Local

Europa recela de enviar soldados al Congo tras los últimos ataques

Europa no quiere mandar soldados a la República Democrática del Congo para imponer la paz en ese país, según reconoció ayer en una entrevista el comisario europeo de Desarrollo y Ayuda Humanitaria, Louis Michel. Foto: EFE

el 15 sep 2009 / 18:25 h.

TAGS:

Europa no quiere mandar soldados a la República Democrática del Congo para imponer la paz en ese país, según reconoció ayer en una entrevista el comisario europeo de Desarrollo y Ayuda Humanitaria, Louis Michel: "Hay pocos países europeos dispuestos a enviar tropas", remarcó.

"Está Francia, pero tiene el obstáculo de sus relaciones con Ruanda. Está Gran Bretaña y, en principio, Bélgica", explicó Michel en una entrevista que publicó ayer el diario La Libre Belgique. El responsable de la Comunidad Europea (CE), que ha viajado con frecuencia a la región como ministro belga de Exteriores o comisario, reconoció que la fuerza de la ONU (Monuc, con 17.000 soldados) es insuficiente para el tamaño de la República Democrática del Congo y además su mandato es "flojo", por lo que apuesta por el envío de militares.

Asimismo, manifestó que las tropas de la Monuc deberían concentrarse principalmente en los centros de extracción de minerales de exportación, "que son los que permiten a los grupos rebeldes armarse y también alimentarse".

Durante el Consejo de Ministros de Exteriores de la UE del pasado lunes, Bélgica fue el único país que se mostró abiertamente partidario de enviar tropas, aunque no puede hacerlo rápidamente debido a una serie de limitaciones nacionales. Otros países comunitarios, como España, Alemania y Portugal, rechazaron de forma explícita la posibilidad de lanzar una misión militar propia de la Unión Europea e insistieron en que la prioridad europea actualmente es apoyar a la Monuc y el proceso de negociación, explicaron entonces fuentes comunitarias.

Mientras se decide el envío o no de tropas, el conflicto en el este de la República Democrática del Congo se reanudó ayer después de que se produjera un fuego cruzado entre el Ejército congoleño y los rebeldes de Laurent Nkunda en Kabasha, a unos 100 kilómetros al norte de Goma, informó ayer el portavoz de la ONU, Jean-Paul Dietrich. El enfrentamiento entre ambas partes, que esta vez duró unos 10 minutos, está asolando la provincia oriental congoleña de Kivu Norte, donde más de 250.000 personas se han visto forzadas a desplazarse en los últimos dos meses.

Gran parte de los afectados por el conflicto, que inició el ex general Nkunda en 1998, huyeron hacia el sur cuando se intensificaron los combates en octubre y llegaron a Goma, la capital de la provincia, localidad que los rebeldes no han conseguido tomar. "Si cae Goma, caerá toda la región" explicó ayer la adjunta del enviado especial de la ONU a la República Democrática del Congo, Leila Zerrougui, tras una reunión con Dietrich. Según Dietrich, aunque los rebeldes de Nkunda están a una veintena de kilómetros de Goma, la situación es tranquila en la ciudad puesto que está protegida por los cascos azules de la ONU, el ejército congoleño y efectivos de la policía nacional. "Las Naciones Unidas usarán todos los medios posibles para evitar que la ciudad de Goma sea tomada por rebeldes tutsis del Congreso Nacional para la Defensa del Pueblo (CNDP)", dijo a Efe Zerrougui en conversaciones telefónicas.

Mientras tanto, el ex presidente nigeriano y recién nombrado enviado especial de Naciones Unidas (ONU) para el este de la República Democrática del Congo, Olusegun Obasanjo, asegura que las negociaciones para resolver la crisis de Congo van "razonablemente bien" después de su reunión el viernes con el presidente del país africano, Joseph Kabila. Según Obasanjo, Kabila no ha puesto condiciones para entablar conversaciones con el líder rebelde, Laurent Nkunda, y negociar el cese de hostilidades, informó ayer la página web de El País.

  • 1