martes, 17 septiembre 2019
04:23
, última actualización
Deportes

“Esta afición me ha sorprendido. Me siento muy orgulloso de ella”

Encontrar una pareja de centrales de garantías ha sido una de las tareas más arduas del club en los últimos años y Alejandro Arribas está dispuesto a ser importante.

el 02 ene 2015 / 12:47 h.

Arribas_IF Arribas posa para El Decano Deportivo. Foto: Inma Flores. Alejandro Arribas (Madrid, 1 de mayo de 1989) soñaba con el día en que su teléfono sonó y al otro lado le llamaban desde Nervión. Defender la camiseta del Rayo Vallecano y, más tarde, de Osasuna le ha curtido como futbolista, aunque él reconoce que todavía no ha alcanzado su madurez deportiva. Jugar a las órdenes de Unai Emery y demostrar que es un buen central es su gran reto. Tiene tiempo por delante. —¿Qué balance hace de estos primeros meses como jugador del Sevilla? —La verdad es que mi balance hasta ahora es muy positivo. Para mí, venir al Sevilla era un paso muy importante. La pena fue que al principio me lesioné y me costó un poco entrar en la dinámica del grupo, del míster, pero afortunadamente las cosas han ido a mejor. Lo principal es que el equipo está muy bien y que yo estoy contento de que sea así. —Imagino que esa lesión ha condicionado estos meses. Esperaba jugar más, ¿no? —Todos los futbolistas queremos jugar siempre. En mi caso, cuando me recuperé de la lesión el míster me dio la oportunidad. He ido entrando desde entonces en el equipo y poco a poco voy teniendo esa confianza del entrenador que todo jugador necesita. Yo estoy contento. —El hecho de que el equipo esté inmerso en tres competiciones es una tranquilidad en ese sentido... —Es fundamental. Somos muchos jugadores en la plantilla y hay partidos para todos. El entrenador es el que al final decide y nosotros tenemos que esperar nuestra oportunidad, aprovecharla y ayudar a que el equipo siga en las tres. —Dicen los técnicos que este parón navideño venía bastante bien al equipo. ¿Tiene la misma opinión? —El parón es algo que no se puede elegir cuándo hacerlo, así que... no creo que venga ni bien ni mal. El caso es que ya estamos otra vez trabajando y con muchas ganas e ilusión de hacer las cosas bien para que los aficionados disfruten. Este mes de enero tiene muchos partidos y hay que ponerse las pilas cuanto antes para competir bien. —Javi Navarro, Escudé, Pablo Alfaro, Dragutinovic... Por el Sevilla han pasado centrales que han sido referentes... —Recuerdo, sobre todo, a Javi Navarro. Y sí, son referencias. Dejaron un buen recuerdo y consiguieron títulos. Nunca se sabe, pero ojalá los que estamos ahora podamos conseguirlos también. El Sevilla ha tenido grandes centrales. Es un club grande. —En lo que a usted respecta, ¿a qué nivel se encuentra? La afición le ha visto jugar, aunque no demasiado hasta el momento. En cualquier caso, poco a poco está entrando en el equipo... —Yo pienso que el nivel hay que ir mejorándolo siempre. Tengo 25 años y me queda mucho camino por recorrer, me falta madurar mi fútbol. La edad buena son los 27-28 años y lo único que está demostrado que da resultados es el trabajo diario. —Hablemos del equipo. Hay quien afirma: “El Sevilla no sabe competir con los equipos fuertes”. Perdió ante el Barcelona, el Atlético... ¿Qué opina? —Nosotros afrontamos todos los encuentros con mucha ilusión, pero está claro que cuanto más nivel tiene el rival, más difíciles son los partidos. Puedes pasar temporadas sin ganar al Real Madrid o al Barcelona. Tienen un nivel muy alto, superior al del resto de equipos, y es normal que ganen, sobre todo cuando juegan en su campo. En nuestro caso, al Valencia no le ganamos de milagro y al Villarreal sí le ganamos. Ya veremos qué pasa cuando vengan a nuestro campo. —Lo que es innegable es que la labor de Unai Emery está dando frutos. ¿Cambia mucho su forma de verle ahora que está a sus órdenes? —Sabía que venía a trabajar con un gran entrenador. Lo que ha conseguido no se consigue por casualidad. Sin ir más lejos, el título de campeón de la Europa League es fruto del trabajo diario y de su capacidad. Es un técnico que demuestra muchas ganas y mucha ilusión siempre, cada día. —Hablando de entrenadores. Curiosamente, usted debutó siendo Pepe Mel técnico del Rayo Vallecano. Ahora vuelve al Betis... —Sí, me hizo debutar en Segunda con el Rayo y tengo un grato recuerdo. Siempre que nos vemos, que coincidimos, nos saludamos con afecto porque nuestra relación siempre fue muy buena y le deseo lo mejor. —Volvamos al Sevilla. ¿Qué me dice de la afición? Juega un papel fundamental por su comunión diaria con el equipo... —La verdad es que, aunque ya la conocía, la afición del Sevilla me ha sorprendido. Llegar y ver cómo 40.000 personas cantan el himno y no paran de animar es digno de elogio. Personalmente, me siento muy orgulloso de tener esta afición, entre otras cosas porque sabemos que llegarán las malas rachas y ella estará ahí también animándonos para salir adelante. —Lograr la clasificación para la Liga de Campeones sería un gran premio para el equipo y para la afición... —Nosotros vamos partido a partido. Somos conscientes de que es la ilusión de la temporada, pero alcanzarla es muy difícil. Hay cuatro equipos metidos en un punto. Además, también disputamos otras dos competiciones aparte de la Liga, cosa que otros rivales no hacen, y hay que tener en cuenta eso porque disputarán menos partidos que nosotros. El tiempo dirá. Lo que no podemos hacer es volvernos locos con la Champions.

  • 1