Deportes

Este Sevilla no enamora pero no para de sumar

El Sevilla no enamora con su fútbol pero va haciendo acopio de puntos y ya está ahí arriba, entre los cuatro primeros, a la espera de lo que hagan hoy Valencia y Almería. El triunfo de ayer, con todo, no acalló las críticas a Manolo Jiménez, al que no pasan ni una. Foto: EFE.

el 15 sep 2009 / 15:45 h.

El Sevilla no enamora con su fútbol pero va haciendo acopio de puntos y ya está ahí arriba, entre los cuatro primeros, a la espera de lo que hagan hoy Valencia y Almería. El triunfo de ayer, con todo, no acalló las críticas a Manolo Jiménez, al que no pasan ni una.

En los compases finales del partido, cuando los aficionados ya sabían que el 2-0 era inamovible, desde Gol Norte los Biris empezaron a corear aquello de '¡Jiménez, Jiménez, qué cojones tienes!', pero los silbidos del resto de grada acabaron con la intentona de reconciliación de la afición con el técnico, al que no basta con mantener la media inglesa (victorias en casa, empates fuera) para congratularse con una hinchada que desde la pasada campaña le tiene en el punto de mira.

Y eso que el Sevilla no pierde un partido, ni oficial ni amistoso, desde el pasado mes de abril, cuando el Almería puso casi imposible el sueño de la Champions que este año vuelve a plantearse como objetivo número uno del club. Siete victorias, tres empates, tres traspasos millonarios y seis fichajes -también millonarios- después, el aficionado sevillista aún está disgustado porque no ve jugar a su equipo 'como antes' y esa cruz parece que la soporta sólo el entrenador cuando tiene otros muchos responsables.

un tostón. La primera parte de ayer dio la razón a los críticos, pues fue un tostón de muy señor mío, con el Sevilla como dueño absoluto del balón (79% de posesión al descanso) a la vez que huérfano de ocasiones, pues sólo gozó de una en pies de Kanouté (27') que acabó en gol anulado por fuera de juego. Manolo Jiménez sí puso ayer un once que puede considerarse de gala, al dar entrada a cinco titulares como Navas, Capel, Squillaci, Fernando Navarro y Maresca, pero el encefalograma plano en el juego mostrado en las anteriores jornadas siguió siendo la tónica habitual.

Ni Maresca ni Duscher eran capaces de imprimir al juego un ritmo vivo y desenfrenado como el que antaño utilizaba este equipo para destrozar a sus rivales. Eso parece haber pasado a la historia con la notable remodelación sufrida este verano por el plantel, pues pese a que en las bandas ayer estaban dos jugadores explosivos como Navas y Capel fueron contadísimas las ocasiones en las que pudieron desbordar en velocidad para servir balones el área.

El Espanyol de Tintín Márquez, que reservó a medio equipo titular -seis cambios- para el derbi del próximo sábado ante el Barça, se limitó a jugar replegado, muy ordenadito y sin querer para nada el balón, sólo para soltar alguna contra como la que hilvanaron Valdo, Ángel y Luis García que a la postre acabó por ser la mejor ocasión del primer periodo.

maresca y chevantón. Tras el descanso apretó algo más el Sevilla y Maresca tuvo la fortuna de inaugurar el marcador con un complicado remate de cabeza que entró tras dar en el palo y en el portero. Corrió como un poseso a celebrarlo con Jiménez y a raíz del gol todo fue más sencillo, pues el Espanyol nunca encontró la forma de sorprender a la ordenada zaga nervionense. Navas y Luis Fabiano pudieron noquear a Kameni, pero quien le dio la puntilla fue Chevantón tras una buena internada del palaciego. Curiosamente fueros dos desterrados por Juande -Maresca y Chevantón- quienes ayer salvaron el tipo a Jiménez, a quien, hoy por hoy, no le basta con ganar.

  • 1