Local

Estrategia contra la agresividad de una familia en San Jerónimo

Una comisión liderada por la Unión Romaní y completada por el Ayuntamiento y vecinos de San Jerónimo se pondrá manos a la obra para intentar atajar la crisis que una familia ha provocado en el barrio.

el 14 sep 2009 / 22:47 h.

TAGS:

Una comisión liderada por la Unión Romaní y completada por el Ayuntamiento y vecinos de San Jerónimo se pondrá manos a la obra de inmediato para intentar atajar la crisis que una familia ha provocado en el barrio, del que una joven de 31 años ha tenido que marcharse harta de agresiones. Otros residentes también llevan años quejándose.

El principal objetivo es que Raquel V.S., una joven de 31 años que sufrió amenazas, coacciones y al final una paliza por parte las mujeres de esta familia, pueda regresar al piso de la calle Boquerón que abandonó por miedo sólo ocho meses después de comprarlo. La chica se marchó a casa de sus padres en noviembre, a pesar de que tiene que seguir pagando una hipoteca de 600 euros, y hasta hoy no ha podido regresar a pesar de que buscó ayuda en el Ayuntamiento, la Policía y los juzgados.

Vista la conflictividad de esta familia, que desde su llegada al barrio se ha enfrentado a prácticamente todos los vecinos, el Consistorio decidió acudir en diciembre a la Unión Romaní. Los agresores son una familia gitana y esta entidad, que ha mediado en conflictos anteriores, consideró que podría acudir a patriarcas gitanos que tengan influencia en ella para que frenen sus agresiones. La plataforma se constituyó ayer y desde la semana que viene los miembros del grupo de trabajo comenzará las gestiones, "cada uno por su cuenta", para que la joven pueda volver a su casa, según informó el presidente de la asociación de vecinos El Empalme de San Jerónimo, Ángel Vallano.

"Las soluciones se irán viendo conforme se vaya avanzando en el tema, pero la intención es trabajar y no parar hasta conseguir el arreglo de la situación", explicó Vallano, que explicó que mientras la Unión Romaní ejerzá la mediación, el área municipal de Bienestar Social trabajará a nivel de asesoramiento e infraestructuras.

Los Bermejales. Un conflicto similar viven en Los Bermejales, donde los residentes denuncian desde hace ocho años el acoso de otra vecina, contra la que ya han acumulado 600 denuncias. Hoy se reunirán con el Defensor del Pueblo Andaluz, José Chamizo, para pedir su ayuda ante un problema que ya ha provocado que dos familias abandonen sus casas por temor a las continuas amenazas de la mujer.

  • 1