarse en otra  facilidad", señala.

"En caso de que el Estado miembro beneficiario desee obtener  asistencia financiera en forma de una facilidad alternativa o  adicional, deberá pedir esa otra facilidad por escrito en una carta  dirigida al Eurogrupo". La condición es que en ningún caso se podrá  superar el máximo de 100.000 millones de euros.

Tras recibir la solicitud, la Comisión, el Banco Central Europeo  (BCE) y, si procede, el Fondo Monetario Internacional (FMI)  renegociarán las condiciones incluidas en el memorándum de  entendimiento, que deben ser aprobadas por el grupo de trabajo del  Eurogrupo. Una vez cumplidos estos trámites, el fondo de rescate  firmará un nuevo acuerdo con el Gobierno y con el Banco de España.

En su última cumbre celebrada en junio, los líderes europeos  acordaron flexibilizar las condiciones para que el fondo de rescate  compre deuda de países como Italia y España. Así, acordaron no  imponer nuevas condiciones de política económica sino únicamente  fijar un calendario vinculante en el que los países beneficiarios de  esta ayuda deberán poner en marcha las recomendaciones de Bruselas.

El contrato aclara que el fondo de rescate no estará obligado a  desembolsar ayudas a España si "debido a las condiciones de mercado  en el momento de una emisión (*) no logra obtener financiación".

Además, el FEEF podrá cancelar de forma anticipada el préstamo y  exigir la devolución inmediata de toda la ayuda ya prestada con  intereses si España no reembolsa a tiempo alguno de los tramos. El  fondo de rescate podrá enviar inspectores a Madrid y realizar sus  propias auditorías para garantizar que se cumple el contrato.

En un primer momento, el FROB, en representación del Estado  español, actuará como garante del rescate bancario. Una vez que  comience a funcionar el fondo de rescate permanente (MEDE), que se  retrasa al menos hasta septiembre porque el Tribunal Constitucional  alemán no se pronunciará hasta entonces sobre su legalidad, la ayuda  se transferirá allí sin ganar prioridad respecto al resto de  acreedores de España.

El contrato recoge por primera vez claramente por escrito que  España se beneficiará en el futuro de la recapitalización directa, es  decir, que el préstamo dejará de contar como deuda y no tendrá que  ser garantizado por el Estado. La condición previa es que se cree un  supervisor bancario único, algo que los líderes europeos se han  comprometido a poner en marcha a finales de año.

"Una vez que se apruebe la recapitalización directa para las  instituciones financieras en España, bien se realizarán enmiendas a  este contrato para poner en práctica ese acuerdo o este contrato será  sustituido por otros que recojan la recapitalización directa de  instituciones financieras", afirma el borrador.

  • 1