Local

España sube el tono tras llamar Caracas "cobarde" al Gobierno

Exteriores expresa su «profundo malestar» al embajador por el ‘caso ETA'.

el 05 nov 2010 / 20:33 h.

TAGS:

El conflicto diplomático entre España y Venezuela vivió ayer un agrio episodio. El Gobierno expresó a Venezuela su "profundo malestar" por las acusaciones "inaceptables e injustificables" de la nota de su Cancillería en la que considera "una demostración de cobardía política" que España "intente endosar" al Ejecutivo de Hugo Chávez el "fracaso" contra ETA.


El vicepresidente primero del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba, se refirió al "profundo malestar" del Gobierno español por esta nota, y señaló que la ministra de Exteriores, Trinidad Jiménez, llamó a capítulo al embajador de Venezuela en España, Isaías Rodríguez, y así lo hizo saber ayer por la mañana.


Rubalcaba explicó que la ministra habló con Rodríguez "a lo largo de la sesión del Consejo de Ministros" para comunicarle la posición del Gobierno respecto a este comunicado y añadió que España seguirá trabajando para mejorar la colaboración con Venezuela en la lucha contra el terrorismo. "Eso no nos impide que cuando hay alguna posición pública, en este caso de la Cancillería, que nos parece inaceptable e injustificable, lo digamos", recalcó el vicepresidente.
En la nota que hizo pública la pasada madrugada la Cancillería, el Gobierno de Hugo Chávez rechaza "tajantemente" las declaraciones de miembros del Ejecutivo español en el sentido de "asociar al pueblo y al Gobierno de Venezuela con la banda terrorista ETA" y exige el "cese inmediato" de estas afirmaciones.


En concreto, se refiere a declaraciones "ambiguas y tendenciosas" que, "de manera insistente y repetida", realizaron el propio Rubalcaba, la ministra de Asuntos Exteriores, Trinidad Jiménez, y el titular de Justicia, Francisco Caamaño, aunque no concreta cuáles son. "El Gobierno bolivariano considera una demostración de cobardía política, que la clase política española pretenda justificar su fracaso en la lucha contra este flagelo, intentando endorsárselo al Gobierno y al pueblo de Venezuela", señala el comunicado de prensa. La Cancillería indicó en su nota que Venezuela es un país "extraño a este violento fenómeno cuya única raíz y razón de ser se encuentra en España", y agregó que el pueblo y el Gobierno venezolano "son objeto día tras día de una violenta campaña de terrorismo psicológico ejercida por la muy sensacionalista prensa española".


La tensión en las relaciones entre España y Venezuela se produce desde que España solicitara la entrega del etarra Arturo Cubillas. La semana pasada, el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero pidió la extradición del etarra deportado en 1989 a Venezuela Arturo Cubillas al que la Justicia española reclama por presuntos nexos con ETA y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).


Comparecencia esperada. Cubillas, que tiene nacionalidad venezolana y trabaja en un ministerio del Ejecutivo de Hugo Chávez, compareció el miércoles en calidad de testigo ante un fiscal venezolano en una causa abierta a petición suya al alegar "indefensión" ante las acusaciones en su contra.
El pasado martes, la fiscal general de Venezuela, Luisa Ortega Díaz, dijo que el Ministerio Público no había recibido aún de las autoridades españolas una notificación formal sobre la solicitud de extradición de Cubillas. "El Ministerio Público no tiene conocimiento que haya sido solicitada formalmente la extradición", dijo, y agregó que las autoridades españolas habían hecho una serie de afirmaciones sobre el tema pero la Fiscalía no tenía información oficial al respecto.
Ortega subrayó que Venezuela es "un Estado libre, independiente y soberano" y que la decisión que toma con respecto a la justicia, lo económico o lo social "corresponden única y exclusivamente a las políticas que el Estado venezolano diseña". "A nivel internacional las personas pueden opinar, sugerir o decir. Las decisiones corresponden a Venezuela", agregó.

  • 1