Local

España retiene a siete piratas que cayeron al agua tras un abordaje

El Gobierno español deberá decidir qué hacer con los siete piratas somalíes que capturó ayer el buque Marqués de la Ensenada, después de que cayeran al agua tras intentar abordar un barco con bandera de Panamá.

el 16 sep 2009 / 02:21 h.

TAGS:

El Gobierno español deberá decidir qué hacer con los siete piratas somalíes que capturó ayer el buque Marqués de la Ensenada, después de que cayeran al agua tras intentar abordar un barco con bandera de Panamá.

Los hechos ocurrieron ayer a las 11.30 horas, cuando el buque de apoyo logístico español recibió una llamada de socorro del barco mercante Nepheli, de bandera panameña, comunicando que estaba siendo atacado por piratas a bordo de una embarcación ligera. Según todos los indicios, y tras varias maniobras evasivas, el buque panameño acabó por golpear a la embarcación de los piratas, que volcó, cayendo al agua sus siete ocupantes.

El Marqués de la Ensenada, que se encontraba a unas 15 millas del barco atacado, se dirigió al lugar de incidente, en el Golfo de Adén, y se encontró con un grupo de personas, presuntos piratas, en el agua tras volcar su embarcación. Una vez a bordo, la dotación del buque español les proporcionó asistencia y comprobó que todos se encontraban en buen estado de salud. Se está a la espera de esclarecer si existen evidencias suficientes que permitan considerar sospechosos de delito de piratería a los náufragos rescatados, según informa Defensa.

El buque mercante Nepheli con una tripulación de 15 personas (14 filipinos y 1 griego), se encontraba en el Golfo de Adén en tránsito desde el puerto chino de Jioa-Jiang con destino a Port Said (Egipto). Además de proporcionar combustible a las diferentes unidades navales que se encuentran operando en la zona, el petrolero español, que cuenta con una dotación de 117 personas, se encarga de efectuar misiones de patrulla y vigilancia para evitar los actos de piratería.

El Marqués de la Ensenada, comandado por el capitán de fragata Alfonso Carlos Gómez Fernández de Córdoba, es un petrolero de flota de la Armada Española. Además de proporcionar combustible a las diferentes unidades navales que se encuentran operando en la zona, el petrolero español, que cuenta con una dotación de 117 personas, se encarga de efectuar misiones de patrulla y vigilancia para evitar los actos de piratería.

Por otra parte, el Gobierno alemán confirmó ayer el secuestro del mercante alemán MV Victoria, que transportaba arroz a Arabia Saudí, en el Golfo de Adén a manos de un grupo de piratas. El barco, que navegaba con bandera de Antigua y Barbuda, fue atacado el martes a las 22.00 hora española y cuenta con 12 tripulantes rumanos. "La nave fue relativamente fácil de atacar, puesto que navegaba a sólo 12 nudos de velocidad", apuntó el portavoz del ministerio.

Además, el Gobierno confirmó los datos que adelantó ayer la versión digital del semanario Der Spiegel, que apuntaba a que el MV Victoria sólo alcanza una velocidad máxima de 15,5 nudos, insuficiente para eludir un ataque en esa zona, puesto que los barcos empleados por los piratas son más rápidos.

El portavoz del Ministerio de Defensa señaló también que el barco secuestrado no formaba parte de los convoyes que surcan esas aguas protegidos por las fragatas de la operación de seguridad Atalanta de la Unión Europea, que protege a los buques con cargamentos destinados a la ayuda humanitaria y a barcos de la UE, entre otros. El secuestro tuvo lugar a 75 millas náuticas al sur de Yemen.

  • 1