Deportes

Estreno victorioso de Webber; Alonso, séptimo

El australiano Mark Webber (Red Bull-Renault) logró ayer su primera victoria en el Mundial de Fórmula 1 al imponerse con autoridad, y pese a cumplir una sanción, en el Gran Premio de Alemania, novena cita del campeonato, en la que el español Fernando Alonso (Renault) acabó séptimo.

el 16 sep 2009 / 05:38 h.

El australiano Mark Webber (Red Bull-Renault) logró ayer su primera victoria en el Mundial de Fórmula 1 al imponerse con autoridad, y pese a cumplir una sanción, en el Gran Premio de Alemania, novena cita del campeonato, en la que el español Fernando Alonso (Renault) acabó séptimo.

Al día siguiente de firmar su primera pole position, Webber logró una espectacular primera victoria en una carrera en la que incluso tuvo que cumplir una sanción (paso por la calle de garajes) por golpear lateralmente el coche del brasileño Rubens Barrichello (Brawn GP) cuando éste intentaba adelantarle antes de llegar a la primera curva.

Pese a ese contratiempo, que a un piloto con cualquier otro coche le habría costado la carrera, el australiano acabó primero en el Nürburgring por delante de su compañero de equipo, el alemán Sebastian Vettel, para sellar el segundo doblete del equipo austriaco, esta vez con los puestos intercambiados. Como ya sucedió en Gran Bretaña hace tres semanas, Webber y Vettel han dejado claro que disponen, de largo, del mejor coche de la parrilla y que son una seria amenaza para el liderato del británico Jenson Button (Brawn GP-Mercedes), ayer quinto.

Tercero fue el brasileño Felipe Massa (Ferrari), que remontó desde el octavo puesto de la formación de salida, mientras que su compañero y campeón hace dos años, el finlandés Kimi Raikkonen, tuvo que abandonar por una avería a 25 vueltas del final. Su abandono y el del francés Sébastien Bourdais (Toro Rosso-Ferrari), en la que puede ser su última carrera, fueron los dos únicos de la prueba.

El líder del Mundial, Jenson Button, acabó quinto, y su compañero de equipo, Rubens Barrichello, sexto, condenados a esas plazas por problemas con los neumáticos y por un fallo de su equipo en el segundo repostaje de ambos, que les obligó a hacer una tercera parada.

Tanto Button como Barrichello sufrieron lo indecible por culpa de los neumáticos. Primero, porque no conseguían que alcanzaran la temperatura adecuada, y al final de la carrera por una alarmante degradación de los neumáticos traseros que apunto estuvo de aprovechar Fernando Alonso.

El asturiano tuvo, incluso desde la vuelta de formación, en la que hizo un trompo el que se le rompió el embrague, un comienzo de carrera muy complicado, ya que la primera parte la hizo con los neumáticos más blandos, que se degradaban en exceso. Alonso se decantó por esta estrategia para quitarse de encima cuanto antes unos compuestos que sabía le iban a dar muchos problemas. Además salió a la pista todo lo ligero de combustible que pudo para evitar que las dificultades fueran mayores.

Pero después, cuando calzó a su coche con los neumáticos más duros, encontró el ritmo que buscaba. Su coche comenzó a comportarse como deseaba y consiguió entrar en los puntos (séptimo), algo que no pudo hacer en las dos anteriores carreras, aunque incluso pudo aspirar a algo más de no haber sido por su duodécimo puesto en la parrilla.

El bicampeón mundial, autor de la vuelta rápida (la duodécima de su carrera en Fórmula 1), llegó a las últimas vueltas incluso acosando a los dos Brawn GP. Alonso no marcaba la vuelta rápida desde el Gran Premio de Italia del año 2007.

El actual campeón del mundo, el británico Lewis Hamilton (McLaren-Mercedes), acabó en el decimoctavo y último puesto, con una vuelta perdida. El inglés hizo una buena salida y estuvo a punto de colocarse primero al legar a la primera curva, pero se salió de la pista. Un posterior pinchazo le condenó definitivamente a la última posición.

  • 1