Local

España y Venezuela zanjan la tensión y retoman las relaciones

Con un retraso de una hora, el apretón de manos del Rey y del presidente venezolano, Hugo Chávez, hoy desea simbolizar la normalización de las relaciones entre los dos países tras la tensión que produjo la frase "¿por qué no te callas?", que Don Juan Carlos le dirigió en la cumbre iberoamericana de Chile.

el 15 sep 2009 / 08:39 h.

TAGS:

Con un retraso de una hora, el apretón de manos del Rey y del presidente venezolano, Hugo Chávez, hoy desea simbolizar la normalización de las relaciones entre los dos países tras la tensión que produjo la frase "¿por qué no te callas?", que Don Juan Carlos le dirigió en la cumbre iberoamericana de Chile.

El mandatario bolivariano ha acudido al Palacio de Marivent de Palma de Mallorca, residencia de verano de la Familia Real, a las 11.30 horas, a pesar de que la llegada estaba prevista a las 10.30 horas.

El recibimiento se ha prolongado durante cuatro minutos, en un ambiente distendido en el que el Rey ha agradecido a Chávez su desplazamiento a Mallorca para mantener este encuentro, dentro de una gira que le ha llevado a Rusia, Bielorrusia y Portugal.

Don Juan Carlos ha salido de la residencia para recibir a Chávez y, mientras se aproximaba el coche del presidente venezolano, se ha dirigido a los periodistas, a los que ha comentado: "Habéis venido pocos".Cuando el vehículo en el que viajaba Chávez se detuvo, el monarca le instó a que saliera por una de las puertas porque "si no, no puedo saludarte delante de todos". Apretones de mano y palmaditas en la espalda fueron el saludo de ambos mandatarios, que hoy se han encontrado por primera vez tras el incidente de la Cumbre Iberoamericana de Santiago de Chile.

Durante el saludo, ambos han comentado el calor, la humedad, el clima y el paisaje de Mallorca, momento que Hugo Chávez ha aprovechado para elevar el tono y, mirando a los periodistas, preguntar a Don Juan Carlos "¿y por qué no vamos a la playa?", además de preguntar a los reporteros cómo estaban.

Han venido con "expectación". "No les doy vacaciones", le ha respondido el Rey al presidente venezolano, quien ha querido comparar el clima de Mallorca con el del Caribe y ha dicho que la isla parecía Cuba, Jamaica o Margarita. Tras estos comentarios, se han dirigido a la entrada del Palacio, donde, a la sombra, han posado ante los fotógrafos mientras se intercambiaban comentarios y sonrisas.

Con Zapatero.Por su parte, el jefe del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, han dado por zanjada la tensión entre los dos países y han ratificado su deseo de relanzar las relaciones bilaterales con proyectos de cooperación, con el petróleo como eje.

En una conferencia de prensa conjunta tras una breve reunión en el Palacio de la Moncloa, Zapatero ha mostrado su satisfacción por el "reencuentro" de los dos países, que vieron cómo sus relaciones se enfriaban en noviembre pasado cuando el Rey espetó a Chávez su ya famoso "¿por qué no te callas" en la Cumbre Iberoamericana de Santiago de Chile.

Chávez ha pasado página de ese "capítulo coyuntural" y ha calificado de "muy placentero" el encuentro con su "amigo" el Rey, hasta el punto de bromear con él y pedirle que comparta los beneficios generados por los derechos de autor de la frase.

Zapatero y Chávez han avanzado su intención de celebrar en breve una reunión empresarial hispano-venezolana, y el presidente latinoamericano ha subrayado la importancia de que Repsol participe en proyectos en la Faja del Orinoco, una de las mayores reservas petrolíferas del mundo. Según ha apuntado, la empresa española ya ha comenzado a trabajar con Venezuela en uno de los campos de la Faja y le ha trasladado su interés en una licitación de un segundo campo. Junto a la estatal venezolana PDVSA, ha dicho, podría producir "200.000 barriles diarios que podrían venir directamente a España, que tendría garantizado el petróleo para siempre".

Tras destacar que ese tipo de inversiones ayudarían también a evitar que el precio del crudo siga subiendo, ha ofrecido a España un sistema como el puesto en marcha con Portugal para proveer de petróleo al país y pagarlo con un fondo de alimentos y tecnología.

Zapatero ha subrayado su interés en que las relaciones bilaterales discurran por la senda de la cooperación y, de hecho, ha resaltado la necesidad que tiene España de energía y petróleo. En contrapartida, ha ofrecido a Chávez la cooperación española en el área de las energías renovables y en infraestructuras y construcción, un campo en el que España tienen "un potencial muy grande y Venezuela una necesidad objetiva".

Chávez ha preferido no hablar sobre sus amenazas a las inversiones españolas y europeas tras la aprobación de la directiva de retorno de inmigrantes irregulares, porque, ha dicho, ha venido a España "con la mejor buena fe" y su intención es reflexionar con Zapatero sobre la nueva normativa.

Su propuesta, aceptada por Zapatero, es constituir una mesa de trabajo entre España y otros países europeos y los gobiernos latinoamericanos para buscar fórmulas que sitúen el problema en el marco de la ley y del respeto a los derechos humanos. "No quisiéramos llegar a ningún tipo de confrontación, sino buscar soluciones", ha enfatizado.

Ha agradecido la "calidez" con la que ha sido recibido en España y ha insistido en su amistad con el Rey, con Zapatero y con todo el país, convencido de que en la "situación difícil" que atraviesa el mundo por la crisis energética, alimentaria, financiera y "moral", es bueno que España y Venezuela pasen página y abran un nuevo capítulo. "Venimos a extender la mano de la amistad y del afecto y a trabajar juntos", ha reiterado.

El presidente de Venezuela ha invitado al Rey a visitar su país el próximo año y ha confiado en que también pueda hacerlo Zapatero, viajes con los que se podría dar inicio a los eventos organizados para celebrar el bicentenario de la independencia.

  • 1