martes, 11 diciembre 2018
20:59
, última actualización
Local

Estado, Junta y Puerto no recibieron ningún aviso de peligro en la calle Betis

Las instituciones implicadas no tienen constancia de que el consistorio les trasladara la alerta de vecinos y Policía para elevar el poyete del que cayó la joven. El Ayuntamiento sigue sin aclarar por qué no cumplió los acuerdos del Distrito de 2012 y 2013

el 05 nov 2014 / 09:30 h.

TAGS:

Polaca_Betis_RSA_03El fallecimiento de la joven erasmus de 24 años procedente de Polonia Sylwia Rajchel, que perdió la vida tras precipitarse al vacío por accidente, mientras se fotografiaba sobre el poyete de la calle Betis, está poniendo en evidencia que el Ayuntamiento de Sevilla restó importancia a las distintas alertas que sobre la peligrosidad de esta bancada le estaban llegando desde 2012. Los primeros en denunciar el riesgo de caída fueron los vecinos, que plantearon al consistorio que se tomaran «las medidas necesarias para arreglar el pretil de la acera, ya que podía ocasionar accidentes y caídas dada la baja altura a la que había quedado después de numerosas actuaciones urbanísticas que han elevado el nivel original del suelo». Aunque se aprobó por unanimidad dos veces, en el consejo de participación ciudadana de Triana de mayo de 2012 y en la Junta Municipal de Distrito de junio de 2013, el gobierno local no actuó. De hecho, en aquella última junta, lo que se acordó fue solicitar los permisos a las administraciones que resultarían implicadas si se subía el poyete. Cabe recordar que el consistorio alegaba que la zapata, desde la mitad de la calle Betis hacia el agua, pertenece a Patrimonio del Estado, y que los 50 metros anexos al puente están declarados Bien de Interés Cultural (BIC), por lo que estaría implicada también la Junta de Andalucía y el Puerto. La administración autonómica ha confirmado que nadie del gobierno local le comunicó nada. Desde la Autoridad Portuaria –institución a la que el Ayuntamiento apuntó el lunes– informaron ayer a este periódico de que tampoco han recibido ninguna solicitud sobre esta zona, si bien remarcaron que a ellos, en realidad, no les tienen que enviar nada, ya que su competencia se limita a la lámina de agua, por lo que no tienen implicación alguna en el pretil. Por su parte, desde Patrimonio del Estado, dependiente del Ministerio de Hacienda, cuestionados sobre si les llegó alguna comunicación municipal, indicaron que «no nos consta información sobre este tema». Calle_BetisEl Ayuntamiento, por su parte, seguía ayer sin aclarar si realizó alguna acción para dar cumplimiento a lo acordado en la Junta de Distrito. Tampoco comentó nada sobre los avisos de peligro que le llegaron desde dentro, ya que la Policía Local también había advertido, a través de sendos informes oficiales, en enero de 2013 y abril de 2014, de que era necesario tomar medidas urgentes, dado el riesgo de caída para los viandantes, según publicaba ayer el diario El Mundo. El concejal de Empleo, Economía, Fiestas Mayores y Turismo, Gregorio Serrano, sí hizo declaraciones, pero no para explicar la actuación municipal, sino para pedir que se zanjara cualquier polémica alrededor de la muerte de esta joven. A su juicio, su fallecimiento ha sido una «excepcionalidad», no siendo la tónica habitual en la zona. «En el caso de que fuera algo habitual, sería cuando habría que actuar en prevención», opinó el delegado, descartando vallar el paseo. «Ha sido un desgraciado accidente», insistió. Aclarando que no quiere «desdramatizar ni quitarle importancia» a esta muerte, recordó que «afortunadamente esto no ocurre todos los días, ni todos los meses, ni todos los años». «No creo que haya que abrir un debate en profundidad sobre este asunto y, en el caso de que los responsables de la seguridad entiendan que así tenga que ser, pues se tomarían las medidas oportunas». No lo ve igual la oposición. El portavoz municipal de IU, José Manuel García, exigió que se depuren «responsabilidades políticas» tanto del delegado del distrito, Curro Pérez, como al concejal de Urbanismo, Maximiliano Vílchez. Así, señaló que este accidente se podría haber evitado si el consistorio hubiese atendido los requerimientos de los vecinos y de la Policía Local, que «desde hace más de dos años vienen alertando del riesgo». En su opinión, resulta «muy grave» que no haya hecho «nada» para corregir esta situación. «No cabe duda de que el Gobierno de Zoido ha tenido una responsabilidad importante en este asunto por su injustificable inacción y por la dejación de funciones en la que ha incurrido». Por su parte, el portavoz adjunto del PSOE, Antonio Muñoz, se preguntó si, a la vista de los avisos de vecinos y policía, esta muerte se podría haber evitado y consideró el caso «un nuevo ejemplo de desidia municipal». Por ello, reclamó que se tomen «medidas inmediatas» de seguridad «y que no ponga más de excusa al resto de administraciones». Cabe recordar que el alcalde dijo el lunes que ya se habían tomado todas las acciones de seguridad posibles, en referencia a la colocación de carteles de peligro, ya que al ser un BIC, no sería legal, a su juicio, instalar una baranda o valla.  UNA JOVEN ILUSIONADA POR ESPAÑA. La familia de Sylwia Rajchel está «completamente destrozada» tras conocer el fallecimiento de la joven estudiante de Enfermería, que llegó a España en septiembre a estudiar Enfermería en Murcia, y que estaba de viaje por Andalucía este fin de semana. Hablaba español, le gustaba la música de Enrique Iglesias, tenía muchos amigos y estaba muy ilusionada con poder conocer nuestro país, según se desprende de sus redes sociales. Su padre y su tía llegaron ayer al Virgen del Rocío, donde fue trasladada tras caer desde el poyete de la calle Betis. Según explicaron a este periódico algunas de las personas que atendieron a sus familiares, están informados sobre la polémica que rodea la muerte de Sylwia, si bien «están demasiado destrozados como para pensar si deben emprender alguna medida». El concejal de Seguridad, Juan Bueno, acudió ayer al hospital a buscar a la familia, según señalaron a este periódico testigos presenciales y confirmaron fuentes municipales. El objetivo de su visita era dar el pésame en nombre del consistorio y poner al equipo de gobierno a su disposición. La actuación municipal ha generado cierto malestar en el centro hospitalario, debido al repentino anuncio que realizó el lunes por la mañana el alcalde, Juan Ignacio Zoido, confirmando el fallecimiento de la joven, antes incluso de que los médicos pudieran hablar con su familia. Desde el Virgen del Rocío ayer no querían hacer comentarios al respecto. Los familiares tienen previsto volver a Polonia hoy o mañana y esperan poder regresar ya con el cuerpo.

  • 1