Local

Esperanza Fernández se atreve con el jazz en ‘Raíces del alma’

La cantaora trianera hace un repaso a su memoria musical en el Lope

el 06 oct 2010 / 20:18 h.

TAGS:

Esperanza Fernandez.
-->--> -->

Raíces del alma es el título con el que la cantaora trianera Esperanza Fernández volverá esta noche al Lope de Vega (21.00 horas) para proponer al público un viaje por su propia memoria musical, profundamente asentada entre Lebrija y Utrera, pero abierta también a las más dispares corrientes sonoras.

La artista, que acudirá a la cita acompañada por Miguel Ángel Cortés y David Carmona a la guitarra, el piano de Dorantes y las palmas de José Manuel Ramos, Juan San Juan y Jorge Aguilar, ha preparado un repertorio con piezas conocidas y algunas sorpresas. Así, junto a unas soleás y bulerías en homenaje a Fernanda y Bernarda de Utrera, interpretará Manolito Reyes, "un homenaje a mi abuela, que lo cantaba todas las Navidades, aunque esta copla fue grabada por la Niña de los Peines"; el himno gitano Gelem Gelem, la Baladilla de los tres ríos de Federico García Lorca e incluso una versión de My funny Valentine, un estándar de jazz que han grabado desde Chet Baker a Ella Firzgerald, pasando por Miles Davis, Elvis Costello o The Supremes.

"No soy cantante de jazz", aclara Fernández, "pero he tocado con músicos de este género y pensé que por primera vez podía tener la osadía. Es un mundo que siempre me ha fascinado, siempre tengo a mano a Billy Holliday o a Ella Fitzgerald. Y creo que voy a defenderlo muy bien", agrega.

Cuando se le pregunta si al interpretar My funny Valentine llevará en la cabeza los tiempos del jazz o los del flamenco, Esperanza Fernández responde que no es tanta la diferencia. "Los tiempos y la improvisación del jazz tienen mucho que ver con el flamenco. Todo sale natural, no pienso en ningún compás. Ahora está muy de moda decir: "En el 10 vamos con el ¡ay!", contando los compases. Pero en mi escuela no doy clases de matemáticas, sino de flamenco. No sé que pasa ahora con eso, supongo que será una moda que espero que pase, pero lo que yo recomiendo es impregnarse mucho del flamenco, como yo llevo haciendo desde que era chica", asevera.

Con respecto a la capacidad para enfrentarse a estilos extraños a su ámbito habitual, el flamenco, Esperanza Fernández dice que "hay un trabajo previo que consiste en estudiar, escuchar mucho, y a partir de ahí hay un intenso trabajo por delante. La suerte es que antes había que ir adonde fuera a escuchar determinados cantes, y ahora tenemos la suerte de tenerlo todo grabado", dice.

Descubierta a los 16 años por el llorado Mario Maya, Fernández ha alcanzado una madurez como cantaora que le da licencia para arriesgar como quiera: "No voy a ensuciar el flamenco", afirma categóricamente. "Puedo escuchar lo que sea y seguir cantando las seguiriyas de Mairena, o mirándome en el espejo de Fernanda para hacer la soleá", apostilla.

  • 1