Deportes

España se pasea ante un grupo de amigos en su debut

Relax, confianzas y diferencias siderales en Split convirtieron el estreno español en el Mundial de balonmano en un contraste entre las prestaciones de un equipo de profesionales (España) y otro de amateurs (Kuwait). La victoria amplia (47-17) de España habla por sí sola.

el 15 sep 2009 / 21:20 h.

Relax, confianzas y diferencias siderales en Split convirtieron el estreno español en el Mundial de balonmano en un contraste entre las prestaciones de un equipo de profesionales (España) y otro de amateurs (Kuwait). La primera hora de juego oficial de España en la era Valero Rivera fue un trámite difícil de digerir, pero sencillo de tragar. La victoria amplia (47-17) de España habla por sí sola.

Si el agua y el aceite no se mezclan tampoco el deporte profesional y el amateur en un Mundial. En Kuwait tan sólo hay 3.000 jugadores federados, por los casi 90.000 de España. Su liga nacional está compuesta por sólo 14 equipos, todos en la capital, y una única división.

Puestas estas diferencias sobre la cancha no puede haber partido. El choque fue un trámite, Kuwait metió nueve goles hasta el descanso y ocho más hasta el final. Tanto fue el relax que el debutante Valero Rivera solicitó un tiempo muerto al cuarto de hora (9-5 en el marcador). Hacía falta corregir la escasa intensidad y los lanzamientos casi patéticos. Después de ese parón vino la mejoría, los cambios en bloque, las pruebas y la obligación de marcar goles a espuertas. Hoy, otro más frente a la selección de Cuba.

  • 1