Economía

Europa habla (e impone) en alemán

Una filtración en el país germano de los Presupuestos irlandeses enciende la polémica.

el 18 nov 2011 / 21:09 h.

Que Angela Merkel es la que más manda en Europa no resulta una novedad, ni tampoco lo es que su mano siga firme aunque sus decisiones puedan hacer mucho daño a otros países con los que comparte el euro, como ha ocurrido con la polémica de los eurobonos. Pero hay cosas que, aunque evidentes, no dejan de ser insidiosas. Irlanda vivió ayer un claro ejemplo.

Y es que los planes presupuestarios del Gobierno de Dublín se filtraron en Alemania antes de llegar al Parlamento irlandés, un incidente que provocó un fuerte malestar entre las autoridades irlandesas y fue tachado de "lamentable" por la Comisión Europea, que no obstante descarta actuar contra Berlín.

Los planes en cuestión tienen como objetivo ahorrar 3.800 millones e incluyen propuestas como aumentar dos puntos el IVA o crear una tasa inmobiliaria plana de 100 euros.
El Ejecutivo comunitario lamentó que "ha habido muchas filtraciones en Berlín los últimos meses". En todo caso, el portavoz de Asuntos Económicos, Amadeu Altafaj quiso aclarar que los documentos "no son finales" porque "todavía no se han tomado las decisiones sobre el presupuesto". "Entendemos que las autoridades irlandesas estén enfadadas.

Cualquier filtración de información confidencial es lamentable", insistió. La filtración tiene su origen en que la CE está obligada a informar a los países de la Eurozona de cualquier dato relevante sobre la situación en Irlanda. Es una de las condiciones del rescate de 85.000 millones concedido por la UE y FMI a Dublín.

Ayer, desde Berlín, la canciller alemana, Angela Merkel, y su homólogo británico, David Cameron, escenificaron un nuevo capítulo en su "amistoso" desencuentro sobre la manera de resolver la crisis de la Zona Euro -para las que Cameron reclama "medidas decisivas" incluyendo el "bazoka" del BCE, así como acerca del establecimiento de una tasa sobre las transacciones financieras, que el Reino Unido rechaza de plano.

En el primer punto, Merkel alertó del riesgo de asumir poderes con los que no se cuenta en realidad. "Es obvio que no estamos de acuerdo en cada aspecto de la política europea, pero podemos discutir y tratar estas diferencias".

  • 1