Local

«Estoy a gusto dentro de la Tierra»

Este sevillano cuenta con el récord del mundo al haber bajado más de 2.000 metros de profunidad en el interior de la Tierra. Su gesta ocupó páginas del National Geographic.

el 14 sep 2009 / 20:42 h.

TAGS:

-¿Qué le atrae de la arqueología y qué de la espeleología?

-En realidad me atrae lo mismo: conocer cosas nuevas. La diferencia es que en arqueología descubre lo hecho por el hombre y se puede reconstruir la historia y con la espeleología hallas precisamente donde nunca ha estado el hombre.

-¿Pero qué le gusta más?

-Eso es como preguntar "¿a quién quieres más, a tu padre o a tu madre?". Me gustan los dos, lo que ocurre es que soy espeleólogo porque mi padre también lo es, y desde los siete años me he dedicado en cuerpo y alma a las cuevas. La arqueología es mi profesión y me encanta.

-Entonces el amor a las profundidades le viene de familia?

-Claro. No me acuerdo de ningún momento de mi vida en el que no haya estado debajo de tierra. Pero luego salgo, eh.

-¿Qué prefiere, cielo abierto o las entrañas de la tierra?

-Prefiero el cielo abierto, cuando salgo del interior de la Tierra. La verdad es que dentro se está muy a gusto pero es un medio bastante hostil.

-Usted sale hasta el National Geographic por un récord, ¿es su expedición más importante?

-No, he realizado más. Lo de esa revista se refiere a cuando batimos el récord del mundo porque bajamos hasta dos mil metros de profundidad (2.170 metros). En Polonia nos dieron la portada, en España no, pero claro nadie es profeta en su tierra. Pero esto ha tenido una trascendencia brutal.

-¿Alguna vez ha vivido un momento peligroso?

- Después de 30 años bajo tierra, claro.

-¿Y al límite?

-Sí en el caso del récord de profundidad se está bastante al límite porque es una sima y hasta 1.400 metros vas bajando con mucha agua y frío y a partir de ahí hay que usar equipos de buceo para pasar galerías inundadas y ya a partir de los 1.600 hay un tubo de 300 metros de longitud. Ahí, cualquier rescate es imposible.

-¿Se siente pánico?

- Sí, y es más por la presión psicológica que la física, porque se sabe que cualquier tontería es ya un rescate imposible.

- Hablemos de arqueología. ¿Explota bien Andalucía y Sevilla su patrimonio?

-Estamos viviendo una verdadera revolución porque ahora ya hay cautelas arqueológicas para todo, y sabemos más de nuestro pasado que nunca. Pero no se le saca todo el partido.

-¿Cuál sería el Atapuerca andaluz?

-Uff, es difícil decirlo, porque para distintas épocas tenemos yacimientos realmente espectaculares en toda Andalucía.

-¿Qué le gustaría descubrir como arqueólogo?

- Lo que más lo encontré en octubre de 2006 porque hacía cuatro años tenía la teoría de que en la Plaza de España de Écija había un templo romano fundado por el Emperador Augusto, pero era una teoría que como todas, necesita verificación. Y lo hemos logrado tras años de excavaciones. Pues con eso ya? más no se puede pedir.

-¿Queda aún tesoros por descubrir?

- Claro, cuando más encuentras, más incógnitas despiertas.

-¿Irá a ver la cuarta entrega del mítico Indiana Jones?

- (Risas) Por supuesto, eso por supuesto.

-¿Entonces le gusta?

- ¿No me va a gustar, si soy arqueólogo?

-Pero nunca le habrá perseguido una bola gigante por un túnel?

- No, ni me han seguido los nazis... Fuera bromas, creo que son películas simpáticas. La arqueología no es eso pero en los años 20 y 30, andaba por ahí.

  • 1