Local

ETA revienta la campaña y asesina a un ex concejal del PSE en Guipúzcoa

ETA reventó ayer la campaña electoral y acabó con la vida del ex concejal del PSE del municipio guipuzcoano de Arrasate-Mondragón Isaías Carrasco Miguel. Un terrorista le disparó cinco tiros cuando acababa de entrar en el coche para acudir a su trabajo, mientras otro le esperaba para facilitarle la huida.

el 15 sep 2009 / 01:20 h.

TAGS:

ETA reventó ayer la campaña electoral y acabó con la vida del ex concejal del PSE del municipio guipuzcoano de Arrasate-Mondragón Isaías Carrasco Miguel. Un terrorista le disparó cinco tiros cuando acababa de entrar en el coche para acudir a su trabajo, mientras otro le esperaba para facilitarle la huida.

El concejal fue asesinado cerca de su casa, situada en la calle Navas de Tolosa, en torno a la una y media de la tarde. Le dispararon cinco tiros. Dos balas impactaron en el hemitórax, dos en el abdomen, una en el cuello, otra en la cabeza y otra en los brazos. Sufrió dos paradas cardiorrespiratorias antes de fallecer en Urgencias. Tras el atentado, acudieron en su axilio su mujer, María Ángeles, y con su hija Sandra, la mayor de tres con 20 años.

Isaías Carrasco acababa de subirse al coche para ir a trabajar a su puesto como cobrador del peaje en la autovía A-8 cuando se acercó a él un individuo. A aproximadamente un metro y medio de distancia del vehículo, disparó cinco tiros con una pistola automática del calibre 9 milímetros Parabellum. El ex concejal logró salir del automóvil, que quedó aparcado con los impactos de bala en el parabrisas. Cayó en el suelo, donde fue abrazado por su mujer y su hija.

El ex concejal quedó tendido boca arriba "ensangrentado". Según el relato de una de las testigos, una amiga de la hija, sus familiares trataron de animarle: "Vas a salir de ésta", le decían, mientras que él respondía moviendo la cabeza y diciendo que "no". Una escena similar describió una de las vecinas, en declaraciones a CNN+. Tras oír los disparos se asomó y escuchó como los familiares gritaban "asesinos" y trataban de reanimar a Isaías Carrasco, que yacía en el suelo. La ambulancia tardó alrededor de 20 minutos, según los testigos.

En ese tiempo llegaron los agentes de la Ertzainza, avisado por una vecina, que acordonaron la zona. Según fuentes policiales, el individuo escapó en un Seat de colo gris, probablemente un modelo Córdoba, con la matrícula BI-7185-CN, conducido por un segundo terrorista. Podría haber un tercero implicado en los hechos Según el relato policial, el autor de los disparos es de complexión fuerte y alto. Llevaba una barba, probablemente postiza, y un pantalón vaquero negro. El juez de la Audiencia Nacional, Fernando Grande-Marlaska, que se encuentra de guardia esta semana, ha sido el encargado de abrir diligencias para investigar el asesinato.

Un 'blanco fácil'.

Isaías Carrasco no llevaba escolta. Había renunciado a ella voluntariamente. Seguía siendo militante del PSOE y de UGT, pero no desempeñaba cargo alguno institucional en el Ayuntamiento de Mondragón ni orgánico en el partido. Los terroristas le aguardaron a la salida de su vivienda en el municipio de Mondragón.

ETA había amagado en dos ocasiones con irrumpir en la campaña electoral. Lo hizo el 29 de febrero, cuando estalló un artefacto en la sede del PSOE de Derio, en Vizcaya. Una semana antes, otro explosivo explotó en las proximidades de un repetidor de televisión en Arnotegi, cerca de Bilbao. La proximidad de las elecciones generales, la situación de la banda terrorista -de "extrema debilidad", según el Gobierno, y el precedente de 2004 habían provocado que las fuerzas y Cuerpos de Seguridad se encontrasen en alerta ante el posible intento por parte de ETA de saltar a la escena pública antes de los comicios del próximo domingo e incluso llegar a condicionar el voto.

Éste es el tercer atentado que se produce desde la declaración de la tregua en 2005. Primero, en diciembre de 2006 ETA destruyó la terminal T-4 del aeropuerto de Barajas con un potente explosivo, causando la muerte de dos ecuatorianos. Un año después, en el municipio francés de Capbretón, los terroristas mataron a dos guardias civiles. Ahora, han vuelto a asesinar a sólo dos días de la celebración de las elecciones.

De nuevo, como hace cuatro años un atentado ha reventado la campaña electoral y ha situado al terrorismo por delante de cualquier debate político. Todos los actos electorales se han suspendido, y los partidos han centrado sus esfuerzos en transmitir mensajes de apoyo a la familia y de condena al terorrismo.

Divisiones.

Pero la unidad no se ha producido en todos los escenarios. En Mondragón, un bastión de ANV, este partido ha rechazado una moción de condena al atentado. La alcaldesa, Ino Galparsoro, fue expulsada del hospital donde se encontraban los familiares por un grupo de militantes socialistas, que criticaron la falta de una respuesta contundente por parte de la formación avalada por Batasuna.

ANV, que forma gobierno junto a la federación vasca de IU, también rechazó la instalación de la capilla ardiente en el Ayuntamiento. Pese a esto, el resto de grupos logró aprobar esta opción. El funeral se celebrará hoy a partir de las cinco de la tarde en la iglesia de San Juan Bautista de Mondragón.

  • 1