Local

Europa pone a Bush contra las cuerdas por el cambio climático

EEUU se resiste a aceptar que no actuar frente al cambio climático puede traer consecuencias. Por su parte, la UE no está dispuesta a consentir un actitud tibia ante la gran lacra medioambiental del siglo. Si Bush no secunda los pactos de Bali, los 27 boicotearán la reunión sobre cambio climático que hay prevista en Hawai.

el 14 sep 2009 / 21:28 h.

TAGS:

EEUU se resiste a aceptar que no actuar frente al cambio climático puede traer consecuencias. Por su parte, la UE no está dispuesta a consentir un actitud tibia ante la gran lacra medioambiental del siglo. Si Bush no secunda los pactos de Bali, los 27 boicotearán la reunión sobre cambio climático que hay prevista en Hawai.

EEUU podría quedarse solo en la conferencia paralela que planea celebrar en Honolulú el próximo mes si no pone de su parte en las reuniones de Bali, que finalizan hoy, en cuanto a los límites en las emisiones de dióxido de carbono a la atmósfera.

La Unión Europea (UE) amenazó ayer con boicotear la citada reunión si Washington no acepta los objetivos en los recortes a sus emisiones de gases contaminantes. "Si no hay resultados en Bali, no habrá otras reuniones de las economías más poderosas", advirtió el ministro alemán de Medio Ambiente, Sigmar Gabriel.

Gabriel señaló que nuevas reuniones, como la de enero en Hawai o la de febrero en París, no tendrían sentido sin objetivos concretos y puntuales sobre la mesa. El comisario europeo de Medio Ambiente, Stavros Dimas, ofreció ayer la reducción en los países de la UE de sus niveles de emisiones de gases contaminantes en un 30% para 2020 si los demás países se comprometen a un esfuerzo igual. Otros Gobiernos presentes en Bali también han formulado medidas y objetivos concretos, pero Washington ha eludido hasta el momento hablar de números y compromisos puntuales.

en saco roto. El secretario ejecutivo de la Conferencia de la ONU sobre el Cambio Climático, Yvo de Boer, manifestó, por su parte, estar "muy preocupado" por el ritmo de las negociaciones y dijo que el proceso puede derrumbarse "como un castillo de naipes" si no se produce un cambio antes del mediodía de hoy, día de la clausura. "Estamos en una situación de todo o nada", manifestó De Boer, al explicar que un pequeño grupo ministerial, encabezado por Indonesia, el país anfitrión, se encarga de preparar el documento final y necesita completar su trabajo en ese plazo para que las delegaciones puedan leerlo y aprobarlo.

Representantes de 190 países an debatido desde el 3 de diciembre en Bali las bases de las negociaciones que se desarrollarán entre 2008 y 2009 para establecer un nuevo acuerdo contra el cambio climático que reemplace al Protocolo de Kioto.

En estas circunstancias, los países latinoamericanos hablaron ayer. Consideran que las economías más desarrolladas del planeta tienen contraída una "deuda histórica" medioambiental, y reclaman a los países más ricos compensaciones económicas para ayudarles a conservar sus recursos naturales. Los ministros iberoamericanos de Medio Ambiente se reunieron también ayer en Bali para coordinar los trabajos de la Red Iberoamericana de Oficinas de Cambio Climático (RIOCC).

A la reunión se sumó el ex presidente de Chile y actual presidente del Club de Madrid, Ricardo Lagos, quien presentó a los países que integran la Red los documentos de trabajo que esta organización -que reúne a ex presidentes y ex primeros ministros de todo el mundo- ha realizado sobre cambio climático.

Desde españa.

La ministra española de Medio Ambiente, Cristina Narbona, subrayó también la necesidad de asumir "responsabilidades comunes pero diferenciadas", y valoró la voluntad generalizada de todos los países iberoamericanos de asumir compromisos para contribuir a disminuir las emisiones de gases de efecto invernadero. La titular de Medio Ambiente subrayó como ejemplo de las graves consecuencias de este fenómeno que los glaciares de las cumbres andinas acumulan el 25% de las reservas de agua dulce del planeta, y la importancia de la lucha mundial contra el calentamiento global para proteger este tipo de recursos.

  • 1