Cultura

«Estoy en el rejoneo para luchar por ser el mejor»

Sólo una inoportuna lesión ha parado la imparable racha triunfal del joven rejoneador de la Puebla del Río. Máximo triunfador en Sevilla y Madrid, volverá a la contienda el próximo día de Santiago en la plaza de Valencia. Convaleciente de una fractura de tibia, hace balance de una temporada trascendental. Foto: EFE.

el 15 sep 2009 / 07:52 h.

Sólo una inoportuna lesión ha parado la imparable racha triunfal del joven rejoneador de la Puebla del Río. Máximo triunfador en Sevilla y Madrid, volverá a la contienda el próximo día de Santiago en la plaza de Valencia. Convaleciente de una fractura de tibia, hace balance de una temporada trascendental.

-P: Sólo el percance de Torrejón de Ardoz ha frenado la racha.

-R: Todo ha ido muy bien, se trata de una temporada muy difícil de igualar no sólo a caballo, también entre los toreros de a pie. Es muy difícil empezar triunfando en Arles, seguir haciéndolo en Zaragoza y Barcelona y después llegar a Sevilla para cortar siete orejas y otras siete en Madrid.

-P: En Madrid acabó con el cuadro. ¿Volverá este año?

-R: Lo de Madrid ha sido único, aunque el año pasado ya salí dos veces por la puerta grande. En cualquier caso, llegar a las Ventas para cortar cuatro orejas la primera tarde y otras tres en la segunda ha sido muy importante. No hay que por que descartar un nuevo compromiso en Madrid siempre y cuando sea con una corrida, un cartel y unas condiciones aceptables.

-P: ¿Pablo Hermoso de Mendoza es su meta a batir?

-R: Yo tengo rivalidad con todo el mundo, pero es indiscutible que Pablo ha estado muchos años como número uno y hasta hace algún tiempo era impensable que saliera un chaval que pudiera batirle. Cuando se torea con él es cuando hay que demostrar la valía de cada uno.

-P: Él ha dicho que torear con rejoneadores como usted es un acicate.

-R: Es normal que le estimule mucho, aquí estamos para luchar por ser los mejores. Mi meta es ser el número 1 del rejoneo y el mejor en la plaza.

-P: Sus formas se han pulido. Se le ve con otra dimensión.

-R: Creo que ahora mismo me encuentro más maduro y sereno. Hago las cosas más despacio y busco una mayor pureza, pero sigo transmitiendo al público y ésa es una clave muy importante.

-P: Hay que hablar de Sevilla.

-R: Hacía mucho tiempo que no se cortaban siete orejas en Sevilla en corridas a pie o a caballo y eso es muy difícil. Hay que llegar muy mentalizado, muy bien preparado y salir a por todas. Aún me queda una fecha en la Maestranza, el 12 de octubre con Cartagena y Leonardo Hernández.

-P: Son gente que está arreando. Toreando con ellos hay que pisar el acelerador.

-R: Ahora mismo los que más me motivan, aparte de Pablo, son Joao Moura, Cartagena y Leonardo Hernández. Son los que peor me lo hacen pasar en la plaza.

-P: ¿Cuando vuelve al ruedo?

-R: Mi idea es salir el día 25 de julio en Valencia aunque los médicos me dicen que estoy loco. Al día siguiente al Puerto y de ahí a Santander. En agosto y septiembre toreo casi todos los días.

-P: ¿Cómo sucedió el percance?

-R: Fue durante el tercio de banderillas. El toro era reservón y pegaba arreones al sentir el caballo cerca. En la cuarta banderilla se me arrancó, el caballo resbaló y me chocó de lleno de lleno en la pierna produciéndome las cornadas y, lo que es peor, la fractura de tibia que me tiene en el dique seco.

-P: ¿Le ha afectado moralmente?

-R: Además del dolor, te vienes un abajo anímicamente: te quedas frenado en seco aunque, afortunadamente, en julio no se torea tanto. Ahora lo que más me preocupa es estar bien y sentirme fuerte. Inevitablemente, el tiempo que llevan parados los caballos se notará un poco.

-P: Su caballo Morante, el de los bocados, está causando furor.

-R: Pero no sólo Morante, Manzanares, Distinto o Guaraná también son caballos estrella. A mucha gente le encanta Morante y lo pide y a otros no les gusta. Pero en realidad los rejoneadores buscamos ese caballo que va de frente, que da la cara. Eso es lo más puro que se puede hacer en el rejoneo, pero hay quien no lo quiere entender. Si la gente está loca con el caballo por algo será.

-P: ¿El rejoneo es el gran desconocido de la prensa taurina?

-R: Pero no hay más pureza que ésa. Te quedas alucinado con lo que escriben algunos periodistas. No se dan cuenta de lo que es hacer un quiebro a tres metros, no valoran la importancia, los años de sacrificio que supone llegar a eso.

-P: Hay que hablar de su cuadra.

-R: El nivel de mi cuadra no es sólo el mejor que yo haya tenido, es el mejor que hay en el rejoneo. Tengo varios caballos estrella toreando y la gente ya los espera y los conoce. Cuando las cosas salen bien es cuando todo el sacrificio que has tenido que hacer para llegar a ese nivel tiene su recompensa. Llevo 10 años toreando y se lo que es pasar malos momentos, llevarte desde la mañana a la noche montando. Es ahora, cuando se han recogido los frutos, cuando trabajas con ilusión, sacando caballos, ganando tu dinero y sabiendo que las cosas salen.

Perfil . Nombre: Diego Ventura; Nació: en Lisboa (Portugal) el 4 de noviembre de 1982; Alternativa: Utiel, 13 de septiembre de 1998; Otros datos: Su padre es el rejoneador luso Joao Ventura.

Al asalto del número 1 . Números cantan. Diego Ventura es uno de los más destacados pretendientes a ese trono del rejoneo que, durante una década, lleva detentando el navarro Pablo Hermoso de Mendoza. Pulidas sus formas heterodoxas, maduro en el fondo, e intacto en esa conexión inmediata que lo hace llegar inmediatamente a los tendidos, el joven rejoneador hispanoluso se ha lanzado a la conquista de la cima de un arte que se encuentra en su edad de oro y que ha dejado atrás algunas taras como los festejos por colleras o la escasa regulación profesional.

Los resonantes triunfos de Sevilla y Madrid, cortando siete orejas en cada una de las plazas, han sido las cimas de una temporada de enorme competencia profesional protagonizada en gran parte por un plantel de jovencísimos rejoneadores que garantizan el futuro. La fractura de tibia sufrida a finales de junio ha frenado momentáneamente al joven jinete, que estará listo para volver el día de Santiago.

  • 1