martes, 11 diciembre 2018
09:40
, última actualización
Economía

«Éste es un proyecto que incluso en plena crisis lo estamos exportando al mundo»

Aire de Sevilla forma parte de un grupo que apenas sintió la crisis económica y que sigue en expansión. Tras abrir en Almería, Barcelona y Nueva York, a principios de año prevé inaugurar el centro Aire en Chicago.

el 09 nov 2014 / 12:00 h.

TAGS:

Toreros, cantantes, diseñadores, futbolistas, los protagonistas de Juego de Tronos… por Aire de Sevilla pasan cada año unas 53.000 personas, lo que hace que estos baños árabes sean un referente turístico. Su director gerente, Miguel Ángel Jiménez (Sevilla, 1963), asegura que su éxito radica en la calidad del servicio y en su especialización: la mezcla de agua, historia y bienestar. Miguel Ángel Jiménez posa en la azotea de los baños árabes Aire de Sevilla, que han sido recientemente transformados. / JOSÉ LUIS MONTERO Miguel Ángel Jiménez posa en la azotea de los baños árabes Aire de Sevilla, que han sido recientemente transformados. / JOSÉ LUIS MONTERO ¿Cómo surgió Aire de Sevilla, cuándo y por qué? En 1999 un grupo de empresarios, todos andaluces, tuvo la idea de crear un espacio de relajación y de paz dentro del Centro de Sevilla. Habíamos visto espacios en Europa y España, pero queríamos algo distinto y pensamos que podíamos buscar nuestro hueco en una ciudad tan turística como Sevilla. Llegamos al barrio de Santa Cruz y nos encontramos en la calle Aire una casa palacio del siglo XVI que se vendía, y la compramos en 1999-2000. En octubre de 2004 inauguramos el primer centro Aire de Sevilla, en la cota más alta de todo el Centro de Sevilla. No hay nada más en el aire que nuestra casa. ¿Cuántos centros tienen ya? ¿Mantienen el nombre? Todos los centros que hemos abiertos se llaman Aire: de Almería, Barcelona, de Nueva York y abriremos Aire de Chicago, a finales de 2015. Nos llamamos grupo de Baños Antiguos, hemos abandonado el árabe porque son ciudades sin vestigios árabes. ¿Y por las connotaciones negativas? Hemos sido sensibles a la realidad de allí, ni nos lo planteamos. En Nueva York estamos a 300 metros de la Zona Cero. Todos se llaman Aire en honor y recuerdo de la casa matriz, un edificio construido por un indiano con fortuna y en la que encontramos muchos restos arqueológicos, todos datados y documentados por las autoridades. Conservamos la estructura básica de la casa, sillerías romanas, artesonados mudéjares y hemos construido un sueño de agua y paz respetando las costumbres árabes y romanas que hacían de los balnearios un centro de encuentro, cultural y dinamizador de la sociedad de su época. ¿Cómo marcha el centro de la Gran Manzana? Muy bien. El público neoyorkino agradece mucho el cuidado del cuerpo. Aquí en Sevilla el 50 por ciento de los clientes es local y la otra mitad, turistas, sobre todo franceses, italianos, norteamericanos y asiáticos. En Nueva York no, la mayoría son locales. Y el gasto medio del cliente en Nueva York es más del doble que el de aquí y bastante más que el de Barcelona. A cambio su exigencia es brutal. ¿Cuánto facturan fuera de España? Nueva York representa el 50 por ciento y Sevilla entre el 20 y 25 por ciento. Barcelona también tiene mucha población turística y flotante potente. Es un proyecto que en plena crisis lo estamos exportando al mundo. No hay nada que se le parezca a nuestro concepto. Buscamos sitios especiales, lugares emblemáticos de la ciudad, casas con historia. ¿Cuántos trabajadores forman la plantilla? Aquí tenemos 60 trabajadores y en todo el grupo más de 200. ¿Cómo lograron la financiación para poner Aire de Sevilla en marcha? Pedimos un crédito en 2000 o 2001 un grupo de amigos sevillanos y granadinos, y creyeron en nosotros. Eran otros tiempos. El sector turístico nos apoyó. ¿Cómo les afectó la crisis? Hemos pasado muy de puntillas por la crisis, como todos la hemos notado, pero al depender bastante del turismo extranjero hemos aguantado el tirón. Tuvimos un 8 o 9 por ciento de bajada de facturación que nos duró un año máximo y ahora crecemos. Tuvimos el mejor mes de agosto porque el turismo creció. ¿La especialización y la calidad son la clave del éxito? El futuro de esto está en la calidad, y la especialización la hemos encontrado por el camino, porque los spa de hoteles o gimnasios son otra cosa. Aquí ofrecemos tradición, calidad, historia y bienestar. Nos llaman de todas partes del mundo. ¿Van a lanzar la franquicia? De momento no nos hemos planteado franquiciarnos, porque en casas antiguas o espacios grandes aunar la tecnología y la conservación es complicado. Imagínese el mantenimiento y el control sanitario que hay aquí. Sí han diversificado su oferta. Hemos introducido tratamientos de belleza de las grandes firmas de cosmética y ofrecemos desde una exfoliación a cuatro manos o una hidratación corporal a, muy pronto, vinoterapia. Por otro lado, tengo idea de hacer una ruta que une agua e histórica el próximo año, a partir de enero, cuando acabemos definitivamente las obras. ¿Cuándo representa la campaña navideña? Un 30 por ciento de la facturación. El regalo de los baños árabes está muy consolidado. ¿Cuál es su reto? Que el público sevillano sepa que tiene esto a su disposición. Necesitamos adentrarnos en Sevilla. Se sorprenden al conocernos y tenemos que darnos a conocer más. En octubre celebraron el décimo aniversario con la ampliación. ¿Se corría el peligro de morir de éxito porque las instalaciones se quedaron pequeñas? No, pero nos quedamos pequeños y queríamos ofrecer un servicio de más calidad. Ahora tenemos la misma capacidad pero con más espacio. Hemos comprado la casa de al lado con 300 metros cuadrados más y hemos descubierto, por ejemplo, un establo del siglo XVI que es una maravilla. Aquí en Sevilla tenemos la sala de masajes más impresionante del mundo, por su historia y su artesonado. Somos los primeros grandes recibidores de turistas del barrio de Santa Cruz. En 2013 tuvimos más de 53.000 visitas. El sector turístico dice usted que siente su apoyo, ¿y de las administraciones? Necesitamos más apoyo del Ayuntamiento y la Gerencia de Urbanismo porque nos gustaría que este balneario histórico con más de 53.000 visitas al año tuviera una mejor señalética. En la calle Fabiola es fundamental que hubiera un cartel, pero al ser privado todos son trabas. Y abrimos 363 días al año de 10.00  horas de la mañana a las 00.30. Por aquí pasan muchos personajes conocidos, ¿a quién o quienes destaca? Los protagonistas de Juegos de Tronos han venido todos y repiten. Son clientes habituales. Por aquí pasan futbolistas, diseñadores, toreros, modelos, cantantes… que vienen aquí a cuidarse. ¿Ofrecen un producto de lujo o tiene precios asequibles? No somos nada caros. No competimos con spas, somos otra historia. Aquí hay circuitos desde 26 euros y puede estar el cliente hasta dos horas. Cerrar un turno de la casa, dos horas, para un grupo de alrededor de 30 o 35 personas puede costar 1.250 euros. La nueva estrella de la casa, la piscina frente a la Giralda, se alquilará para grupos y se incluirá en un circuito, pero por ahora sólo la ofrecemos a clientes vips. Le juro que aún no sé cuánto va a costar alquilar esta joya.

  • 1