Cultura

Espido Freire resucita a la princesa que vino a morir a Sevilla

La escritora bilbaína recrea la vida de la enigmática Cristina de Noruega en su última novela, ‘La flor del Norte’

el 25 ene 2011 / 20:25 h.

Espido Freire.
-->--> -->

La última novela de Espido Freire, La flor del Norte (Planeta) comienza y concluye en Sevilla. En la capital hispalense vino a escribir su final la princesa Kristina Haakonardóttir, más conocida por los historiadores españoles como Cristina de Noruega, un enigmático personaje del que ni siquiera ha trascendido un solo retrato, pero que vuelve a cobrar vida gracias a las artes narrativas de la escritora bilbaína.

Espido Freire cuenta cómo llegó a sus oídos el nombre de la princesa y empezó a interesarse por ella de una forma puramente intuitiva, pues "hay poquísima documentación sobre ella". Ello obligó a la escritora a ficcionalizar la peripecia de Cristina, desde su infancia en Bergen a su agonía en Sevilla, pasando por su largo viaje por Inglaterra y Francia, o su llegada a la corte de Valladolid, donde la desposará Felipe, el hermano de Alfonso X.

"Es un personaje muy espidiano, del estilo que me gusta trabajar", comenta la autora. "Me imaginaba a una mujer sola y extranjera, que se encuentra al borde la muerte en un momento en el que Sevilla está floreciendo, tanto por ser primavera como por tratarse del siglo XIII; y, sin embargo, no puede apreciar la belleza que la rodea".

Sin embargo, más que el contexto histórico concreto, lo que acabó de convencer a Espido Freire para lanzarse a contar esta historia fue la idea de una mujer que ha vivido satisfecha consigo misma, y cuando se presenta la muerte empieza a preguntarse quién es, y qué tipo de mentiras se ha contado. Todos nos mentimos de una manera o de otra, pero quien más frágil se siente, se miente más", añade.

 Cuando se le pregunta si cree que los modelos literarios de la realeza -que tienen en las princesas Disney su apoteosis- han podido ser dañinos para el público femenino, la escritora apunta que "eso lo han hecho más bien los cuentos de hadas, en los que vemos a pastoras y campesinas que aspiran a ascender socialmente siempre a través del matrimonio. Pero la literatura de un tiempo a esta parte ha empezado a tratar la realeza de una forma bastante amarga, reflejando sus claroscuros. Si nos fijamos en las relecturas que Ana María Moix o Ángeles Caso han hecho de la emperatriz Elisabeth, Sissí, veremos que ese personaje anoréxico, tuberculoso e insatisfecho es muy diferente de lo que nos mostró el cine. Eso se ha hecho a través de la literatura, y para mí resulta mucho más interesante".

Buena conocedora de Noruega, adonde ha viajado con frecuencia, la novelista que se dio a conocer entre el gran público con Melocotones helados -galardonada con el premio Planeta en 1999- celebra la moda de literatura nórdica que se ha instaurado en España tras el éxito de Henning Mankell y Stieg Larsson, que achaca "al mayor interés que han mostrado las ferias internacionales, y al hecho de que haya más traductores para el noruego y el sueco. Aún hay autores muy interesantes por descubrir", agrega.

Por otro lado, Espido Freire advierte de que la incursión en la novela histórica que supone La flor del Norte tiene un carácter excepcional. "No tengo intención de seguir, y si lo hago será en otra época. Es un proyecto cerrado, no habrá saga", concluye.

  • 1