Local

«Europa ha manipulado el problema del Islam»

La embajadora itinerante del Rey de Marruecos cree que los europeos no entienden a los países árabes como ellos entienden a Europa. Esta entrevista se realizó antes de que estallase el conflicto con la activista saharaui Aminatu Haidar.

el 16 nov 2009 / 20:21 h.

TAGS:

Assia Bensalah, en el Hotel Alfonso XIII de Sevilla.
-¿Cómo está la relación entre España y Marruecos?
-Creo que es buena, aunque siempre puede estar mejor porque España y Marruecos tienen una relación de estrategia común. Vosotros tenéis empresas muy fuertes que están realmente comprometidas en Marruecos. Por supuesto, ahora es difícil, por la crisis. Pero tenemos un interés común.


-¿Cuál es hoy el principal escollo para la cooperación entre Europa y el Magreb?
-La cooperación marcha, no es ideal pero está funcionando. Esto no significa, desafortunadamente, que tengamos éxito en todo. Creo que el principal obstáculo es la circulación de personas. Porque si quieres tener éxito con la Unión por el Mediterráneo, necesitas la dimensión humana y y la libre circulación, necesitas mejorar la situación de la gente, ofrecerle una vida mejor. Y podemos hacerlo.


-¿Cómo se vive en Marruecos el drama humano de la inmigración ilegal?
-Marruecos se está convirtiendo en lo que España solía ser, un país de salida de emigrantes y ahora también un país de tránsito para los subsaharianos. Es un asunto muy conflictivo y creo que hay que ir a las raíces del problema, no sólo al fenómeno. Estamos en un buen comienzo porque España está realmente intentando jugar un papel en el problema. Pero no sólo España debe hacerlo, sino que toda Europa debe estar detrás del problema del desarrollo en el África subsahariana.


-¿Puede explicarle a la gente por qué no puede darse un visado o un pasaporte a las personas que quieran cruzar a Europa?
-El problema de Marruecos es que tratamos de no tomar medidas represivas pero a la vez nos faltan medios para la prevención. Y por supuesto no puedes permitir que demasiados ilegales vengan. Porque Europa es como un imán, siempre será atractiva para los jóvenes. Yo creo que si nuestra respuesta es más flexible, si permitimos que la gente vaya de vez en cuando y vuelva de nuevo a su país, haremos el fenómeno más transparente. Esto ocurre en Polonia y Bélgica. El problema entre el Magreb y Europa es que los factores que llevan a los inmigrantes a cruzar son más que los que les incitan a volver.


-¿Cree que los europeos entendemos el mundo árabe?
-No tanto como nosotros os entendemos a vosotros. Siempre hay una relación de dominado y dominante. Mis estudiantes de la universidad saben mucho más sobre Europa de lo que los europeos saben sobre nosotros. Y yo creo que esto tiene que ser compensado. Tenemos que vivir juntos así que ¿por qué no intentamos una vida mejor juntos? Sólo será a través del entendimiento y el respeto.


-¿Cómo podemos lidiar, por ejemplo, con el problema del velo islámico en las escuelas europeas?
-No lo sé. No tengo una respuesta a eso, creo que es cosa de las mujeres el ponerse el velo. Es difícil conciliar la libertad y la obligación. Para decirle la verdad, veo muchos más velos en Bélgica que en Marruecos, así que es también un fenómeno sobre cómo Europa ha manipulado el problema del Islam, cómo habéis deprimido la participación de esos inmigrantes. Está en vuestras manos encontrar la manera de respetar las diferencias.


-¿Está previsto que Rabat flexibilice su postura sobre el Sáhara Occidental?
-La proposición de autonomía de Marruecos está en total comunión con el Derecho internacional, en el que el referéndum no es obligatorio. Rabat está dando la oportunidad a esta población de gobernarse. Estamos trabajando duro, pero no es fácil cuando hay tanta necesidad.

  • 1