martes, 26 marzo 2019
08:43
, última actualización
Local

ETA coloca dos bombas trampa en Hernani contra la 'Ertzaintza'

ETA colocó el viernes dos bombas trampa junto a un repetidor de televisión de Hernani para atentar contra la Ertzaintza, previamente estalló un artefacto, que sólo causó daños materiales, y que fue el cebo en el que no cayó la Policía vasca. Foto: EFE.

el 15 sep 2009 / 21:17 h.

TAGS:

ETA colocó el viernes dos bombas trampa junto a un repetidor de televisión de Hernani para atentar contra la Ertzaintza, previamente estalló un artefacto, que sólo causó daños materiales, y que fue el cebo en el que no cayó la Policía vasca.

Los vecinos de Hernani se despertaron en la madrugada de ayer por la explosión de una bomba en un repetidor de televisión en el barrio de Santa Bárbara. Dado que era de noche los agentes de la Ertzaintza decidieron retrasar hasta primera hora de la mañana de ayer la inspección de la zona ante la sospecha de que era una trampa, algo que se confirmó más tarde con la localización de dos mochilas bomba. Además, los agentes cuando acudieron a la zona localizaron varios carteles en los que podía leerse Kontuz, bonba ETA (Cuidado, bomba ETA), según confirmaron fuentes del Departamento vasco de Interior.

Posteriormente, efectivos de la Ertzaintza encontraron una primera mochila con explosivos que fue desactivada. El departamento vasco de Interior indicó que a unos 10 metros del camino que da acceso al repetidor de televisión los terroristas colocaron una bomba dentro de un recipiente metálico que estaba oculto en una mochila.

La bomba, compuesta por 10 kilos de explosivo, posiblemente amonitol, y otros dos kilos de metralla, estaba conectada a un cable apenas visible, que cruzaba dicho camino, a unos 70 metros del repetidor. El objetivo de los etarras era que el sistema de activación del artefacto hiciera explotar la bomba y provocar una masacre entre los ertzainas que acudiesen a inspeccionar la zona, tras el atentado contra el repetidor, se tropezase con el cable.

Además, en las proximidades, hallaron otra mochila, que también lograran desactivar los artificieros de la Ertzaintza. Ésta contenía cuatro kilos de explosivo, supuestamente amonitol. Este artefacto, que también se encontraba oculto en el interior de una mochila, fue localizado en las inmediaciones del primero y "contaba con un dispositivo de activación similar, basado en un cable oculto entre la hierba que debía provocar la explosión cuando algún agente tropezara con él", explicó Interior.

Reacciones en cadena. Las declaraciones por el atentado no se hicieron esperar, así el ministro de Justicia, Mariano Fernández Bermejo, afirmó desde Praga que sus autores acabarán en la cárcel, y se congratuló porque no hubo víctimas.

El resto de partidos democráticos condenaron el suceso, mientras que la alcaldesa de Hernani, Marian Beitialarrangoitia, de ANV, se limitó a decir que la izquierda abertzale quiere "un futuro en el que todas las expresiones de violencia se superen y no ocurran hechos como los de esta noche", pero no denunció la acción terrorista.

  • 1