Local

Esposados

Parece que últimamente la justicia no se aplica en las salas de los juzgados, ni ante doce hombres justos, ni como consecuencia de un proceso de investigación y aplicación de la ley. No, la justicia tiene un tremendo parecido con la plaza pública de las ejecuciones de la Edad Media, inquisición persistente con sambenitos colgados en las páginas de los periódicos y en las colas de los informativos.

el 16 sep 2009 / 07:00 h.

Parece que últimamente la justicia no se aplica en las salas de los juzgados, ni ante doce hombres justos, ni como consecuencia de un proceso de investigación y aplicación de la ley. No, la justicia tiene un tremendo parecido con la plaza pública de las ejecuciones de la Edad Media, inquisición persistente con sambenitos colgados en las páginas de los periódicos y en las colas de los informativos. Da igual el resultado final de la acción de la justicia, si previamente se ha conseguido ya la inculpación de los acusados y de su grupo político.

Esposados por la derecha no es una casualidad, ni un descuido baladí de unos policías en exceso de celo, sino la consecuencia de una intencionada actitud que pretendía el escarnio publico de los actores de unos hechos ocurridos en Palma y que no soy yo quién para negarlos, porque desconozco, como todos los que leen este articulo, sin excepción alguna, los hechos causantes de la denuncia y la investigación.

Dos militantes del PP que se presentan voluntarios a declarar en torno al caso Palma Arena, son conducidos al calabozo esposados por la derecha. Ni una sola concesión a la dignidad personal ni a la presunción de inocencia. A los terroristas se les permite ocultar el rostro bajo capuchas; a los violadores confesos, la propia policía les oculta el rostro. A los del PP, a la plaza pública, al escarnio, al prejuicio permanente. No hay ni un solo caso parecido en otras filas. Ni uno: ni quienes desfalcaron las arcas de Marbella, ni quienes cobraron del pocero, ni quienes se aprovecharon de determinadas prebendas.

En el PP puede haber quien meta la mano, no lo dudo. Como en el PSOE. El mismo porcentaje. Como los tontos, o los rubios, o los morenos. En los dos partidos, por igual. Cuestión de estadística. Pero la imagen de los ediles esposados trata de criminalizar a todo el Partido Popular. Cuando el PP denuncia este trato vejatorio no actúa contra la salud de la democracia, sino contra la criminalización que pretenden determinados estamentos dirigidos por el partido que ganó las elecciones, el PSOE.

  • 1