Local

«Estamos haciendo obras sin licencia en las casas porque el Consistorio no actúa»

Entrevista al presidente de la asociación de vecinos Guadaíra, Francisco Gómez Barceló.

el 15 sep 2014 / 12:00 h.

El presidente vecinal de la barriada de Guadaíra, Francisco Gómez, lamenta la falta de actuación en unas viviendas que presentan «una situación precaria». / José Luis Montero El presidente vecinal de la barriada de Guadaíra, Francisco Gómez, lamenta la falta de actuación en unas viviendas que presentan «una situación precaria». / José Luis Montero La barriada de Guadaíra nació hace más de 100 años gracias a unas familias de trabajadores que se asentaron y construyeron sus viviendas junto al cauce del río. Las casas están hoy en «situación precaria» y a la espera de que el Ayuntamiento «cumpla los compromisos adquiridos hace años con el barrio». Preocupados por sus derechos y por mantener sus hogares, en 2006  los propietarios se constituyeron en entidad vecinal. Pasan los años y el proceso expropiatorio que debía culminar con la construcción de VPO para los vecinos sigue demorándose «sin más». ¿Qué novedades hay sobre el derribo decretado para la barriada de Guadaíra hace 28 años? ¿Y sobre los acuerdos adquiridos con el Ayuntamiento para fijar el justiprecio del suelo? Hemos tenido varias reuniones con el Ayuntamiento, pues esto está calificado como suburbio, esto es como suelo no consolidado. Siempre le hemos trasladado los acuerdos alcanzados hace cuatro años con el anterior gobierno [PSOE-IU] en cuanto a los justiprecios del suelo, paso previo a la expropiación para construir las VPO. Pese a que aquí vinieron técnicos para poner al día la documentación y todo el mundo fue testigo de aquel trabajo de campo, ahora nos dicen que no existen tales acuerdos y que no aparecen los papeles por ningún lado. No entendemos nada de nada. Ya está bien de jugar al ratón y al gato con los vecinos de esta barriada. Unos nos dijeron que estaba ya todo el trabajo hecho, y ahora que no hay nada. En qué quedamos. ¿Qué interpretación le da a esta prolongación sine die de un problema que afecta directamente a las familias del barrio? Son 43 viviendas las afectadas. Nos sentimos atrapados entre la burocracia y la falta de voluntad política para poner fin a una situación que supone un peligro para los residentes del Guadaíra. Primero nos dijeron que nos íbamos a ir a unas VPO que se iban a hacer aquí, luego que nos daban dinero por las casas y lo último es que están tirando las viviendas cada vez que se van los propietarios de ellas. ¿Cuál es vuestra propuesta para acabar con todo esto? Después de casi tres años de espera, este año, al fin, nos ha recibido el delegado de Urbanismo. Nos reunimos con él y con dos técnicos del área. Nos dijeron que no existen los informes del anterior gobierno. Nosotros no queremos especular con nada. Sino más bien, que cada uno mantenga su techo. Que al que tenga una vivienda aquí, le den una vivienda aquí. Y al que se quiera marchar a otro sitio, que le den el valor de la vivienda que se vaya a vender. Nos dijeron desde Urbanismo que lo iban a estudiar. Y ahí estamos esperando. ¿Cuánto más está dispuesto a esperar el barrio de Guadaíra? Desde 1986, cuando se declaró esto como zona no consolidada, han pasado por el gobierno local todos los partidos políticos y todo sigue como al principio. En la misma situación. Lo poco que hay aquí se debe a los vecinos. El alumbrado público, por ejemplo, lo puso el Ayuntamiento, pero tuvimos que pagarlo nosotros. Será que como 43 viviendas no son votos, se preocupan poco de esto. Y además es que esto no hay quien lo entienda. Hace poco una pregunta del PSOE e IU sobre el tema, fue rechazada por el PP, cuando en el anterior mandato IU llevó una resolución y se aprobó por unanimidad. ¿Algún movimiento nuevo en las últimas semanas? No. Desde Urbanismo quedaron en que nos iban a contestar y hasta la fecha, nada de nada. Sí se nos ha avanzado que para este año sería muy complicado, pues no había presupuesto para el Guadaíra. Tampoco hay aún una empresa beneficiaria de la expropiación. Insisto: estamos a la espera de que nos digan algo. ¿Cómo es el día a día en esta zona del distrito Sur? Imagínese. Como puede estar un caserío que está para derribar. No hay posibilidad de hacer obras, ni siquiera de consolidación de las propias casas. Muchas de ellas con problemas de conservación. Estamos asumiendo nosotros mismos, de manera clandestina y sin licencia, las obras en las casas para evitar que se produzcan males mayores. Y es que no vamos a permitir que se nos caigan las casas encima porque no se actúe. Creemos que están a la espera de que se caigan las casas para realizar un nuevo justiprecio a la baja. No queremos utilizar la imposición en esto. Nuestra voluntad es llegar a un acuerdo y no cerrarlo con conflictos ni demandas. Aquí se está jugando con la ley, que dice que el justiprecio se calcularía en el momento de la expropiación. Está aprobada la expropiación y el derribo, pero no se ha ejecutado aún. Cuando más tiempo pase peor lo tenemos. Creemos que la intención del Ayuntamiento es realizar un nuevo justiprecio a la baja. Hace poco quedó inaugurado el parque Guadaíra, ¿qué ha supuesto para la barriada? Menos de lo que debería ser, pues, como en todo, se vuelve a discriminar el Sur al no abrirse los accesos que le corresponden y sobre los que no hay que hacer ninguna intervención urbanística. No entendemos que se inaugure el recinto de una manera incompleta: sin el acceso a la avenida de la Paz, sin bancos, ni iluminación, ni juegos infantiles, ni fuentes, ni servicios... Cómo pretenden que el parque sea utilizado por los vecinos, si no tiene los servicios básicos para que sea una zona de esparcimiento. ¿Qué usos debe tener este nuevo pulmón verde de la ciudad? Es una gran oportunidad para la ciudad, y especialmente para los vecinos del Polígono Sur. No tiene justificación alguna que no se haya realizado la planificación necesaria para que todos los accesos del parque abran a la vez. Queremos además que no se retrasen más las medidas para que se empiece a poner en valor los huertos sociales y ecológicos de los que podrán beneficiarse casi 140 familias. ¿Qué uso debe tener el solar de la antigua residencia universitaria de Los Bermejales? Lo primero, decir que ha sido una pena ver cómo se ha ido desmantelando todo. Las instalaciones se podían haber conservado para el barrio. En especial, para zona deportiva, pues no hay campos de fútbol ni pistas polideportivas públicas en el entorno. De ello se beneficiarían no solo la barriada de Guadaíra, sino también las de Pedro Salvador, Pineda, El Cano y Los Bermejales. Además defendemos también que se haga un parque infantil y espacios abiertos. Sin embargo, no todo son críticas en el Sur. Recientemente la Unesco y, antes el Ministerio de Educación, premió la labor que se hace de alfabetización y superación en el centro de adultos del Polígono Sur... La verdad es que es un aliciente muy importante para todos, pero no hay que olvidar que hay que seguir trabajando porque hay muchas cosas que hacer en el Polígono Sur. Hay que trabajar con las personas y ahí el Comisionado para el Polígono Sur tiene buena tarea.

  • 1