miércoles, 12 diciembre 2018
02:42
, última actualización
Feria de Abril

Esta Feria no levanta farolillos

Continúa la caída de visitantes al Real y el consistorio cambiará para 2013 la ordenanza de los coches de caballos.

el 27 abr 2012 / 20:57 h.

La Feria encara su recta final y esto no hay ya quien lo levante. Aunque el feriante de verdad, ese que tiene los días de farolillos marcados en rojo desde el pasado año se lo pase bomba en el Real, y acuda los siete días con sus siete noches, lo cierto es que el sevillano medio ha contenido el gasto hasta el punto de que muchos días ha optado por quedarse en casa.

Y como ejemplo de esto que acaban de leer, tienen lo que ocurrió el día de ayer. Viernes de farolillos, uno de los días grandes de la Feria. En una caseta de Juan Belmonte van llegando los socios a comer. Son las tres y media pasadas y el comentario unánime de todo el que va llegando es el mismo: "Esto está vacío, vaya tela". Sí, hay gente comiendo en la caseta, las ocho mesitas con sus correspondiente sillas de enea ocupadas, pero poco más. Nadie de pie y nadie en el bar. Los camareros, más o menos mano sobre mano mirándose las caras unos a otros y pasando la vileda húmeda por la barra una y otra vez. "La verdad, prefiero una bulla de las gordas que estar así parado porque sin nada que hacer en la barra te cansas mucho más", explicó un resignado camarero.

Otros, en cambio sí optaron por ir a la Feria con ganas de echar un bien día, pero un feriante de Joselito el Gallo protagonizó una anécdota que le hizo cambiar rápidamente de opinión. Como cada día, lo primero que hizo nada más pisar el Real de Los Remedios fue acudir a su caseta para liquidar la cuenta del día anterior. El encargado del bar le saca la libreta y comienza a sumar, sumar y sumar... La roncha supera los 500 euros. Con cara desencajada, a este feriante que no olvidará en mucho tiempo el jueves de Feria no tuvo más remedio que decir: "Ea, pues ya el tío en casa de nuevo". De la floja afluencia de público también tuvo buena parte de culpa el chaparrón intimidatorio que descargó por la mañana en la ciudad. Los partes del tiempo anunciaban lluvia y esta llegó a primera hora del día, por lo que ya muchos decidieron quedarse en casa definitivamente y dejar la Feria para otro día, u otro año, quién sabe. El agua, además de tirar buena parte de los farolillos -que no se repusieron porque las previsiones auguran más lluvia y para este fin de semana- también transformó el albero en un incómodo barrizal que a la mínima de cambio y sin previo aviso provocaba algún que otro patinazo de los feriantes.

Al menos, sí compactó el albero y este dejó de levantar tanto polvo como hizo durante los primeros días de la Feria, un hecho que ha provocado muchas quejas de los feriantes y que ha dejado a más de uno con los niveles de alergia disparados.
A este respecto, el concejal de Fiestas Mayores de Ayuntamiento de Sevilla, Gregorio Serrano, explicó ayer durante la rueda de prensa que ofreció que el albero de la presente edición de la Feria de Abril ha sido suministrado por la misma empresa de siempre, y por lo tanto el material es de la misma calidad. Aún así, reconoció que tras constatar el pasado martes que se formaba demasiado polvo, el miércoles de Feria se echaron 8.000 kilos de cloruro cálcico para que asentara más y se retrasó el baldeo de los calles hasta las 14.00 horas. A pesar de estas medidas, y dado que el miércoles continuaba levantándose más polvo de los aconsejable en el Real, los técnicos de las empresas municipales decidieron echar aún más cantidad de este compuesto químico y optaron por esparcir 12.000 kilos el pasado jueves. Ayer viernes, la lluvia tomó la iniciativa y ella misma asentó el albero -en algunas partes los encharcó- aunque algunos feriantes continuaban erre que erre e incluso organizando alguna campaña en las redes sociales poniendo en duda la calidad del albero del Real.

El edil de Fiestas Mayores, y dado el bajón de coches de caballos que también ha habido este año en la Feria, también anunció que para el próximo año "abrirá un periodo de reflexión y se modificará la ordenanza municipal del paseo de coches de caballos para a los nuevos tiempos". Esto normativa, que obliga a circular un día u otro según el número de la matrícula del carruaje -par o impar- se adoptó en unos años de bonanza económica que nada tiene que ver con la situación de crisis actual.

En este sentido, Serrano dejó la puerta abierta a la posibilidad de eliminar los numerus clausus de los carruajes y que se tendrá en cuenta la opinión del Real Club de Enganches de Andalucía -que ya ha pedido la supresión de esta ordenanza- "porque son realmente quienes saben de esta materia", apuntó el concejal. Desde la delegación de Fiestas Mayores del consistorio hispalense también se analizarán los casos de los más de trescientos coches de caballos diarios que a pesar de estar matriculados, sus propietarios deciden no engancharlos. Según la tendencia de este año, cada día hay licencias concedidas para 700 coches aproximadamente y únicamente acceden al Real de Los Remedios alrededor de cuatrocientos carruajes.

Alimentos. Otro de los aspectos por los que más vela el consistorio durante la semana de farolillos y los días previos a la Feria es la calidad de los alimentos, fundamentalmente de las 20 casetas públicas y de los bares de Los Remedios más cercanos al Real y de la calle del Infierno. Tras las inspecciones realizadas los días de preferia, Serrano precisó que ellos técnicos municipales se incautaron de un total de 288 kilogramos de alimentos de todo tipo (pasteles, chocos, carrillada, albóndigas, flamenquines, tarta de chocolate, pijotas o acedías). Además, durante la semana de farollilos -hasta el jueves por la tarde- las incautaciones de alimentos alcanzaron los 92 kilos, que fueron entregados a diversos centros sociales excepto aquellos que se encontraban en mal estado, que fueron destruidos. Por último, los datos de la ocupación hotelera de la ciudad también reflejan un pobre resultado y confirman la teoría de que la Feria de este año no ha sido la mejor para la economía de la ciudad. Según Serrano, los hoteles han estado al 70% de ocupación aunque para el fin de semana se estima una subida hasta el 85%. Este tendencia alcista también atiende a que Renfe ha dispuesto un AVE cada media hora desde la capital aprovechando el puente del 2 de mayo, por lo que este año se espera a los madrileños con los brazos abiertos.

  • 1