domingo, 16 diciembre 2018
15:06
, última actualización
Deportes

Estepa tiene las ideas muy claras

El administrador judicial, pendiente de seguir como consejero o dejarlo y delegar en Ollero, no piensa admitir a Manuel Castaño ni a PNB en el gobierno del club.

el 03 dic 2014 / 09:29 h.

Francisco Estepa por la izquierda, posa junto a varios miembros del consejo tras el nombramiento de Juan Carlos Ollero, el 25 de noviembre. / RBB Francisco Estepa por la izquierda, posa junto a varios miembros del consejo tras el nombramiento de Juan Carlos Ollero, el 25 de noviembre. / RBB El Betis celebra su junta general de accionistas el próximo martes y de esa asamblea volverá a surgir un nuevo consejo de administración. En realidad no habrá una transformación radical, ya que el presidente, faltaría más, seguirá siendo Juan Carlos Ollero y si hay alguna baja será la de Francisco Estepa, que en esta coyuntura prefiere recuperar el segundo plano y delegar en el exdirigente del Cajasol, una vez comprobadas sus aptitudes como gestor deportivo. La modificación, que la habrá, consistirá en la ampliación del órgano de gobierno verdiblanco, ahora compuesto por ocho miembros. La idea es que haya entre diez y once componentes, con lo que habrá entre tres y cuatro nuevos. Todo está bastante planificado por parte de Estepa, al fin y al cabo el único con poder accionarial para decidir qué hacer y qué no hacer. Y lo tiene muy claro. En el consejo de administración, que en teoría debería llegar ya hasta el final de la temporada, no entrará Manuel Castaño. Tampoco cualquier representante que proponga el abogado, a día de hoy uno de los máximos accionistas a título individual. Estepa no quiere saber nada de candidatos que están o pueden estar imputados o encausados, como es el caso del exconsejero, todavía pendiente del juicio por la calificación del concurso de acreedores. Se celebrará en marzo de 2015 y Castaño, si se confirma la calificación de culpable, puede ser condenado a una fuerte multa y a un periodo de inhabilitación para ocupar cualquier cargo en una sociedad mercantil, lo que por supuesto lo incapacitaría para ser directivo. Tampoco es intención de Estepa que la plataforma de sindicación Por Nuestro Betis (PNB), que aglutina otro importante paquete de acciones, acceda al consejo. La asociación forma parte de la acusación en el caso contra Lopera y el administrador judicial tampoco quiere a nadie implicado en esa causa. El día de su presentación, el presidente Ollero se mostró dispuesto a abrir todas las puertas con el fin de alcanzar el objetivo de la unidad. El dirigente no se refería a las puertas del consejo. Precisamente hoy miércoles celebra PNB su asamblea para preparar el 9-D. El consejero José Miguel López Catalán, que antes de llegar al Betis tenía 21 acciones sindicadas en PNB, expresó anteayer su confianza en que la junta sea “más constructiva que destructiva”, aunque seguramente se topará con la asociación, muy crítica con Lopera y desde que comenzó la intervención judicial. La junta permitirá resolver esas dudas sobre las personas que se incorporarán al gobierno verdiblanco. Existe el runrún de que una será mujer, con lo que quien sea se convertiría en la tercera directiva de la historia del club, tras Rosa Baleriola e Isabel Simó. También debe entrar un consejero de carácter deportivo, una plaza aún vacante desde el fallecimiento de Sebastián Alabanda. El actual consejo, por cierto, es el más representativo de la era judicial. No sólo por Estepa, administrador del 51,34% propiedad de Farusa, sino por López Catalán y el recién entrado Ángel Haro, que posee más de 1.000 títulos. Ollero, Montoro, Sanguino y Pagola también son accionistas.

  • 1