Local

Eurovisión se reinnventa

El Festival de Eurovisión, que inauguró anoche su 54a edición, ha elegido Moscú para lanzar una profunda perestroika, que le permita recuperar su crédito y la audiencia perdida en los últimos años. Se acabaron los frikis, intérpretes que atraen la atención del público no por sus canciones, sino por sus parodias en el escenario.

el 16 sep 2009 / 02:32 h.

El Festival de Eurovisión, que inauguró anoche su 54a edición, ha elegido Moscú para lanzar una profunda perestroika, que le permita recuperar su crédito y la audiencia perdida en los últimos años. Se acabaron los frikis, intérpretes que atraen la atención del público no por sus canciones, sino por sus parodias en el escenario, y causan más gracia y recochineo por su descaro, que admiración por su talento musical.

Para muchos aficionados a la música, Eurovisión tocó fondo cuando la famosa drag queen ucraniana Verka Serduchka (Andréi Danilko) estuvo en un tris de llevarse el concurso celebrado en Helsinki en 2007 con el tema Dancing Lasha Tumbai. Antes, la transexual israelí Dana International ganó el concurso en 1998 y la extravagante banda finlandesa de heavy metal Lordi venció en 2006.

Los distintos países han entendido el mensaje y han elegido como representantes para la 54 edición a intérpretes jóvenes, en unos casos, como España con Soraya, y consagrados, en otros, como Francia con la diva Patricia Kaas.

Además, la European Broadcasting Union (EBU), organizadora del certamen, ha decidido poner coto de una vez por todas a la posibilidad de que los concursantes se beneficien de un alineamiento político o de vecindad entre los distintos países concursantes. Sobre el papel, el ganador de esta edición del festival de Eurovisión tendrá que convencer a público y jurado de que es el mejor de los 25 que disputarán la gran final del próximo 16 de mayo.

En la gala inaugural que se celebró anoche participaron vencedores de otros años, empezando por la suiza Lys Assia, que ganó el primer concurso continental en 1956 en Lugano. La ceremonia de apertura tuvo lugar a dos pasos del Kremlin en el Eurodom (Eurocasa), el lugar de la movida de los asistentes al festival que se aloja en la emblemática sala de exposiciones Manezh, construida en 1817.

  • 1