Economía

Estas son las vacaciones más caras

Llenar el depósito, coger un vuelo, contratar un paquete turístico, comer y beber. Las que ahora se inician serán las vacaciones más caras para los españoles. El dólar está barato respecto al euro y merece la pena viajar a EEUU, siempre y cuando no apliquen en el billete de avión los ya habituales recargos por el alza del queroseno.

el 15 sep 2009 / 07:25 h.

Llenar el depósito, coger un vuelo, contratar un paquete turístico, comer y beber. Las que ahora se inician serán las vacaciones más caras para los españoles. El dólar está barato respecto al euro y merece la pena viajar a EEUU, siempre y cuando no apliquen en el billete de avión los ya habituales recargos por el alza del queroseno.

Prepare usted el monedero o la billetera cuando se vaya de vacaciones. Todo es más caro que hace un año. Especial atención al repostar gasolina y al pagar el transporte, pues el crudo pasa factura, y a veces con sorpresa -teléfono que suena, comercial de la agencia de viajes avisando de un recargo debido al queroseno, y eso qué es-. El chiringuito, termómetro de un revalorizado verano.

Gasolinas por las nubes. Llenar el depósito de gasolina cuesta 9 euros más que hace un año, y 18 euros más si el carburante utilizado es el gasóleo. Se trata de valores medios para un depósito de 55 litros.

En lo que va de 2008, la gasolina acumula un encarecimiento del 15%, mientras que para el gasóleo ese porcentaje se eleva al 22,9%. Con respecto a las mismas fechas del año pasado, las subidas son del 14,7% y el 33,5%, respectivamente.

Sorpresa al volar. Una práctica que se está generalizando entre las agencias de viajes es comunicar a los que hayan contratado su paquete turístico recargos debido al encarecimiento internacional del petróleo y su impacto sobre el queroseno, que es el combustible que se utilizan en los aviones.

De esta forma, hay que tener presente, más que nunca, los asteriscos que aparecen en los folletos de viajes y que hablan de tasas no incluidas o suplementos por carburantes, pues al final podrían conllevar un sablazo para los bolsillos, y sobre todo en los traslados internacionales.

Paquetes turísticos. Pero en sí, las actividades relacionadas con el turismo (hoteles, restaurantes y cafeterías) también soportan un nada despreciable encarecimiento -del 4,5% en un año, si bien es una décima inferior al porcentaje oficial de la inflación del mes de mayo-.

Dentro de ese capítulo, el paquete turístico está entre los servicios que, tradicionalmente, más se encarecen en verano, y ello por la planificación tardía de las vacaciones -muy acusada este año como consecuencia de la ralentización económica-.

Comer es un lujo. Casi todo en la cesta de la compra se encarece, como revelan la estadística de la inflación (el dato adelantado para el mes de junio es el 5,1%, siendo un nivel que no se alcanzaba en España desde hace trece años.

En el caso de los alimentos, los datos de la inflación correspondientes a mayo -los últimos conocidos- apuntan a un incremento del 6,7% en el último año, y del 1,2% en lo que va del ejercicio en curso, según el Índice de Precios de Consumo (IPC) que elabora el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Costa inflacionista. Los destinos de playa soportan una mayor inflación, según se desprende al analizar los datos provinciales de la estadística en mayo pasado.

En el caso de Andalucía, es Almería -creciente destino turístico- donde más se incrementan los precios en el último año (5,1%), y en el resto de autonomías es Cantabria -también con pujanza en los viajes organizados- la más inflacionista.

Chiringuitos y desayunos. Que la leche acumule una subida interanual del 24,8% y un 6,8% arroje la de los cafés e infusiones tienen su reflejo a la hora de acudir al restaurante o la cafetería, siendo el encarecimiento una tendencia generalizada cuando acudimos a comer fuera de casa. Un manchao, un euro a comienzos de año, 1,2 en abril, 1,4 ahora.

Y hasta la cerveza -zumo de una cebada revalorizada en los mercados agrarios- es un 5,58% más cara que en el verano de 2007. Más limitada es la subida de los refrescos (1,45%) y del agua mineral (1,45%). Un pincho de tortilla, medio euro de golpe, pues aunque la patata se ha abaratado, los huevos han subido un 11,23%.

  • 1