Local

España tiene malos humos

Europa amonesta al Gobierno por incumplir la directiva de Calidad del Aire.

el 12 feb 2011 / 21:13 h.

TAGS:


Los altos niveles de contaminación que sufren ciudades como Madrid, Barcelona, Valencia, Bilbao o Sevilla no son ninguna novedad. España viene incumpliendo de forma sistemática la directiva europea de Calidad del Aire y por ello la Comisión Europea envió un último aviso por escrito al Gobierno español por quebrantar la ley. De seguir violando la norma, Europa denunciará a España ante el Tribunal de Justicia comunitario.


Puede parecer un exceso, pero es que Europa fija los valores límite de partículas en suspensión menores de 10 micras (PM10) en 40 microgramos por metro cúbico y un valor de concentración diario de 50 microgramos por metro cúbico, que no debe superarse más de 35 veces por año. Unas cifras que se incumplen y de largo, pero no sólo en las grandes ciudades, sino también en localidades más pequeñas como Bailén y Torredonjimeno (Jaén), Lugones (Asturias) o Torrejón de Ardoz (Madrid), según el informe de la calidad del aire en el estado español durante 2009 elaborado por Ecologistas en Acción.


En base a estos datos, la población que respira aire contaminado en España es de al menos 6,4 millones de personas, un 14% de los habitantes del país. Pero, según señala el portavoz de Ecologistas en Acción, Paco Segura, la situación es aún más grave si se tienen en cuenta los límites establecidos por la Organización Mundial de la Salud (OMS), más estrictos que los de la directiva europea, ya que los fija en 20 microgramos por metro cúbicos y un valor de concentración diario de 50 microgramos por metro cúbico, que no debe superarse más de siete veces por año. Teniendo en cuenta estos valores, según Segura, la población que respira aire contaminado en España se incrementa a más de 36,9 millones de personas, lo que equivale al 79% de los españoles.


Las cifras son alarmantes y, según Ecologistas en Acción, el propio Ministerio de Medio Ambiente cifra en 16.000 el número de muertes prematuras en el Estado español por esta causa.
A pesar de la gravedad de la situación no ha sido hasta esta semana, momento en el que se han disparado las alarmas por los altos niveles de contaminación, fundamentalmente en Madrid y Barcelona, cuando el Gobierno ha dado un paso al frente y ha acordado, con la colaboración de las autonomías y municipios, elaborar un plan contra la contaminación.


Esta medida es positiva, pero Segura remarca que a España le queda mucho camino por recorrer. "Estamos muy retrasados con respecto a otros países europeos, que desde hace años han puesto en marcha planes para frenar la contaminación", dice.


Dejar el coche. El portavoz de Ecologistas en Acción apunta a que hay que adoptar medidas estructurales para mejorar la calidad del aire, que desincentiven el uso del vehículo privado, fomenten ir a pie, usar la bicicleta y apuesten por los vehículos eléctricos. No obstante, explica que en estos momentos de máxima alerta se tienen que tomar decisiones que surtan efecto a corto plazo como limitar la circulación en el centro de las ciudades de los automóviles de los no residentes, prohibir el aparcamiento de estos vehículos, restringir los coches más antiguos o limitar la velocidad.

"Son medidas drásticas", pero necesarias para solucionar un problema puntual y que esta semana se han adoptado en algunas ciudades europeas como Milán.

  • 1