martes, 26 marzo 2019
11:04
, última actualización
Deportes

Este Sevilla no gana a este Barça ni con tirones de oreja

El equipo de Míchel vuelve a perder, esta vez por 0-2, ante un rival muy superior. Los nervionenses continúan lejos de los puestos europeos.

el 17 mar 2012 / 21:03 h.

El Sevilla sufrió su segunda derrota consecutiva tras caer 0-2 ante el Barcelona. El equipo de Pep Guardiola fue tremendamente superior y decidió el choque con goles de Xavi, al transformar un libre directo (17'), y Messi, en una genial acción individual (24'). Los nervionenses, que pudieron sufrir un repaso de escándalo en la primera parte, estrellaron un balón en el larguero (Manu, 32') y sólo aparecieron sobre el césped tras el descanso, cuando el Barcelona levantó el pie del acelerador. Pese a ello, fueron incapaces de hacer un solo tanto y tuvieron en Palop a su mejor hombre. No hubo historia.

Que el Barcelona, actual campeón de Liga, duplique prácticamente al Sevilla en número de puntos (63 por 33) no es casualidad. El conjunto azulgrana está, sencillamente, a años luz del nervionense; de él y de la inmensa mayoría de los equipos, españoles y de todo el planeta, y quedó claro -si es que no lo estaba- desde el inicio. Como también quedó claro que este Sevilla ni está para toserle al Barcelona -sigue luchando por el título pese a la ventaja del Real Madrid- ni tiene fácil clasificarse para disputar competiciones continentales. Y ojo porque este domingo disputan su partido la mayoría de los equipos que se encuentran por delante en la tabla.

En realidad, tumbar al todopoderoso conjunto de Guardiola no entraba en los planes de nadie. Los planes de Míchel, los del club y los de los jugadores son comenzar a ganar partidos desde el próximo jueves, cuando visite al Racing lejos de Nervión en el primero de los once encuentros que tendrá por delante hasta que termine el campeonato. Y debe sumar puntos de tres en tres, porque sólo así podrá llegar a las últimas jornadas con algo en juego.

El tirón de orejas de José María del Nido no surte efecto por ahora. Por mucho que los jugadores intenten espabilar, la diferencia de calidad individual y como equipo respecto al Barcelona es abismal. De no haber sido por Palop, que defiende su condición de titular con uñas y dientes, el conjunto azulgrana habría firmado una goleada de escándalo al término de la primera parte. Frente a un Sevilla que apenas tuvo la pelota; que cuando la tuvo volvió a perderla con facilidad, independientemente de la presión del rival; que no defendió bien; y que en ataque ni fue capaz de hacer un solo gol ni tampoco tuvo suerte, al Barcelona le bastó entrar rápido en calor para decantar la balanza. En cuestión de 24 minutos ya había puesto fin a la historia del partido.

Adriano y Pedro avisaron pronto, Escudé replicó con un cabezazo ligeramente desviado tras un saque de esquina, pero fue Xavi, con un gran lanzamiento de falta, quien firmó el 0-1. El cerebro del Barça puso la pelota en la escuadra tras sortear la barrera. Si el Barcelona no marca de una forma, lo hace de otra. Tiene calidad para regalar y se vio en el 0-2, siete minutos después (24'). Messi, imparable esta temporada (51 goles, 31 de ellos en Liga), recibió la pelota, hizo un caño a Spahic y batió al portero con una vaselina. Gran gol y demostración de que la fragilidad del Sevilla no iba a ser algo puntual. Cada llegada era aviso de gol.

Espoleado por la afición, arropando al equipo siempre, el Sevilla apretó. Manu tuvo el 1-2 en un regalo de Piqué. Su cabezazo a centro de Jesús Navas se fue al larguero. Segundo palo consecutivo tras el de Gijón. Poco después, Kanouté culminó con un remate desviado por poco una de las contadas jugadas de toque del Sevilla. Mientras Palop salvaba una y otra vez los muebles con acciones milagrosas, el equipo de Míchel buscaba ese tanto que le metiera en el partido. Valdés lo evitó ante Kanouté en una cesión que sacó in extremis.

NO HUBO FORMA. Tras el descanso, el partido cambió, aunque más en su forma que en su esencia. Con dos goles a favor y la seguridad de que muy mal tendría que hacer las cosas para tirarlo por la borda, el Barça bajó el pistón. La intensidad de su presión en tres cuartos de campo disminuyó y dosificó fuerzas. Tanto que redujo su número de ocasiones claras: dos, una de Iniesta que éste perdona ante Palop y otra de Alexis Sánchez, quien no pudo con el portero. De ello se aprovechó el Sevilla, sin Reyes -sustituido entre silbidos- y con Manu como único futbolista -Babá no jugó un solo minuto- capaz de crear algo de peligro. Pero siempre dio la sensación de que el partido se jugaba como quería el Barcelona en un campo donde antes sufría y en el que ahora se pasea.

- Ficha técnica:

0 - Sevilla FC: Palop; Luna, Spahic (Cala, m.68), Escudé, Fernando Navarro; Gary Medel, Rakitic (Trochowski, m.57); Jesús Navas, Kanouté, Reyes (Perotti, m.63; y Manu.

2 - FC Barcelona: Valdés; Daniel Alves, Mascherano, Piqué, Adriano (Puyol, m.84); Xavi (Alexis, m.82), Busquets, Iniesta; Cesc Fábregas (Keita, m.69) Messi y Pedro.

Goles: 0-1, m.11: Xavi. 0-2, m.24; Messi.

Árbitro: José Luis González González (Comité Castellano-leonés). Amonestó a los locales Spahic (m.16), Escudé (m.49) y Medel (m.76) y a los visitantes Piqué (M.31) y Adriano (m.80).

Incidencias: Partido disputado en el estadio Ramón Sánchez Pizjuán ante unos 43.000 espectadores. Antes se guardó un minuto de silencio por el exfutbolista de FC Barcelona Estanislao Basora, recientemente fallecido. También hicieron el saque de honor los exjugadores de Sevilla FC Ramón Vázquez y el croata Ivica Dragutinovic. Ambos equipos saltaron al campo con unas camisetas de apoyo al defensa francés del Barcelona Éric Abidal, quien debe someterse a un trasplante de hígado.

 

  • 1