Cultura

"Esto ha sido un accidente y volveré a vestirme de torero"

Padilla sale del hospital Miguel Servet, a los doce días de su grave cogida.

el 19 oct 2011 / 15:39 h.

El torero Juan José Padilla, que sufrió una grave cogida en la cara el pasado 7 de octubre en la plaza de toros La Misericordia de  Zaragoza, ha asegurado, tras ser dado de alta, que "volveré a  vestirme de torero" porque es "mi vida, mi profesión", para asegurar que "no le tengo rencor" ni al toro, ni a su trabajo.

"Volveré a la cara del toro porque es mi felicidad y me lo ha dado  todo", ha dicho el matador en rueda de prensa en Zaragoza, donde ha  comentado que ahora se va a centrar "en recuperarme al cien por cien para la próxima temporada".

Así, ha descartado acudir a las corridas que tenía previstas en  noviembre en América y ha señalado que ahora debe trabajar "en seguir recuperando la visión del ojo". Al respecto, el jefe del Servicio de Oftalmología del Hospital Miguel Servet de Zaragoza, Luis Pablo, ha  comentado que en estos doce días la recuperación ha sido "espectacular". No obstante, ha reconocido que el pronóstico "no es bueno" porque  el nervio óptico está afectado, además de sufrir desprendimiento de  retina, pero "en medicina, nunca se sabe, y los milagros existen".

Por su parte, la jefe del Servicio de Maxilofacial del Hospital  Miguel Servet de Zaragoza, Esther Saura, ha manifestado que van a  hacer "hasta donde se pueda" para que Padilla se recupere, quien  ahora necesita "un poco de tiempo físico y mental" para recuperarse.  Al diestro le ha asegurado que "te vas a recuperar porque tienes  enorme fortaleza, muchas ganas y eso es muy importante" y el torero  ha afirmado que no le importará ver las imágenes de su cogida, que  todavía no ha visionado, para apuntar que afronta con "ilusión y  honradez" esta nueva etapa de su vida.

AGRADECIDO

El torero jerezano ha agradecido el "apoyo" y "cariño" recibidos,  en primer lugar, de su familia, que "está acostumbrada" porque ya ha  sufrido "muchos percances y cornadas" y siempre está a su lado en los  momentos "difíciles y duros".

En este caso, y ante la gravedad de la cogida, ya que el pitón  entró por la mandíbula y salió por el ojo, "no me he derrumbado y he  tenido fuerza porque la familia ha estado apoyando". Además, ha  contado que ni su mujer ni sus padres le pusieron ningún pero cuando  les comentó, tras la cornada , su intención de mantener las corridas  previstas en América en noviembre, cuando él todavía no conocía la  gravedad de su lesión.

También ha recalcado el apoyo recibido de su "familia del  hospital". El matador de toros ha agradecido la "entereza" del equipo  del cirujano jefe de la plaza de toros de 'La Misericordia' Carlos  Val-Carreres y la "magnífica atención" de la Unidad de Cuidados  Intensivos (UCI) y de la planta del Hospital Miguel Servet.

"Entré en una situación delicada y a Dios gracias y por el equipo  del hospital he salido adelante", y también por el "cariño" de todos  ellos y de "Zaragoza, España y el mundo entero" porque "ha habido  muchas muestras de cariño y apoyo, también para mi familia".  

El matador ha tenido palabras especiales para todos los toreros  que estos días han pasado a verle por el hospital "para desearme  suerte", algo que "dice mucho de todos mis compañeros y me da mucha  fuerza", ha relatado, para explicar que le han regalado sus cadenas y  otros recuerdos.

"Gracias a Dios y a la Virgen del Pilar por echarme un capote en  este momento tan preciso"
, ha subrayado el matador, para volver a  agradecer a todos "el apoyo moral en los momentos bajos" y señalar  que "espero veros la próxima vez con un vestido de luces en la  plaza".

  • 1