Cultura

Esqueletos, buitres, secuestros y balas: la Colombia de Botero en Cajasol

La Fundación Cajasol en Sevilla acoge desde hoy una muestra de 67 obras del pintor colombiano Fernando Botero, quien representa a su país natal a través de esqueletos, buitres, secuestros o balas. Foto: EFE.

el 15 sep 2009 / 04:20 h.

La Fundación Cajasol en Sevilla acoge desde hoy una muestra de 67 obras del pintor colombiano Fernando Botero, quien representa a su país natal a través de esqueletos, buitres, secuestros o balas.

La exposición, que permanecerá hasta el 30 de junio, ha sido inaugurada por el presidente de Cajasol, Antonio Pulido, el director de montaje, Juan Fernández Lacamba, y la cónsul de Colombia en Andalucía, Carmen Caballero.

Pulido ha explicado en rueda de prensa que "Botero, una mirada diferente" muestra el "dolor de Colombia de la mano de una serie de imágenes representativas de la violencia existente en el país".

También ha destacado la reflexión que subyace en cada cuadro con la pretensión de su autor de "denunciar la violencia que sacude a Colombia, al continente americano y a todo el mundo".

Pulido ha recordado en su discurso a otros artistas comprometidos como Goya o Picasso y aprovechó para animar a los escolares a visitarla.

El director del montaje ha subrayado de Botero que ha intentado hacer "una testimonianza denunciadora hasta cierto punto, en la que describe el dolor de una manera universal e incluso casi infantil y terriblemente trágico".

La cónsul colombiana en Andalucía en declaraciones a Efe ha manifestado que "la exposición es interesante porque muestra la sensibilización hacia el mundo, hacia la problemática que existe en Colombia" y Botero es uno de nuestros embajadores, ha añadido.

Caballero ha destacado la problemática rural, más que la urbana, y ha lamentado el terrorismo y el narcotráfico de su país por encima de todo.

La colección esta compuesta por 27 dibujos y 23 óleos que Fernando Botero cedió al Museo Nacional de Colombia en 2004, junto a otro conjunto de 15 dibujos y dos óleos.

La exposición está dividida en tres plantas y ya ha viajado por Colombia, Brasil, Argentina, Panamá, Perú o Ecuador.

La muestra se describe además con una afirmación de Botero sobre una de las paredes de la sala: "En vista a la magnitud del drama que vive Colombia; llegó el momento en el que sentí la obligación moral de dejar testimonio sobre un momento tan irracional de nuestra historia".

  • 1