domingo, 21 abril 2019
14:06
, última actualización
Local

Este sillón me toca a mí

El PSOE pidió ayer a Javier Arenas que, a imagen de lo que ha hecho Mariano Rajoy en Madrid con el poder judicial, reserve espacios para la tregua política dentro del Parlamento y no bloquee la renovación de órganos. Sobre la mesa está la Cámara de Cuentas. El PP asegura que no aún no tiene nada decidido.

el 15 sep 2009 / 16:20 h.

TAGS:

El PSOE pidió ayer a Javier Arenas que, a imagen de lo que ha hecho Mariano Rajoy en Madrid con el poder judicial, reserve espacios para la tregua política dentro del Parlamento y no bloquee la renovación de órganos. Sobre la mesa está la Cámara de Cuentas. El PP asegura que no aún no tiene nada decidido.

Después del pleno de hace dos semanas la portavoz del PP, Esperanza Oña, llamó al socialista Manuel Gracia para trasladarle que estaban muy enfadados por lo ocurrido con el Tribunal Constitucional. La diputada popular de más relevancia en la Mesa del Parlamento, María José García-Pelayo, también trasladó su malestar a la presidenta Fuensanta Coves. "Lo ocurrido fue impresentable, muy grave", señaló ayer el secretario general del PP-A, Antonio Sanz. "Ya veremos cómo evolucionan las cosas", agregó.

Lo que ocurrió fue que la falta de acuerdo entre PSOE y PP dejó en el camino las propuestas de los populares para un tema tan sensible como es la renovación del Tribunal Constitucional. Los socialistas registraron sus nombres sin antes pactar una fórmula que garantizara la paridad que exige en sus nombramientos el Parlamento. Apostaron por un hombre (Juan Carlos Campos). Los populares, con la ley en la mano, debían de presentar a una mujer. Pero el PP, siguiendo su estrategia nacional, también apostó por un hombre (Enrique López). La solución la ofreció IU y registró una mujer. Así fue como un grupo con seis diputados propuso un nombre para el Constitucional y otro con 47, el PP, se quedó en el camino. Por la paridad.

No es la primera vez que se bloquea la renovación de órganos de extracción parlamentaria. Desde que en abril de 2007 la paridad es obligatoria los responsables políticos han dado ya dos numeritos. El primero fue con los adjuntos al Defensor del Pueblo. Ahora todo está muy revuelto. Sobre la mesa está pendiente la renovación de cuatro de los siete consejeros de la Cámara de Cuentas. Entre ellos el consejero mayor, Rafael Navas.

Sin invitación. El PP aseguró ayer que no ha recibido una invitación formal del PSOE para negociar el tema. Si la recibiera, agregó Sanz, tampoco sabría si irían. "Todavía no hemos visto este asunto", zanjó el número dos del PP-A. Los socialistas aseguran que el PP sí sabe que quieren resolver esta renovación, ya fuera de plazo, no más allá de diciembre.

De los 62 órganos en los que el Parlamento interviene para designar a sus miembros, la Cámara de Cuentas es el que arroja la foto menos paritaria. De sus siete consejeros, sólo una es mujer. Para corregir el desequilibrio, de los cuatro cargos que ahora toca renovar dos deben ser hombres y dos mujeres. El portavoz socialista, Manuel Gracia, aseguró que no debe existir ningún problema. Cada partido propondría un hombre y una mujer.

¿Quizás el problema es otro? A nadie se le escapa que el actual responsable del órgano, Rafael Navas, fue un nombre que puso sobre la mesa el PP en la etapa de la pinza y dentro de un acuerdo más amplio. Aunque con la ley en la mano, son los consejeros de la Cámara de Cuentas los que eligen después al consejero mayor, como en el resto de órganos de extracción parlamentaria, funciona entre los partidos el sistema de cuotas o reparto tácito de sillones. Si el PP quisiera renovar a Navas, el PSOE no va a dejar que, teniendo ellos mayoría absoluta (56 diputados), la responsabilidad del órgano recaiga en un nombre propuesto por los populares. Si sigue Navas -aún puede hacerlo un tercer mandato más aunque lleva 12 años-, los socialistas lo apoyarían.

El vicesecretario general del PSOE-A, Luis Pizarro, aseguró que todo esto ocurre "por la vuelta de [Javier] Arenas", que ahora tiene escaño autonómico. Tras su discurso está también el desacuerdo en la RTVA. Hoy el Parlamento votará la candidatura de Pablo Carrasco y el PP la rechazará. "Qué expliquen por qué", retó Pizarro, "querían el modelo de la pinza, un modelo de reparto de cargos que no íbamos a permitir", agregó. "Para que el PP votara el consejo de administración de la RTVA tuvimos que crearles una vicepresidencia y una secretaría. Para que votaran el Consejo Audiovisual tuvimos que crear también una vicepresidencia". Sólo así, dicen los socialistas, Arenas acepta acuerdos. Le piden una tregua. El PP dice que se lo está pensando.

  • 1