Economía

España usará la tasa a la banca para cuadrar sus presupuestos

Bruselas aprueba el control previo de las cuentas públicas nacionales.

el 07 sep 2010 / 19:15 h.

Elena Salgado, ayer en Bruselas, durante la rueda de prensa posterior a la reunión del Ecofín.

La ministra española de Economía y Hacienda, Elena Salgado, dijo ayer que el Gobierno se plantea destinar al presupuesto público la recaudación de la nueva tasa bancaria, si finalmente es aprobada en el seno de la Unión Europea (UE).

Bruselas apuesta por que el dinero recaudado alimente una red de fondos (uno por cada Estado miembro) para emplearlos en sufragar las futuras bancarrotas del sector, pero algunos países como Francia y el Reino Unido ya han anunciado sus intenciones de destinarlo al presupuesto público.

Salgado explicó que el Ejecutivo español tiene una "posición mixta". España ya cuenta con el Fondo de Garantía de Depósitos, que sólo puede ser empleado para proteger los depósitos bancarios, aunque el Gobierno se plantearía quedarse lo recaudado, si se decidiera ampliar ese gravamen a otros pasivos.

"Si decidiéramos que (el Fondo de Garantía de Depósitos) sea ampliado a otros pasivos distintos de los depósitos, porque ése fuera el consenso (en el seno de la Unión Europea), nosotros también nos plantearíamos una posible utilización presupuestaria", dijo Salgado, al término de la reunión de ministros de Finanzas europeos, en la que se discutió el asunto.

La titular de Economía consideró que "se pueden dedicar perfectamente esos fondos al presupuesto", del que serían retirados "en caso de que el sector financiero tenga necesidad".

España podría recaudar entre 490 y 1.905 millones de euros dependiendo del tipo de tasa que impusiera sobre las actividades financieras, según un reciente informe de la Comisión Europea, que eleva esa cantidad hasta los 26.215 millones en el conjunto de la Unión Europea.

Salgado realizó estas declaraciones tras asistir a la reunión de ministros de Finanzas de la UE, en la que se debatieron distintas modalidades de impuesto que podrían ponerse en marcha.

Comentó, en este sentido, que "se ha avanzado mucho en los últimos seis meses" respecto a este asunto, sobre el que los ministros expresaron en general "una opinión favorable" en la reunión de ayer, aunque "todavía no hay consenso total porque no se han acordado los detalles".

Por otra parte, la UE revisará a partir de 2011 los presupuestos nacionales de los Estados miembros antes de que éstos sean aprobados por sus respectivos parlamentos para detectar posibles desequilibrios y prevenir futuras crisis de deuda. Esta reforma, sobre la que ya se logró un acuerdo político el pasado mes de junio, fue aprobada formalmente ayer por los ministros de Economía de los Veintisiete. Se trata de un control para evitar que se repitan los déficit excesivos.

Desde el año que viene, los Estados deberán presentar a Bruselas durante el mes de abril sus planes presupuestarios y reformas previstas para el ejercicio siguiente.

Para elaborarlas, deberán basarse en todas las prioridades económicas que se decidan en el seno de la Unión en marzo. Las cuentas públicas serán examinadas por la Comisión y por el Ecofín en junio y julio de cada año, antes del visto bueno por parte de los parlamentos estatales, lo que permitirá introducir correcciones si la UE detecta desequilibrios o incoherencias importantes.

Y no habrá una recaída
La ministra española de Economía, Elena Salgado, insistió ayer en que, según los datos que maneja el Gobierno, la economía española no cerrará ningún trimestre en negativo este ejercicio. "Los datos que nosotros tenemos, que no son muchos con referencia al tercer trimestre, avalan nuestra previsión de que no habrá trimestres negativos, ya que en el cuarto trimestre esperamos también un crecimiento positivo", sentenció.

  • 1