Economía

«Este año cruzamos el Charco. Wal-Mart espera en Puerto Rico»

Después de tres años como presidente de Lándaluz, Manuel Jurado no tiene dudas al asegurar que esta asociación de compañías agroalimentarias no tiene parangón ni en España ni en Europa, al funcionar como «una auténtica empresa» que afrontará «un ambicioso plan de comercio exterior»

el 15 sep 2009 / 01:29 h.

-Todavía hay dudas. ¿Es Lándaluz o Landaluz?

-Es una esdrújula preciosa. Landaluz es feo, me suena a señorito.

-¿Qué es lo peor que aqueja a la agroindustria andaluza?

-La sequía, la aplicación de algunas OCM [reformas de las ayudas comunitarias] y la inflación. Esta inflación no es algo exclusivo de Andalucía, sino que a ella nos lleva la globalización, puesto que la demanda internacional de materias primas es más elevada que la oferta y se generan tensiones. Y la cuestión para nosotros, los empresarios, es cómo trasladar esta subida al consumidor, y al final ese traslado no puede ir a la misma velocidad, y eso nos crea problemas, sobre todo de rentabilidad.

-¿Quién tiene la culpa?

-Depende de los productos, pero cuidado, no todo es subida, también hay bajadas. Creo que en unos momentos de reducidas cosechas internacionales, ha habido grupos especuladores de brokers que han trasladado a las materias primas fondos antes invertidos en otros sectores. Nosotros somos absolutamente contrario a una inflación que perjudica a las marcas, pues se distancian más en precios respecto a las marcas de la distribución, que ganan terreno.

-¿Qué hay, crisis o desaceleración económica?

-No quiero ser tan alarmista, como lo son algunos políticos y algunos medios. Es evidente que ha habido una especulación financiera e inmobiliaria y ahora tiene que haber ajustes. Aunque la crisis actual va ser más suave, la gente está asustada, pues la construcción destruye empleo, hay inseguridad laboral y ésta retrae el consumo. Creo que, pasadas las elecciones, el mensaje debe ser de tranquilidad, de confianza. Es lo que esperamos los empresarios y consumidores.

-Tres años al frente de Lándaluz. ¿Evolución?

-En número de empresas, se ha pasado de 90 a 135. Es para estar orgulloso, pero queremos llegar a las 200. Grandes líderes como Garvey, González Byass, Agro Sevilla o García Carrión se acaban de incorporar y también firmas pequeñitas. Ésa es la generosidad de Lándaluz, que convivan grandes empresas, medianas y pequeñas. En cuanto a la fidelización del consumidor, mi gran obsesión, se ha producido una exitosa convergencia entre Calidad Certificada [sello de la Consejería de Agricultura] y Lándaluz en las promociones, que nosotros canalizamos, y se está haciendo especial hincapié en la hostelería y en el ahorro de costes a los socios con la Central de Compras y Servicios. Y en comercio exterior, este año afrontaremos, gracias a Extenda, nuestro más ambicioso plan de internacionalización, con once acciones, entre ellas en Alemania, Italia, Polonia, Bélgica o México o Puerto Rico.

-¿Puerto Rico? Es la primera vez que se cruza el Charco...

-Sí, y con el mayor operador comercial del mundo, la compañía estadounidense Wal-Mart. Nos ha ofrecido testar este mercado, para ver cómo funcionan nuestros productos andaluces, y haremos también una prueba en México.

  • 1