Local

'ETA no pidió el acercamiento de sus presos'

"Jamás se preocupó por ellos". Así explica el ministro de Interior la actitud de ETA respecto a sus presos durante la tregua de la banda terrorista. Mientras tanto, Ibarretxe pide coherencia al Ejecutivo.

el 14 sep 2009 / 20:24 h.

TAGS:

"Jamás se preocupó por ellos". Así explica el ministro de Interior la actitud de ETA respecto a sus presos durante la tregua de la banda terrorista. Mientras tanto, Ibarretxe pide coherencia al Ejecutivo y advierte de que no aceptará un no por respuesta de Zapatero para negociar con él, al igual que hizo con la banda terrorista.

El ministro de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, reveló que ETA no pidió el acercamiento de presos durante la tregua, ya que "jamás se preocupó" por ellos, y afirmó que si el PP hubiera apoyado al Gobierno durante el proceso de paz, su resultado habría sido distinto. Rubalcaba dejó claro que el Gobierno no acercó presos de ETA durante la tregua, porque los terroristas "no lo pidieron".

"ETA jamás se preocupó por sus presos durante todo el proceso de diálogo. Casi diría que se preocupó por todo menos por sus presos y, en estas condiciones, si no se le pedía el acercamiento de presos al Gobierno, parecía que no era un problema acuciante y por tanto sería que querían empezar el diálogo por otro lado, y nosotros lo respetamos", explicó. Tras la ruptura de la tregua, Rubalcaba admitió que no deja de darle vueltas a una "pregunta sin respuesta", y es qué habría ocurrido si el PP hubiera apoyado al Gobierno.

Negociaciones. Mientras tanto, Juan José Ibarretxe fue claro al anunciar que no dejará cuartelillo al Gobierno de Zapatero y que, como lehendakari, no aceptará "de ninguna manera" que el presidente español se niegue a negociar con él "las mismas materias que ha estado negociando hace cuatro meses con ETA", pese a que le parece "bien" que lo hiciera. Apoyándose en las máximas del diálogo y la participación, Ibarretxe puso sobre la mesa estas consideraciones durante un acto celebrado en la Presidencia vasca, en el que se evaluó la iniciativa Konpondu, dirigida a promover la participación ciudadana en la construcción de la paz. El lehendakari aseguró que es tiempo de poner en marcha "iniciativas para resolver las cosas", sean éstas "las que sean", pero siempre basadas en la "no violencia".

Ibarretxe subrayó además que ETA no tiene ya "el interruptor" para decidir cuándo acaba la esperanza y las negociaciones sobre el futuro de la sociedad vasca, pues a partir de ahora será la ciudadanía "la que abra y cierre" el proceso. El presidente del Gobierno vasco recordó asimismo el último intento de atentado de la banda armada en Getxo (Vizcaya) y afirmó que la sociedad vasca "no acepta esta vuelta atrás que nos propone ETA", aunque "mucho menos" puede aceptar "que en este pueblo hablar esté considerado delito", en referencia al proceso judicial que pesa sobre él por hablar con representantes de la izquierda abertzale. "Sin diálogo no hay esperanza y será imposible conseguir ni la paz ni acuerdos", subrayó.

  • 1