Economía

España sigue sin tocar fondo y ya roza los cinco millones de parados

Andalucía sobrepasa el 30% de tasa de paro y Sevilla destruye 34.000 puesto de trabajo netos entre julio y septiembre

el 28 oct 2011 / 07:06 h.

Ni siquiera la campaña del verdeo pudo rebajar el paro en Sevilla.

21.700 personas. Es la simbólica barrera que separa a España a día de hoy de la dramática cifra de los cinco millones de parados. La Encuesta de Población Activa (EPA) del tercer trimestre del año publicada ayer por el Instituto Nacional de Estadística (INE) arroja una tasa de paro del 21,52%, lo que se traduce en 4.978.300 personas desempleadas. Y no hay excusas. La población activa no solo no creció sino que bajó en 2.100 personas, con lo que la destrucción de empleo se produjo sin amortiguación alguna.

El paro aumentó así en 144.700 personas en los últimos tres meses, periodo en el que la ocupación se redujo en 146.800, con un descenso del 2,11%, hasta contabilizar 18.156.300 personas trabajando.

La destrucción se cebó además con el empleo estable, puesto que se perdieron 160.600 contratos indefinidos frente al aumento en 47.600 de los temporales. La temporalidad escala al 26,03%.

El ministro de Trabajo, Valeriano Gómez, que se quedó sin argumentos para suavizar el "mal dato", que atribuyó en gran medida a los recortes en las administraciones públicas -cifró en 40.200 la pérdida de empleos públicos-, al ajuste que aún no ha acabado de la construcción y también de los puestos de trabajo vinculados al servicio de los hogares.
Aun así, se vio sorprendido por la intensidad de la destrucción de empleo en meses como los de verano -la encuesta comprende de julio a septiembre-, que favorecen la contratación, aunque estacional. Sorprende el dato cuando en ese mismo trimestre de los años 2010 y 2009 -en los que ya estábamos inmersos en la crisis con toda su dureza- se consiguió reducir el paro.

El presidente del PP, Mariano Rajoy, aseguró ayer que "así no se puede seguir" y culpó de la mala evolución a la reforma laboral aprobada por el Gobierno.

Solo la industria (que perdió 1.400 empleos) logró salvar el tipo, mientras que la ocupación cayó en el resto de actividades, esto es, en construcción (con 59.500 trabajadores menos), servicios (52.300 ocupados menos) y agricultura (33.500 empleos perdidos) respecto al segundo trimestre del año.

El paro, por su parte, solo bajó en el tercer trimestre en industria (en 23.400 personas), mientras que creció en servicios (45.900 desempleados más), construcción (26.000 más) y en agricultura (7.400). También se incrementó entre las personas que perdieron su empleo hace más de un año (en 40.700) y entre quienes buscan su primer empleo (en 48.000).

Además, entre julio y septiembre un total de 57.700 hogares pasaron a engrosar el listado de aquellos que tienen a todos sus miembros en paro y que ya se elevan hasta los 1.425.200 núcleos familiares.

Andalucía. Pero si insostenible es la situación del paro en España, que sumó 403.600 parados más en los últimos doce meses, casi faltan calificativos para definir la que atraviesa Andalucía. La comunidad sumó 54.100 nuevos desempleados, con lo que la cifra asciende a 1.232.900 personas, un 4,59% más respecto al trimestre anterior.
También creció el número de activos -personas en edad y disposición de trabajar que se incorporan al mercado laboral- en 18.000 personas, un 0,45% más. En el último año fueron 29.400.

Si se compara con el periodo de julio a septiembre de 2010 entonces son más de 100.000 (103.400 en concreto) los parados acumulados en los últimos doce meses, el 9,15% más, lo que dispara la tasa de paro andaluza hasta el 30,93%, la única región que sobrepasa esa escalofriante barrera casi diez puntos superior a la media nacional. Dato que contrasta con las tasas del País Vasco y Navarra, ambas por debajo del 13%.

Siete de sus ocho provincias superaron esa cota del 30%, destacando la tasa de paro de Almería (35,57%), Córdoba (33,97%), Huelva (32,43%), Jaén (31,55%), Cádiz (31,36%) y Málaga y Granada (30,28%).

La provincia de Sevilla fue la única que logró desmarcarse de esa tendencia a pesar de que también sufrió un alza del paro, al sumar 17.900 nuevos desempleados frente al trimestre precedente. Ya son 257.500 parados frente a 665.100 ocupados, lo que deja una tasa de paro del 27,91%, que no alcanzaba desde hace doce años, recordaron los sindicatos, que apostillaron que se han destruido 34.000 empleos netos.

El consejero andaluz de Empleo, Manuel Recio, explicó que el incremento del paro viene motivado por el final de las campañas agrícolas y por el "efecto verano" en la construcción, cuando "siempre se producen despidos".

  • 1