Local

España ya no se cree a ETA

El lehendakari y Urkullu reclaman "el cese definitivo de la violencia".

el 26 sep 2010 / 19:01 h.

TAGS:

Simpatizantes del PNV, en un mítin del Alderdi Eguna celebrado en Vitoria.
Los partidos políticos ya no confían en la palabra de ETA y exigen hechos. La mayoría reclaman la renuncia definitiva a la violencia y otros, como el presidente del Gobierno, incluso ignoran el nuevo anuncio de ETA. Gara publicó ayer una entrevista -que filtró un día antes- con dos miembros de la banda terrorista en la que aseguran que el alto el fuego aún no tiene "carácter definitivo" pero está dispuesta a "ir más allá" si se dan las condiciones.

 

El jefe del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, eludió ayer totalmente en su intervención en un acto del PSOE en Zaragoza la entrevista del diario Gara. Fuentes del Gobierno y del PSOE consultadas por Efe explicaron que Zapatero no hizo alusión en su intervención a ETA porque el Ejecutivo resta trascendencia a la misma, sólo espera hechos y, sobre todos ellos, que ETA abandone definitivamente las armas.

Tampoco halló grandes novedades el Gobierno vasco. El lehendakari, Patxi López, declaró en Shanghai que no ve ninguna novedad en las afirmaciones de ETA ya que considera que las condiciones de las que hablan los terroristas son innegociables. Ló-pez, que llegó ayer a la ciudad oriental china, donde encabezará estos días la Semana del País Vasco en el pabellón de España de la Exposición Universal de Shanghai 2010, dijo que "si no me han informado mal, hablan de una serie de condiciones que no son negociables con una banda terrorista", y añadió que, por tanto, no ve "ninguna novedad, porque la novedad que estamos esperando, y se lo estamos repitiendo una y otra vez a ETA, es el anuncio de su desaparición".

En similares términos se expresó el presidente del PNV. Íñigo Urkullu planteó como bases para avanzar en la consecución de la paz una declaración de ETA de "cese definitivo" de la violencia y un acuerdo de los partidos en torno al respeto al "derecho y la capacidad de decidir" de los vascos. Urkullu se expresó de esta manera en la participación en el acto político del Alderdi Eguna (Día del partido) que se celebró ayer por la mañana en la localidad alavesa de Foronda y que reunió a miles de simpatizantes.

También para el PP lo primordial es el abandono de las armas. La secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, manifestó en Muñana (Ávila) que "en un país democrático y con una banda terrorista y asesina como ETA, lo que hace falta es que dejen las armas de manera definitiva, no mediadores internacionales". Su compañero de filas, el presidente del PP del País Vasco, Antonio Basagoiti, afirmó que, tras los últimos pronunciamientos de ETA, "es crucial fortalecer la unidad antiterrorista" y ser "implacables hasta el final".

Incluso formaciones afines al mundo abertzale exigieron a ETA mayor ambición. Así, el coordinador de Ezker Batua-Berdeak (EB), Mikel Arana, instó a la banda etarra a que no siga "escondiéndose" en "condiciones" y le advirtió de que éstas "empiezan precisamente en su desaparición". Asimismo, insistió en que, ante el "nuevo escenario" que se abre, se debería poner en marcha en Euskadi un foro multipartito "sin exclusiones" y demandó al lehendakari que "asuma su responsabilidad" y "actúe de una vez por todas".

Hamaikabat (H1!) -partido de ideología nacionalista vasca creado en 2009 a partir de una escisión de Eusko Alkartasuna- censuró que el acuerdo suscrito este pasado sábado en Gernika por la izquierda abertzale no exige a ETA "la disolución incondicional" e insistió en que, por su parte, "la única decisión unilateral" que espera de la banda terrorista es "la de su final definitivo y sin contrapartidas". También Lokarri -un movimiento pacifista- emplazó a ETA a que, si "ha renunciado a ser garante del proceso", decrete un alto el fuego "permanente y unilateral".

  • 1