martes, 19 marzo 2019
10:30
, última actualización
Local

Estalla una bomba de ETA en Madrid

ETA colocó ayer una furgoneta bomba en el Campo de las Naciones de Madrid, que no causó víctimas pero sí importantes daños materiales, unas horas después de que el Tribunal Supremo anulara las candidaturas auspiciadas por la banda terrorista para las elecciones vascas del 1 de marzo.

el 15 sep 2009 / 22:24 h.

TAGS:

ETA colocó ayer una furgoneta bomba en el Campo de las Naciones de Madrid, que no causó víctimas pero sí importantes daños materiales, unas horas después de que el Tribunal Supremo anulara las candidaturas auspiciadas por la banda terrorista para las elecciones vascas del 1 de marzo.

La furgoneta, una Peugeot Partner que había sido robada el domingo por la noche en la localidad madrileña de Valdemorillo y que pertenecía a un vecino de Pozuelo de Alarcón, explotó pasadas las 9.00 horas junto a la sede de Ferrovial-Agroman. Esta empresa es una de las constructoras que trabaja en las obras de Tren de Alta Velocidad, uno de los objetivos de ETA en los últimos meses. Según el diario El Mundo, la Policía sospecha que la banda tiene una infraestructura armada en la capital de España.

A las 7.34 de la mañana, varias llamadas en nombre de ETA alertaron de la colocación de la furgoneta tanto a los bomberos de la Comunidad de Madrid, como al Samur y a la Cruz Roja de la capital. El comunicante informó de forma precisa del lugar del atentado: "Llamo en nombre de ETA. Hemos colocado una furgoneta-bomba en la calle Ribera del Loira junto al edificio de Ferrovial-Agromán que estallará a las 9.00 horas".

Tras evacuar los edificios cercanos y establecer un perímetro de seguridad de 500 metros, la Policía localizó el vehículo a las 8.13 horas estacionado junto a un puente por donde pasa el tráfico ferroviario. Pocos minutos después de las 9.00 de la mañana, la furgoneta-bomba hizo explosión provocando un cráter en el suelo de tres metros de diámetro por un metro de profundidad. La onda expansiva afectó al menos a 60 vehículos estacionados en la zona y causó diversos daños materiales en un puente y en la estructura exterior del edificio de Ferrovial-Agroman. La deflagración rompió además ventanales y falsos techos que se desplomaron por la fuerza de la explosión de la bomba.

Una testigo relató que en el momento de la explosión se oyó un golpe muy fuerte, al que siguieron momentos de pánico entre los trabajadores de la zona. "Ha sido un golpe muy fuerte. Ha empezado a entrar polvo por una de las ventanas mientras por los conductos del aire comenzaba a salir humo", indicó esta trabajadora que se encontraba en el interior de uno de los edificios colindantes, desde donde pudieron ver dos coches en llamas. A pesar de estos destrozos, fuentes de la investigación explicaron que sólo explotó una parte de la carga explosiva cargada en el vehículo y que el resto se quemó, evitando en parte el efecto devastador esperado por los terroristas. El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, condenó ayer de forma "absoluta y total" el "vil" atentado cometido por la banda terrorista ETA en Madrid y mostró su convencimiento de que los autores serán detenidos.

Segundo intento. No es la primera vez que ETA atenta en el Campo de las Naciones de Madrid. Hace exactamente cuatro años, el 9 de febrero de 2005, y casi a la misma hora, la banda hizo explotar un coche-bomba cargado con unos 30 kilos de cloratita en la misma zona en la que atentó ayer, cercana al recinto ferial de Ifema que acoge las grandes ferias internacionales.

Este atentado ocurrió sólo unas horas después de que el Tribunal Supremo acordara ayer anular la proclamación de las candidaturas del partido Askatasuna y de la agrupación electoral Demokrazia 3 Milioi a las elecciones vascas del próximo 1 de marzo, que habían sido impugnadas por el Gobierno y por la Fiscalía. La Abogacía del Estado como el Ministerio Público alegaron que Askatasuna es un partido "dormido" y sin ningún tipo de actividad política que ha sido reactivado por ETA-Batasuna para concurrir a las elecciones con candidaturas supuestamente no contaminadas.

  • 1