Deportes

Estas cosas sólo le pasan al Betis

El Betis es un club peculiar y singular que genera sucesos impropios de un club de fútbol. La epidemia de gripe A es el último de esos episodios.

el 01 nov 2009 / 22:11 h.

Hierro y Prats, en pleno apagón en el Betis-Real Madrid de la 02-03.
En esta página debería aparecer hoy la crónica del Betis-Villarreal B, pero no es así. El motivo: hasta quince futbolistas verdiblancos, más algún componente del cuerpo técnico, cayeron víctimas de la gripe A y la Federación aplazó el encuentro. El suceso, inédito en España y merecedor de todo el respeto posible, no es más que el último (por ahora) episodio de la serie de acontecimientos extradeportivos y paranormales que jalonan la historia del club de Heliópolis. Como diría cualquier aficionado, ‘esto sólo puede pasarle al Betis', el primer club andaluz en subir a Primera, ganar la Liga, ganar la Copa del Rey, jugar la Liga de Campeones y coger la gripe A.

LOS CIERRES DEL ESTADIO. De suceso y marca casi sin parangón puede considerarse que el Betis, en los trece últimos años, haya disputado ocho encuentros como local fuera de su estadio. En 1996 recibió al Sporting en Málaga (2-5) por los incidentes ocurridos en un partido de Copa ante el Atlético de Madrid (Lopera y Serra Ferrer formaron un buen lío en los vestuarios después de que Rubio Valdivieso no expulsase a Molina por tocar el balón con la mano fuera del área y escamotease dos penaltis al Betis). En 2002, unas candelas romanas en un derbi provocaron otro cierre y el Betis recibió al Barcelona en Huelva (ganó 3-0) y al Mallorca en Madrid, en el Vicente Calderón (perdió 0-1). Más recientes son los tres encuentros ligueros en La Cartuja más la última media hora del partido de Copa contra el Sevilla en Getafe, en la 2006-07, por el botellazo a Juande Ramos, y el choque ante el Valladolid también en La Cartuja (07-08) por el caso Armando, meta del Athletic.

OTRAS SUSPENSIONES. En septiembre de 2002, mientras ganaba 1-0 al Real Madrid, se quemó el interruptor general del estadio, el grupo electrógeno no funcionó y el partido se suspendió; en toda la historia de la Liga sólo había ocurrido algo semejante en un Rayo-Osasuna de la 89-90. Cinco años antes del apagón, en 1997, la lluvia obligó a aplazar un Betis-Barcelona.

POLÉMICAS VARIADAS. En otra noche de Halloween, pero hace ocho años, Lopera irrumpió por sorpresa en una fiesta de la plantilla en casa de Benjamín. Hace cuatro años, un funcionario colocó un escudo del Betis en el rey San Fernando que coronaba la portada de la Feria y el asunto cobró una trascendencia tal que el club verdiblanco renunció a que la portada de 2007 contuviese elementos conmemorativos de su Centenario.

Cómo no será de inusual el Betis que hasta sus camisetas han sido fuente de polémica, y dos veces: en la 93-94, cuando Lopera se negó a jugar en Toledo con unas blancas que le ofrecía el club local en vista de que las que llevaban ellos no convencían al árbitro; y en la 04-05, cuando Teixeira Vitienes impidió al Betis jugar el derbi con su tradicional camiseta porque opinaba que las rayas blancas eran muy anchas.

OTRAS SINGULARIDADES. Esta intrahistoria extradeportiva da para un suplemento, pero sólo hay espacio para remarcar algunas peculiaridades made in Betis. Porque a ver qué otro club ha sido noticia por presuntos intentos de compraventa de sus acciones a un grupo cordobés y a un jeque árabe. O qué otro club fue presidido por un torero (Ignacio Sánchez Mejías, entre 1930 y 1932). O qué otro club tiene un dirigente que graba una película casera recreando la reunión final para la conversión de la entidad en SAD. O qué otro club tiene una canción homenaje compuesta por un músico que es hincha del eterno rival (Silvio). El reportaje acaba aquí, pero la historia continuará...

  • 1