Local

Esta vez no valió el Mundial

el 11 ene 2011 / 21:54 h.

TAGS:

Luis Suárez lo ganó en 1960 y de eso hace ya más de 50 años. El ex jugador de Barcelona e Inter es el único español que lo tiene. El Balón de Oro parece esquivo para España, incluso el año en que la ‘Roja' ha deslumbrado con su fútbol de campeona del mundo en Sudáfrica. Todo parecía indicar que el lunes se rompería el maleficio. Que Andrés Iniesta o Xavi Hernández serían distinguidos en la gala que la FIFA celebra anualmente en Zúrich como mejores jugadores del mundo en 2010.

Sin embargo, el Balón de Oro se lo volvió a llevar su compañero de equipo, el argentino Lionel Messi. A juzgar por su cara de asombro cuando su técnico, Pep Guardiola, también extrañado dijo su nombre, y teniendo en cuenta los rostros igualmente sorprendidos de los otros dos aspirantes al premio, la suya no fue una elección en absoluto esperada.
No obstante, debió pesar más su enorme temporada con el Barça -al que lideró para conquistar la Liga de los 99 puntos- y sus 60 goles en un año, que la pobre actuación que su selección tuvo en la pasada Copa del Mundo.
No suele ser así. En el Balón de Oro, el año de Mundial pesa, y mucho. Basta repasar su historial para darse cuenta de que, en las últimas tres décadas, esto ha sido casi siempre una regla no escrita.

Hasta Fabio Cannavaro, un central marcador como los que ha habido a patadas en la historia del fútbol, se lo llevó en 2006 por su gran actuación con Italia en el Mundial de Alemania.

Su compatriota Paolo Rossi lo había ganado 24 años antes tras ser el máximo goleador del Mundial de España; Ronaldo Nazario volvió a conquistarlo en 2002 gracias al Brasil pentacampeón del mundo en Corea y Japón; Zinedine Zidane por ser el buque insignia de la todopoderosa Francia del Mundial de 1998; o Löthar Matthäus por liderar a Alemania hasta el título en Italia'90. Sólo en dos ocasiones esta máxima no se cumplió. En 1986, Diego Armando Maradona se quedó sin el Balón de Oro pese a ser el indiscutible rey de México (se lo llevó el ruso Igor Belanov) y en 1994 Romario de Souza tampoco lo recibió aunque fue la gran estrella del Brasil que se proclamó campeón en Estados Unidos (fue para su compañero en el Barcelona Hristo Stoichkov).

La reglamentación que existía entonces no permitió ni a Maradona ni a Romario ganarlo, pues hasta 1995 el Balón de Oro sólo podía otorgarse a jugadores europeos. En el caso de Xavi e Iniesta no hay cobertura legal posible. Y ni si quiera sirve de excusa el hecho de que, a partir de la edición de 2010, el sistema de votación ha cambiado.
Efectivamente, el Balón de Oro, hasta el año pasado propiedad exclusiva de la revista France Football, no lo han votado esta vez exclusivamente periodistas especializados. A ellos se han unido este año los capitanes y entrenadores de las selecciones nacionales adscritas a la federación internacional, como sucedía en el ya desaparecido FIFA World Player.

Sin embargo, si el premio hubiese venido determinado sólo por los votos de los periodistas, como venía ocurriendo desde 1956, el Balón de Oro hubiera recaído en el holandés Wesley Sneijder.

Sneijder, subcampeón del mundo, habría visto recompensada, sobre todo, su gran temporada con el Inter de Milán, con el que logró el triplete (Liga, Copa y Liga de Campeones), bajo las órdenes del entrenador portugués Jose Mourinho, nombrado mejor entrenador del año por la FIFA por el mismo motivo.
Precisamente Mourinho, ahora entrenador del Real Madrid, ha dejado sin el reconocimiento como mejor técnico del año a Vicente del Bosque, el hombre que llevó a España a ganar el primer Mundial de su historia. Una prueba más de que en esta edición lo que ha pasado en la Copa del Mundo inexplicablemente no ha tenido el mismo peso que en las anteriores.

Así que, a falta de premios individuales, la Roja se ha tenido que conformar con colocar a seis de sus jugadores en el once ideal del año que hizo oficial el sindicato internacional de futbolistas (FIFPro). Además de Xavi e Iniesta figuran en ese equipo el meta Iker Casillas, los defensa Carles Puyol y Gerard Pique y el delantero Davi Villa.

A sus 26 años, Iniesta aún tiene mucha carrera para volver a intentar ganar el Balón de Oro. Xavi, en cambio, a punto de cumplir 31, parece haber perdido su última oportunidad de lograrlo.

El de Terrassa, quinto en las votaciones de 2008, probablemente pase a engrosar la lista de grandes jugadores que se han quedado sin este reconocimiento, como Maldini, Baresi, Koeman, Laudrup, Raúl, Henry, Puskas, Schuster, Romario, Eto'o y tantos otros.

  • 1