sábado, 15 diciembre 2018
11:01
, última actualización
Deportes

Este sí es el Betis que quieren los béticos

LA CRÓNICA. Se impone al Girona (2-1) en un gran partido colectivo, con mención especial para Jorge Molina, y se coloca a dos puntos del líder y en puesto provisional de ascenso directo. (VIDEO)

el 21 feb 2015 / 21:49 h.

Jorge Molina celebra el 1-0 con Varela / Foto: Manuel Gómez Jorge Molina celebra el 1-0 con Varela / Foto: Manuel Gómez El Betis ha vencido hoy al Girona (2-1) en un partido excepcional, digno de la pelea por el ascenso a Primera. El conjunto verdiblanco, que ganó con goles de Jorge Molina y Dani Ceballos, dormirá de nuevo en puesto de ascenso directo y a sólo dos puntos del líder, Las Palmas, tras una noche que confirmó a Jorge Molina como ídolo del Villamarín y que mostró al Betis que quieren ver los béticos: ganador, dominador y capaz de luchar cada balón como si le fuese la vida en ello. Pepe Mel decidió rectificar algunos de sus planteamientos previos y optó por un nuevo dibujo con dos pivotes defensivos, Lolo Reyes y N’Diaye, apoyados por Dani Ceballos, y una especie de trío de delanteros con Portillo junto a los clásicos Rubén y Molina. En la práctica, el Betis estuvo muy incómodo durante la primera media hora del choque, molestado por la valiente presión del Girona, y tras rehacerse se convirtió en dueño absoluto del duelo, al menos hasta el descanso. El problema para el conjunto verdiblanco es que se marchó al descanso con 0-0 a pesar de dar mucha mayor impresión de peligro que su oponente, bien colocado en el césped pero con un solo remate, de Sandaza (13') y muy bien resuelto por Adán con la manopla. La mayoría de ocasiones se sucedieron en la meta de Becerra, que ganó un mano a mano con Jorge Molina (10'), estorbó a Rubén Castro lo suficiente para que no controlase un balón franco (12') y detuvo sendos chuts peligrosos de Varela (26') y Molinero (29'). También vio cómo otro derechazo de Rubén (39') tras un maravilloso pase de Portillo se cruzaba delante de sus narices, pero en dirección equivocada. La segunda parte no varió el horizonte del encuentro. El Betis, dominador, siguió rondando el área visitante hasta que Jorge Molina, en una jugada clásica donde las haya, recortó a un defensa con la izquierda para marcar con la derecha. Minuto 60, el Betis por delante y el Villamarín entregado al alcoyano. El conjunto verdiblanco dio un paso atrás después de lograr la ventaja, aunque Mel reaccionó con prontitud y metió a Rennella para prescindir de Portillo. El malagueño se marchó aclamado y su equipo se quedó con tres delanteros. Pero uno no está. Es Rubén Castro, queen el 76' pudo resolver el encuentro en un mano a mano que falló al cruzar demasiado el balón. Sí pareció sentenciar Dani Ceballos, a cuatro minutos del final, pero el Girona no se rindió. Granell le devolvió la vida con un zapatazo a la escuadra en el 89' y el Betis, como casi siempre, tuvo que sufrir. Pero esta vez valió la pena. Triunfo de oro que hace buena, ahora sí, esa racha que se amplía a doce jornadas sin perder. REAL BETIS: Adán; Molinero, Rodas, Jordi, Varela; N'Diaye, Lolo Reyes, Dani Ceballos; Portillo (Rennella, m. 71), Jorge Molina (Vadillo, m. 90) y Rubén Castro (Fabián, m. 83). GIRONA FC: Becerra; Cifuentes, Ramalho, Richy, Lejeune, Aday; Pere Pons (Christian, m. 80), Granell, Cristian Gómez (Coris, m. 62); Felipe Sanchón (Mata, m. 46) y Sandaza. Goles: 1-0, m. 60: Jorge Molina. 2-0, m. 86: Dani Ceballos. 2-1, m. 89: Granell. Árbitro: Piñeiro Crespo (Comité Asturiano). Amonestó a Lejeune (30'), Pere Pons (33'), Rodas (65'), Molinero (67'), Jorge Molina (68'), N'Diaye (81'), Lolo Reyes (88') y Rennella (92'). Incidencias: partido de la 26ª jornada en Segunda División, jugado en el estadio Benito Villamarín ante 31.818 espectadores. Hubo minuto de luto por el exjugador bético Marcos Martín, fallecido esta semana.
Betis 2-1 Girona por jackeddine

  • 1