Deportes

Europa no entiende de disgustos

El Sevilla afronta su segundo partido de la liguilla, frente al Rijeka croata, tras el duro tropiezo en el Vicente Calderón.

el 02 oct 2014 / 12:28 h.

ENTRENAMIENTO DEL SEVILLA Banega, Pareja, Vitolo y Deulofeu, durante el entrenamiento en Croacia. Foto: Antonio Bat (EFE). “Europa es algo diferente para este club”. Así de claro lo tiene el entrenador del Sevilla, que tras la primera salida del equipo en la pasada Europa League, a Estoril, comprendió qué significa la competición para un club que ya se ha coronado tres veces en ella –una con su actual técnico-. Y es que al viajar por el Viejo Continente, el plano doméstico queda guardado en un cajón hasta la vuelta a la capital hispalense. Cuando comience a rodar el balón en Rijeka nadie recordará que el Sevilla dio el primer sinsabor a sus aficionados en la derrota liguera del pasado sábado en el Vicente Calderón. Cuando la competición regrese al Sánchez-Pizjuán, el domingo contra el Deportivo, la grada no se detendrá a recordar lo ocurrido frente al Atlético, ni reprenderá a jugadores o entrenador. Europa ha vuelto, el equipo puede ponerse líder de su grupo y las sonrisas que siempre produce ver la copa sobreimpresionada en la manga de la elástica nervionense hacen que cualquier disgusto anterior desaparezca. Ésa es la magia de la Europa League para el Sevilla FC. La victoria de hace dos semanas con el Feyenoord dejó dos evidentes sensaciones: la primera, que el Sevilla es claro favorito en su grupo, ya que rivales como el holandés no tienen equipo actualmente para plantarle cara al conjunto de Unai. Habrá que ver cómo se comporta fuera de casa el equipo, aunque esa duda ya la ha ido despejando con los buenos resultados cosechados lejos de Nervión, donde el estilo del actual Sevilla se ve mejor plasmado. La segunda, que el preparador vasco puede seguir dándole vueltas a su alineación y colocando cuantos cambios necesite, puesto que tiene enganchada a casi toda su plantilla (prueba de ellos es que viajen todos los disponibles). Otra tema es que modificase el dibujo inicial, aunque debido a la entidad menor del rival y con el mal recuerdo de la capital de España aún muy fresco, el técnico seguirá el plan que lo ha llevado a la cuarta plaza de la Liga a un partido de que otro parón vuelva a ser una realidad. ¿Qué equipo dispondrá Emery? La primera duda que surge se sitúa en la portería. Hasta tres porteros han sido convocados (Beto, Sergio Rico y Juan Soriano). Entre los dos primeros se debe disputar la titularidad. Si Unai repite lo que ya hizo el pasado año, sería el canterano el que ocupase la titularidad, dejando al portugués para los partidos de Liga. Un premio para Rico por sus buenas actuaciones hasta la recuperación de Beto y la fórmula para que el primer guardameta del Sevilla esté alerta ante una bajada de su nivel. El problema surgirá con la recuperación de Barbosa, el teórico segundo portero nervionense. Pero ése marrón ya tendrá que lidiarlo Emery más adelante. Con la titularidad de Sergio Rico se recompensan los servicios prestados hasta nueva orden. No hay que recordar el cambio de portero (Varas-Beto) cuando la Europa League cogió enjundia en las eliminatorias. Con el resto del once lo normal sería que las variaciones fuesen numerosas. Una línea de cuatro atrás con bastantes novedades, como la entrada de Coke y Fernando Navarro en los laterales, con incluso el debut de Alejandro Arribas en el centro de la defensa, aunque es poco probable. Pareja y Carriço, en principio, serían de nuevo los dos defensas centrales de Unai. En la medular es la posición donde se podrían registrar mayor número de novedades. El polaco Krychowiak lleva una buena paliza en sus piernas, por lo que podría ser uno de los sacrificados en el once. Tampoco el físico de Mbia, pese a arrancar con muchas ganas la temporada, le dan para esfuerzos cada tres días. Iborra, que lleva dos partidos descansando (Real Sociedad y Atlético de Madrid), es fijo en el centro para contener las acometidas croatas. Su acompañante sería la mayor novedad en el once de Unai: Banega (para celebrar la convocatoria de su selección) cogería la manija del equipo desde el centro del campo y no unos metros más adelantado como hasta ahora. Esta sería la opción osada del entrenador. De seguir con su plan habitual, o Krychowiak o Mbia saldrían de inicio. Para el tridente por detrás del delantero parece claro que el vasco optará por la cara B de la cinta: Deulofeu y Reyes ocuparían las bandas sentando a los teóricos titulares (Aleix Vidal y Vitolo). Si finalmente Banega se fuese al mediocentro, Denis sería el que jugaría por detrás del punta. La última novedad, y no por ello más importante, sería la primera titularidad de Iago Aspas en partido oficial. El gallego lo está deseando. Además, Bacca se encuentra algo cansado por tantos esfuerzos continuados. Sea como fuere, el entrenador del Sevilla colocará el once que crea más competitivo para tratar de derribar al Rijeka, un adversario prácticamente desconocido, pero que es segundo en el campeonato croata y muy fuerte cuando juega como local. En el club saben que las confianzas no son buenas y que ya han recibido varapalos europeos cuando no se ha ido con la concentración apropiada. El año pasado se empató en Liberec y Maribor, por poner dos ejemplos, en partidos que no se afrontaron con la intensidad requerida. Y es que Europa es diferente para los sevillistas. La sonrisa siempre vuelve cuando los jueves sus aficionados tienen que ponerse ante el televisor o acudir en masa al Sánchez-Pizjuán. Europa no entiende de disgustos y cabreos. Y el Sevilla lo sabe por experiencia.

  • 1