Local

Europa camina a la deriva

La Unión Europea seguía, un día después de hacerse público el rechazo de los irlandeses al Tratado de Lisboa, noqueada. Los principales líderes europeos, con el francés Nicolas Sarkozy a la cabeza, instaban a continuar con el proceso de ratificación pese a que el texto debe ser aprobado por unanimidad.

el 15 sep 2009 / 06:23 h.

TAGS:

La Unión Europea seguía, un día después de hacerse público el rechazo de los irlandeses al Tratado de Lisboa, noqueada. Los principales líderes europeos, con el francés Nicolas Sarkozy a la cabeza, instaban a continuar con el proceso de ratificación pese a que el texto debe ser aprobado por unanimidad.

Los jefes de Estado de los 27 y el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, se niegan a dar por muerto otro proyecto europeo, en este caso el Tratado de Lisboa, que sustituía a la malograda Constitución Europea, rechazada en referéndum por franceses y holandeses. Pero tampoco tienen un plan B.

La próxima semana los jefes de Estado de los países miembros se reunirán en Bruselas y entonces tendrán que decidir qué camino seguir. Sobre la mesa hay a priori dos opciones: repetir la consulta en Irlanda o seguir adelante sin Dublín. Sobre la primera, el ministro irlandés de Integración, Conor Lenihan, no descartó ayer que se celebrase un nuevo referéndum aunque reconoció que ello requeriría un "enorme esfuerzo" tanto para el Ejecutivo irlandés como para la Unión Europea. "Creo que el resultado está perjudicando seriamente nuestra postura en Europa y de hecho volver a someterlo (a referéndum) supone generar un doble riesgo", consideró.

Europa también corre riesgos, puede ver debilitada (aún más) su papel en política exterior y cómo aumentan los euroescépticos. En España, por ejemplo, el diputado de IU, Gaspar Llamazares, solicitó ayer al Gobierno que si es "verdaderamente europeísta" paralice el proceso de ratificación del día 26 de junio.

Por su parte, el presidente francés, Nicolas Sarkozy, que tendrá que hacer frente a la crisis abierta durante su presidencia europea, llamó a continuar el proceso de ratificación para que el "incidente" del rechazo irlandés a ese texto no se convierta en una "crisis". También es preciso "cambiar nuestra forma de hacer Europa" con el fin de responder a las inquietudes de los ciudadanos, dijo Sarkozy, resuelto a impulsar ya iniciativas para "ser más eficaces".

  • 1