Local

«Europa debió actuar antes para evitar un Kosovo independiente»

El colaborador de El Correo ha publicado Nosotros los europeos, recopilación de artículos en los que aporta su visión personal de la UE. Foto: José Manuel Cabello.

el 14 sep 2009 / 23:31 h.

TAGS:

-Hace unos días presentó su libro Nosotros los europeos, ¿cree que los españoles se sienten más cerca de Europa y de la UE?

-España es un caso excepcionalmente positivo, porque el Eurobarómetro da un alto índice de europeísmo. Quizás porque venimos de una larga dictadura y vemos a Europa no sólo como mercado, sino como un espacio de libertad, democracia y derechos humanos. Además, la pertenencia a la UE nos produjo unos beneficios materiales y un bienestar que no habíamos tenido con anterioridad.

-En cambio, pocas personas saben cómo se trabaja en la UE.

-Europa es bien vista. Otra cosa es que la gente sepa distinguir qué es la Comisión Europea, el Consejo Europeo o el Parlamento. Eso resulta más difícil de entender, pero tampoco tenemos que convertir al ciudadano de a pie en un experto en temas europeos.

-¿Qué aporta en la actualidad la Unión Europea a España?

-No soy de los que le gusta decir qué me va a dar la UE. Europa no se construye así, sino con una visión global que beneficie a cada país. Siempre pongo el ejemplo de Felipe González, que logró en la cumbre de Edimburgo los fondos de cohesión, que tantos beneficios han dado a España, gracias a su respaldo al presidente alemán Helmut Kohl cuando nadie le apoyaba en la unificación de Alemania.

-El libro reúne artículos de los últimos cuatro años, desde el intento de Constitución europea a la firma del Tratado de Lisboa. ¿El texto actual es mejor que el proyecto de Carta Magna?

-El Tratado de Lisboa es un avance muy importante en la construcción de Europa. No es como la Constitución, pero sobre todo en aspectos simbólicos. Puede sonar chusco y lo es, pero por oposición de países como Reino Unido y Polonia se quitó del tratado la referencia al himno, la bandera o el lema. Algo absurdo porque se sigue usando la bandera con estrellas.

-Ahora deberá ser ratificado por los Veintisiete antes de 2009. ¿Cree que se aprobará esta vez?

-No puedo dar con seguridad una respuesta, pero percibo que ahora está más madura la ratificación que lo que estaba con la Carta Magna. Será raro que haya sorpresas. Pero la Constitución también fue aprobada por 17 países por vía parlamentaria y dos de ellos, España y Luxemburgo, por referéndum. Pero por el no de dos países fundacionales se la cargaron.

-¿A qué se debe esta falta de consenso en la Unión Europea?

-Hay países que tienen una visión de Europa como un mercado común, en el que desaparecen los aranceles o reciben fondos de cohesión. Pero la mayoría de estados quieren la unión política, los Estados Unidos de Europa, donde haya una sola voz con proyección en el mundo. Ningún país europeo, por grande que sea, puede defender sus intereses en un mundo globalizado. Pero una Europa de 500 millones de habitantes, que es la cuarta parte del PIB mundial, sí tiene fuerza para defenderse.

-La unión hace la fuerza.

-Es que hasta EEUU, con Bush, fracasó en su intento de ser una potencia exclusiva. Fracasó en Irak, en Afganistán y en su política unilateral ajena a la ONU y sus aliados. El nuevo presidente de EEUU, sea quien sea, hará una política distinta en ese sentido. La unión es importante hasta en la economía. Vivimos una crisis bursátil, pero el hecho de que tengamos una moneda común ha evitado que el impacto fuera mayor que en caso de usar, como antes, la peseta. Pero sería menor con una política económica común más allá de coordinar a los ministros de Economía.

-¿Reino Unido es un obstáculo a esta unidad en Europa?

-Reino Unido es el principal problema que hay en Europa. Hay quien dice que si no quiere seguir, que se vaya de la UE. Pero quiere estar con un pie dentro y otro fuera. Es la herencia de un país que hace nada perdió su imperio, pero que sigue actuando con lógica imperial. Si lees la prensa británica, es de un antieuropeo tremendo. Allí hay muchos euroescépticos a los que le entran sarpullidos si les hablas de los Estados Unidos de Europa.

-La búsqueda del consenso es más difícil con temas como Kosovo, con la oposición de Chipre.

-Cuando se ratifique el Tratado de Lisboa será más fácil, ya que se aprobará por mayoría. El origen del tratado es porque el anterior, el de Niza, era inservible para una Europa de 15. Y ahora somos 27 miembros. Pero aún así, creo que Europa no actuó bien en Kosovo. Se debió actuar antes, porque es un país inviable económica y políticamente. Y hemos dejado que las cosas avancen hasta una independencia que es casi inevitable.

-¿A qué futuro se está encaminando el viejo continente?

-Lo interesante sería un estado federal, en el que haya menos soberanismo y patrioterismo de campanario como el que hay aún en varios países europeos. Cuanto más Europa, mejor para todos, incluido España. Para ello hay que evitar la visión de los ingleses, que dicen que cuanto más Europa menos Inglaterra, cuando no es verdad.

  • 1