Local

Esta semana arranca el desalojo de los chabolistas de las Tres Mil

Esta semana debe ser la del principio del fin. El Ayuntamiento de Sevilla, la Junta de Andalucía y el Gobierno central ya han mantenido dos reuniones en las que se está empezando a perfilar cómo y cuándo se erradicará el asentamiento chabolista de familias huidas de las Tres Mil Viviendas cerca del Aljarafe, en el que malviven 300 personas, cien de ellas menores de edad.

el 16 sep 2009 / 02:53 h.

TAGS:

Esta semana debe ser la del principio del fin. El Ayuntamiento de Sevilla, la Junta de Andalucía y el Gobierno central ya han mantenido dos reuniones en las que se está empezando a perfilar cómo y cuándo se erradicará el asentamiento chabolista de familias huidas de las Tres Mil Viviendas cerca del Aljarafe, en el que malviven 300 personas, cien de ellas menores de edad. Los primeros cálculos apuntan a que en esta semana ya se actuará "contundentemente" en la zona, afirman fuentes presentes en dichas reuniones. La coordinación, eso sí, estará en manos del Gobierno andaluz y no del Cecop Social, como inicialmente había afirmado el edil de Convivencia y Seguridad, Alfonso Mir.

La prioridad, insisten, será el retorno a clase del centenar de niños que se vieron obligados a escapar de sus pisos con sus familiares por miedo a represalias tras el tiroteo acontecido en el barrio el 29 de marzo, en el que murió un menor de 17 años, un caso que ya arrastra 10 detenciones. El tiro surgió tras una pelea por drogas en la que chocaron varias familias gitanas y, ante el miedo a ser atacados, los caracoleños (uno de los clanes) huyeron. De ahí que lleven 50 días bajo un toldo, sin luz ni agua.

Se abren dos posibilidades tras el desmantelamiento del poblado: o se les buscan pisos a los 300 desplazados o se les escolta hasta las viviendas de su propiedad en el Polígono Sur, que permanecen sellados por la Policía desde que escaparon. El problema de la primera solución es que quieren irse todos juntos a la misma zona para protegerse; el de la segunda, que en el barrio puede haber quien mantenga las ganas de venganza, como se vio en el segundo tiroteo que se produjo el martes pasado, cuando algunos de los huidos regresaron por unas horas.

  • 1