Local

Espartinas persiste en su bloqueo a la obra de Aljarafesa

Los trabajos previstos en la travesía se prohibieron hace un mes.

el 17 nov 2010 / 19:05 h.

TAGS:

La avenida principal de Espartinas tiene un tráfico medio de 15.000 vehículos diarios.

Un mes después de que el Ayuntamiento de Espartinas prohibiera las obras que la empresa pública de agua Aljarafesa iba a ejecutar en la travesía del municipio, la situación sigue sin visos de solución. Lo confirmaron tanto desde el Ayuntamiento de Espartinas como desde la propia suministradora, si bien insistieron en que no están cerrados en banda y prosiguen las reuniones para intentar buscar una salida.

Fuentes de Aljarafesa reconocieron que "no hay ningún avance" en este tema, que impide ejecutar una obras "de mucha importancia" para mejorar las condiciones del saneamiento en las urbanizaciones del entorno de la carretera A-8076, el acceso a Espartinas y a otros municipios del Aljarafe sin enlace con la autopista Sevilla-Huelva (A-49). De hecho, por esta travesía, bautizada en Espartinas como avenida Alcaldesa María Regla Jiménez, circulan diariamente una media de 15.000 vehículos. Mientras, desde el Ayuntamiento de Espartinas, gobernado por el PP, insistieron en que "todo sigue igual" y las obras, "suspendidas sine die".

Eso sí, una cuestión que preocupa a Aljarafesa es cuánto tiempo puede prolongarse esta situación, dado que con la llegada de las lluvias la ejecución de las obras puede volverse más complicada y, por tanto, tardar más la adecuación de las redes de saneamiento a la demanda de las urbanizaciones del lugar.

La polémica surgió en el desvío previsto durante los cuatro meses que como mínimo iba a estar cortada la carretera, que por las consiguientes molestias para conductores y vecinos originó un cruce de acusaciones entre Aljarafesa y el Ayuntamiento de Espartinas sobre quién era el responsable de la propuesta.

El pasado 13 de octubre, el Ayuntamiento de Espartinas comunicó a Aljarafesa su decisión de prohibir la ejecución de unos trabajos con el consiguiente corte de la travesía y el establecimiento de un desvío por otras calles del casco urbano que ya se estaban hasta pintadas con líneas amarillas prohibiendo aparcar en vista del zafarrancho de obras.

El equipo de gobierno de Espartinas (PP) justificó esta decisión tras la polémica surgida con el vicepresidente de Aljarafesa y alcalde de Umbrete, Joaquín Fernández Garro (PSOE). El portavoz municipal del PP en Espartinas, Javier Jiménez, le acusó de intentar "eludir sus responsabilidades y las de la propia empresa pública que dirige en los previsibles inconvenientes que la obra podría generar". Por su parte, el vicepresidente de Aljarafesa matizó que el desvío se pactó con técnicos municipales, que por algo es en el Ayuntamiento de Espartinas donde mejor conocen el pueblo y las alternativas más adecuadas.

  • 1