Local

Estafas a golpe de ratón

Una monada de yorkshire mini por sólo 180 euros -cuando suelen costar más de 500- se convirtió para una sevillana en una pesadilla que llegó a costarle mil euros... porque supo parar a tiempo.

el 15 sep 2009 / 00:48 h.

TAGS:

Una monada de yorkshire mini por sólo 180 euros -cuando suelen costar más de 500- se convirtió para una sevillana en una pesadilla que llegó a costarle mil euros... porque supo parar a tiempo. El supuesto chollo en internet escondía un engaño, como las decenas de ellos que recibe el grupo de Delitos Informáticos.

La chica se queda prendada al ver el perrito en un anuncio particular de una web. Contacta por correo electrónico y paga 180 euros a través de Western Union, una compañía que entrega el dinero en mano, con lo que la pista del receptor se pierde. Pero el animal está en Camerún y para el viaje hace falta un seguro con 830 euros de fianza. Vuelve a pagar y entonces el yorkshire queda atrapado en un aeropuerto francés, en cuarentena por falta de papeles, y hacen falta 400 euros más... que no paga.

Días después la propia dirección de correo le dice que ha sufrido una estafa, que ella denuncia al grupo de Delitos Informáticos de la Policía Nacional en Sevilla.

Se supo que la página procedía de Kenia y el dinero se recogió en Camerún. Ahí se corta el hilo. "El dinero no puede recuperarse porque nadie respalda la operación", explica el inspector que dirige el grupo, que se asombra de que la gente siga picando con estafas que llevan años circulando por la red. Foros de webs como E-bay están repletos de historias idénticas en las que animales, ordenadores portátiles y hasta coches de lujo o casas sirven de cebo. En http://foro.loquo.com, otro sevillano contaba exactamente el mismo caso el mes pasado.

"Es gente con mucha psicología, que te ofrece precios muy baratos que justifican en que tienen mucha prisa por vender, como el que quiere deshacerse de un coche porque se ha ido a vivir a Inglaterra y no puede usarlo porque tiene el volante al lado contrario. Te da un montón de detalles y te va liando".

¿Cómo evitarlo? Pagando con seguridad, a través de páginas de venta por internet que registran los datos del vendedor, o por transferencia bancaria para que quede constancia de dónde se ingresa.

Jamás con compañías que no dejan rastro. "Lo que ocurre es que a diario se incorporan nuevos usuarios a internet que no se dan cuenta del riesgo", explica el inspector. Y los delincuentes buscan sus triquiñuelas: a veces imitan páginas oficiales de concesionarios de coches o artículos informáticos. Pero incluso así, no es difícil detectarlos si se es un poco desconfiado: suelen tener fallos garrafales de expresión, porque realizan la estafa en países distintos al suyo para dificultar la investigación. Logran unas cuantas miles de víctimas y luego montan otra estafa, en otro lugar, con otros ganchos.

otros casos. El grupo recibe también bastantes casos de amenazas por internet, injurias, venganzas en forma de fotos comprometidas colgadas en páginas web... y aquí los agentes ven también una gran falta de prudencia: los internautas dejan con mucha facilidad al alcance de cualquiera datos personales, dan información en chats y foros y se exponen mucho, olvidando que el anonimato en la red propicia todo tipo de engaños.

  • 1