Deportes

Esta vez sí se zampó al león, de la cabeza hasta la cola

El Sevilla es el único equipo de la Liga, a día de hoy, capaz de seguir el frenético ritmo de los grandes. Lo demostró ayer con una arrolladora victoria en San Mamés 0-4. Y lo que da pie a la ilusión es que lo hizo con una superioridad y una facilidad pasmosas.

el 26 sep 2009 / 20:51 h.

Cualquier triunfo en La Catedral es prestigioso, pero si además es con una goleada como la de ayer y cuando existían ciertas cuentas pendientes entre ambos equipos tras la semifinal de la Copa de la pasada campaña, mucho más. Ayer el graderío vizcaíno no pudo mofarse de Del Nido, ayer el vaticinio del presidente se cumplió, con meses de retraso, eso sí,  y con total facilidad. Porque el equipo de Jiménez –nueva jugada maestra manejando las rotaciones– fue netamente superior al Athletic Club desde el primer minuto hasta el último. Y apenas sin esfuerzo. Robusto en defensa, por aire y por tierra, concentrado en el centro del campo, desequilibrante por las bandas y matador en ataque, el conjunto nervionense apenas tuvo que esperar cuatro minutos para ponerse el partido de cara, 45 para sentenciarlo y otros 45 para sestear y pensar en el Rangers.


Dijo Jiménez en la previa del encuentro que su equipo iría a por los tres puntos sin especular, desde el primer minuto. Y no le faltó razón. Salió a comerse a los leones y a las primeras de cambio Negredo ya se había metido en el área y Diego Capel ya se había escapado de Iraola. Lo agarró el lateral internacional en un costado del área y Renato sorprendió a Iraizoz con un disparo cerrado y raso en la falta resultante. Fue el principio de una tarde nefasta para el meta vasco y plácida para los sevillistas.

 
Cierto es que tras el 0-1 el Athletic Club tuvo su pertinente ataque de orgullo e intentó buscar el empate con ganas, pero sin juego. Sobre todo porque su rival ayer se lo cortocircuitaba allí por donde surgía. Javi Martínez no podía superar a Lolo y Renato, Gurpegi no puede superarse a sí mismo, Sergio Sánchez y Fernando Navarro anularon a Susaeta y David López, y Drago y Squillaci se bastaron para atar en corto a Llorente. Así las cosas, la única solución local fue la de siempre. Balones al área. Pero ni así. Incomensurable por alto la zaga sevillista.


Y entre tanto, claro, el Sevilla se iba sintiendo más y más cómodo. Se acercaba poco a poco a la portería de Iraizoz y bastó otro hachazo para matar el partido. Rechace que recogió Capel, internada hasta la frontal, pase interior a Negredo y toque sutil para sentenciar el encuentro. Apenas 20 minutos, y el partido ya parecía –y ya había– acabado.


Entre patada y patada de impotencia y tarjetas con las que se iban cargando los vascos el Sevilla se limitó a jugar con sentido y concentrado, sin fallar, que para eso ya estaba el rival. Tras un par de ocasiones más, Kanouté, inteligente, aprovechó la tarde negra de Iraizoz para dejar la segunda parte del partido en una mera anécdota (46’).

GUARDANDO FUERZAS. Y así fue la segunda parte del encuentro. Caparrós intentó meter una marcha más en su equipo con un par de cambios y sacando al impetuoso Muniain, pero poco más que revolotear pudo hacer ante el rocoso muro sevillista. No había manera. Para acabar de rematar el partido, muerto bastantes minutos antes, Amorebieta vio la segunda amarilla de manera justa por meter el codo en el cuello de Sergio Sánchez. El Athletic con diez ya bajó los brazos totalmente, y el Sevilla se dedicó a tocar, a tocar, a tocar y a tocar. Porque fueron muchos toques, muchos, los que dio antes de lograr el cuarto de la tarde, el que cerró el marcador. Tras una jugada larga y combinada, Negredo sirvió un excelente balón a Jesús Navas que éste, con la zurda, mandó al fondo de la red.


Cuatro goles en La Catedral, varias rotaciones –Jiménez retiró a Kanouté, Navas y Capel para dar entrada a Luis Fabiano, Acosta y José Carlos– y una contundente victoria para demostrar que el Sevilla, sea o no capaz de plantar batalla al Madrid y al Barça hasta el final, al menos está un escalón por delante del resto de los competidores de la Liga.

0  ATHLETIC CLUB: Iraizoz; Iraola, Ustaritz, Amorebieta, Koikili; Susaeta (Muniain, min.46), Javi Martínez, Gurpegui (Yeste, min.46), David López (Bóveda, min.58); Toquero y Llorente.

4 SEVILLA FC: Palop; Sergio Sánchez, Squillaci, Dragutinovic, Fernando Navarro; Jesús Navas (José Carlos, min.80), Renato, Lolo, Diego Capel (Acosta, min.71); Kanouté (Luis Fabiano, min.64) y Negredo.

Goles: 0-1, min.5: Renato. 0-2, min.20: Negredo. 0-3, min.46+: Kanouté. 0-4, min.74: Jesús Navas.

Árbitro: Teixeira Vitienes (Colegio cántabro). Expulsó por doble amonestación a Amorebieta (m.54). Además, mostró tarjetas amarillas a Javi Martínez y Bóveda, por el Athletic y a Dragutinovic y Renato, por el Sevilla.
 

Incidencias: Partido correspondiente a la quinta jornada de liga disputado ante unos 38.000 espectadores en San Mamés. Terreno de juego en buenas condiciones. Tarde soleada y temperatura agradable. 

  • 1