jueves, 21 marzo 2019
15:06
, última actualización
Local

«Esto no es Casas Viejas»

Los okupas de La Trinidad dicen que no opondrán resistencia al desalojo.

el 19 feb 2010 / 21:06 h.

TAGS:

Interior de La Trinidad, en la que está prevista la construcción de 200 pisos.

Los miembros del colectivo okupa asentado en la antigua fábrica de vidrio La Trinidad, propiedad de la compañía Edificarte Promoción Inmobiliaria S.A, han recibido la notificación de la denuncia interpuesta ante los Juzgados de Sevilla por la empresa por la ocupación ilegal del recinto. Pero eso sí, anuncian que no plantearán batalla.

Los ocupantes del complejo fabril de la avenida de Miraflores, ocho jóvenes varones de nacionalidad española, italiana y francesa, tomaron el edificio hace unos tres meses, durante los cuales se han dedicado "sobre todo a limpiar": "Cuando llegamos toda la fábrica apestaba debido a los cadáveres de gatos y perros. El primer paso fue sanearla", asegura Bruno, uno de los jóvenes.

Otro de los ocupantes, identificado como Marco, ha aclarado que su único propósito es residir en este lugar "para darle vida": "Nuestra intención es proyectar, con apoyo de los vecinos, un centro cívico en el que se organicen talleres musicales, teatros, un comedor social y otras actividades similares", explica.

Para conseguir este propósito, Marco ha señalado que ya se han puesto en contacto con un abogado que defenderá la causa. Además, los jóvenes han creado una plataforma en Facebook para recoger firmas de apoyo.

No obstante, el colectivo asegura que no tiene ningún vínculo con los grupos que han promovido centros sociales ocupados en la antigua Fábrica de Sombreros, ubicada en la calle Heliotropo, y en la calle San Bernardo. En este sentido, los jóvenes destacan que no opondrán ningún tipo de resistencia al desalojo: "Esto no es Casa Viejas", afirma Marco, en referencia a la resistencia al desalojo que los ocupas del centro social ubicado en el Pumarejo llevaron a cabo en diciembre de 2007.

En aquella ocasión, 16 jóvenes se encerraron en el centro cívico Las Sirenas mientras otros tres se resistieron, durante 72 horas, al desalojo en una galería subterránea que construyeron por ellos en el interior del inmueble, introduciendo incluso sus manos en cemento para que no pudieran desalojarlos fácilmente.

Sin embargo, los okupas de la Trinidad aseguran que sólo están dispuestos a convocar una marcha pacífica por las calles del barrio si cuentan con el apoyo de una amplia mayoría de vecinos.

En este sentido, el presidente de la Asociación Histórica Retiro Obrero y portavoz de la plataforma ciudadana Salvemos la Fábrica de Vidrios La Trinidad, Basilio Moreno, reconoce que mantienen relación con los ocupantes del recinto porque "parecen compartir nuestras mismas intenciones, que no son otras que adecentar estas instalaciones en favor de los propios vecinos". Por ello, señala que admira "el duro trabajo realizado por estos chicos" y lamenta "que tengan los días contados por su ilegalidad": "Los apoyaremos siempre y cuando sus intenciones reales sean las de crear un centro social", admite.

Basilio Moreno culpa a las administraciones de las diversas ocupaciones que en menos de un año se han sucedido en la fábrica: "Son fruto de la dejadez del Ayuntamiento", explica. De hecho, los ocupantes actuales han reconocido que conviven con "un grupo de rumanos que está instalado en las traseras del edificio".

Además de la creación de un centro cívico, la plataforma Salvemos la Fábrica de Vidrio persigue la ampliación de protección del recinto como Bien de Interés Cultural (BIC) en su integridad, ya que sólo gozan de esta garantía la nave principal, la chimenea y los hornos. Por su parte, la empresa propietaria pretende construir 200 viviendas en la zona, por lo que la Gerencia de Urbanismo espera su reparcelación para ceder los espacios protegidos al patrimonio municipal.

  • 1