Economía

Europa da a Grecia un ultimátum: o cumple su ajuste o no hay dinero

El Eurogrupo le da de margen hasta final de mes o no inyectará los 12.000 millones que el país necesita para eludir la quiebra.

el 20 jun 2011 / 19:57 h.

La Bolsa de Madrid sufrió ayer otra jornada de caídas por la falta de acuerdo sobre Grecia, y llegó a perder la cota de los 10.000 puntos.

Fueron siete horas infructuosas que han vuelto a poner de los nervios a los mercados. La reunión que mantuvo el Eurogrupo hasta bien entrada la madrugada de ayer no sirvió para desbloquear los 12.000 millones que Grecia necesita de manera urgente para evitar la quiebra. Los ministros de Economía de la Eurozona quedan emplazados, pues, para consensuar posturas el próximo 3 de julio, indicó ayer el presidente del Eurogrupo, Jean Claude Juncker.

Pero para llegar a ese día sin sobresaltos hay una condición imprescindible, que no es otra que el Parlamento griego apruebe, antes de que concluya este mes, el último plan de ajuste y de privatizaciones pactado por el Gobierno de Atenas con la Comisión Europea , el Banco Central Europeo (BCE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI). Si no, no habrá más dinero.

"Las autoridades griegas, el Parlamento griego, deben saber que esto debe hacerse. En caso contrario...", afirmó Juncker, sin concluir su reflexión. El primer ministro griego, Yorgos Papandreu, confió en que se dé luz verde a esas medidas. "Quiero decir que estamos decididos como país, como Gobierno, a continuar con el programa (de ajustes), a avanzar".

Ese encuentro será además fundamental para que los países europeos profundicen en los detalles del segundo plan de rescate griego, que rondará los 80.000 millones de nuevos préstamos de la UE y el FMI, según el ministro belga de Finanzas, Didier Reynders. A día de hoy se ha dado un gran paso, pues los países de la Eurozona han superado el escollo de la participación de los bancos privados "mediante una renovación voluntaria e informal de la deuda griega que venza". "No se ejercerá ninguna presión sobre las instituciones financieras para evitar la quiebra selectiva de Grecia. Voluntaria quiere decir voluntaria", subrayó Juncker.

Pero mientras tanto, los mercados no dan tregua. El Íbex 35 se dejó un 0,96% al término de la sesión y cerró en 10.038,1 puntos, presa de la volatilidad, a la espera de que Europa logre solucionar la crisis de la deuda soberana de Grecia, aunque llegó a dejarse casi un 2%, y la prima de riesgo de España rozó los 269 puntos básicos.

Además, el FMI avisó ayer a la UE de que, si no lleva a cabo una "actuación decisiva", la crisis de deuda de Grecia se contagiará a los países del centro de la Eurozona y tendrá un fuerte impacto negativo en el resto del mundo.

"Continúa una recuperación amplia y sólida, pero la crisis de deuda amenaza con aplastar estas perspectivas", afirma el FMI en su informe de la Eurozona. El FMI ha aumentado la previsión de crecimiento para 2011 del 1,6% al 2% del PIB. Así, reclamó que "cierre rápidamente el debate improductivo sobre la reestructuración de la deuda" de Grecia, aconsejó seguir con la consolidación fiscal y pidió al BCE que el aumento de los tipos sea "gradual".

También el comisario de Asuntos Económicos se declaró "preocupado" por un "posible contagio" de la crisis griega a otros países de la Eurozona. No obstante, Rehn sostuvo que "el euro está seguro" y "es una moneda estable". "Ahora es esencial que tomemos las decisiones necesarias para superar esta crisis".

Y, como cada vez que surgen nuevos problemas en los mercados de deuda, las miras se vuelven hacia España, la vicepresidenta económica Elena Salgado reiteró una vez más que no el país no está en peligro y que el retraso en la ayuda a Grecia no agravará el contagio de la crisis de deuda a España.

"Turbulencias está habiendo estas últimas semanas y hubiera sido deseable que hubiéramos llegado a un acuerdo más inmediato", admitió. "Pero yo creo que los mercados distinguen perfectamente, saben que estamos haciendo las reformas que nuestro país necesita y que estamos llevando a cabo la consolidación fiscal y por lo tanto creo que no hay nada específico sobre España", resaltó.

Por su parte, el director gerente en funciones del FMI, John Lipsky, insistió en que no desbloqueará su aportación al siguiente tramo de ayuda urgente a Grecia (3.300 millones de los 12.000 millones) si los países de la Eurozona no garantizan más financiación para las reformas a las que se ha comprometido el Gobierno de Atenas.

La CE entiende el hartazgo de la calle y de dar ayudas

El comisario de Asuntos Económicos, Olli Rehn, admitió ayer que "el hartazgo de las reformas es visible en las calles de Atenas y Madrid" y que también hay "cansancio" de aportar ayudas en los países nórdicos. Pero tanto Rehn como el presidente del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker, enfatizaron que no hay alternativa a los ajustes. "Los tiempos son difíciles", aseveró Rehn. Mientras, Juncker reconoció que "hay un sentimiento creciente en Grecia y otros países de que asistimos a una desigualdad social según la cual los más débiles pagan una factura desproporcionada" por la crisis. "No hay que ignorar este efecto contagioso que puede afectar a poblaciones enteras".

Los Veintisiete piden un techo de gasto en las CCAA

Los ministros de Economía pidieron al Gobierno español que garantice el cumplimiento de reducción del déficit en 2011 y 2012 y adopte "nuevas medidas si la evolución presupuestaria y económica es peor de lo esperado". Los Veintisiete reclamaron además "una regla de gasto en todos los niveles de Gobierno" que limite el aumento del gasto público por debajo de la tasa de crecimiento del PIB. E instaron a que se apliquen "estrictamente los mecanismos de control de déficit y deuda para los gobiernos regionales". Son las principales recomendaciones que la UE aprobó para España para el próximo año, entre las que se suprimió bajar las cotizaciones y aumentar el IVA.

  • 1